Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

2 de noviembre de 2009

Orgulloso de tener Orgullo

Quiero dedicar este post brindando con mi amigo Javier por un lado, ya que ha conseguido un destacado y merecido puesto en un concurso blogosférico.

También se lo dedico a todos aquellos que conservan siempre su orgullo personal siempre con la cabeza bien alta.

Muchos habrán oído alguna vez el dicho de “Tener más Orgullo que D. Rodrigo en la Horca”.

Trata sobre la actitud que muchas personas adoptan ante esas circunstancias que le son adversas en la vida pero mantienen siempre de forma inquebrantable su orgullo personal.

Y es que esta frase tiene su origen en la historia, la historia de un noble caballero, D. Rodrigo Calderón que fue Conde de la Oliva de Plasencia y Marques de Siete Iglesias.

D. Rodrigo toda su vida fue un hombre activo, ambicioso y muchas veces considerado personaje sin escrúpulos, pero llegó al alto honor de ser secretario del mismísimo Rey Felipe III siendo su protegido.

Era una persona que día a día contaba con más y más enemigos, que le odiaban y buscaban ese momento para destruir a D. Rodrigo.

Durante toda su vida D. Rodrigo tuvo que sufrir un sinfín de adversidades y acusaciones, sobre todo a la muerte del Rey Felipe III y el ascenso al trono de Felipe IV, fue ese el momento decisivo para que esos enemigos que tanto le odiaban hiciesen imposible la vida de D. Rodrigo.

Se le acusó de envenenar a la Reina Margarita (mujer que simplemente murió en un parto) usando brujería y por fin sus enemigos consiguieron que al final se le condenase a la muerte en el cadalso.

Fue arrestado el día 7 de enero de 1621, dónde como era la costumbre de la época, se le torturó salvajemente para conseguir que confesase los cargos que contra él se vertían.

Y cuándo le notificaron la noticia de su sentencia de muerte, dicen que la asumió con una gran entereza y que a la hora de su ejecución, subió al cadalso con la cabeza bien alta y abrazó a su verdugo pronunciando el nombre de Jesús.

image

Un hombre a tener en cuenta en nuestra historia, llegó a lo máximo siendo el valido de un Rey, que era el puesto de mayor confianza que tenía un monarca pero terminó decapitado con otro Rey sirviendo de chivo expiatorio para apaciguar las voces del pueblo que eran manipuladas por sus enemigos.

Si alguna vez escuchan que alguien dice de ustedes que:

“Tiene más Orgullo que D. Rodrigo en la Horca”.

Siéntase Orgulloso de tener Orgullo, sin duda es una gran virtud y muestra la entereza y valía de su persona, sobre todo en un país que está en crisis.

14 comentarios:

  1. Orgullosa de terner el orgullo de presumir de aquellos que como tú me acompañan en la red de las redes.
    Me gusta tu alternativa al poemario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Una historia que me ha gustado mucho.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues no conocía esta historia que nos cuentas de este D. Rodrigo.

    ResponderEliminar
  4. Aunque a veces nuestro orgullo nos condena a dejar seres queridos, nuestro orgullo que se sobrepone al amor,orgullo que algunas veces es mejor dejar de lado y pedir perdón. Lo que no se debe perder nunca es la dignidad aunque nuestro orgullo se haya ido al garete.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    En este caso el orgullo le dejó sin cabeza y defendiendo su palabra...

    Abrazos : )

    ResponderEliminar
  6. Pues nunca había escuchado ese dicho. Lo anoto en mi colección.

    No sé yo si el orgullo es siempre buen compañero de viaje. Tengo serias dudas.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco conocía esa historia. Gracias por compartirla
    Un rampyabrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo me siento orgulloso de tener orgullo sobretodo cuando ese orgullo me posibilita avanzar en la vida como persona...Gran post amigo...un abrazo...

    ResponderEliminar
  9. Menudo cambio de cara que ha pegado el blog!!! Te felicito. He pasado unos días out. Un abrazo, SENOVILLA.

    ResponderEliminar
  10. Hoy he aprendido algo nuevo, gracias!
    Muy interesante la historia debo meditarla un poco porque soy humilde por de màs y una inyecciòn de orgullo me vendrìa bien.
    Que tengas un lindo Martes. Besos

    ResponderEliminar
  11. Solo puedo decir que estoy orgullosos de sus comentarios y que hoy he publicado otro post aclarando valores sobre el orgullo.

    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  12. La historia tiene un gran amigo en este rincón de Pensamientos y los demás tenemos un lugar de refugio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. "(...)como era la costumbre de la época (...)"
    Esta frase es un poco desafortunada, que se aplique la tortura, por muy mal que esté, no lo convierte en una costumbre. Además, torturas hay en todas las épocas.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail