Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

15 de noviembre de 2014

Lola Montes, la Legión y el Cristo de Mena

¿Quién a estas alturas no conoce el Himno de la Legión, "El novio de la muerte"?

Posiblemente sean pocos los que no vayan a saber de lo que hablamos hoy, salvo que no sean de aquí y aún así nuestra Legión tiene el honor de ser bien conocida en todo el mundo, no obstante también a ellos les vendrá bien saber parte de nuestra historia.

Corría el año 1920 y estaba España inmersa en una guerra de guerrillas en el siempre complicado Norte de África, era la Guerra de Rif y el General José Millán-Astray crea un Tercio conocido como de Extranjeros que es una fiel imitación de la Legión Extranjera de Francia.

Reinaba de aquellas Alfonso XIII y siguiendo los consejos apoyó en todo momento este nuevo Tercio de soldados que tenían una dura misión en aquellos días y con una gran falta de experiencia bélica en el campo de batalla que les tocó luchar, de ahí que sufriera aún muchos cambios este invento de Millan-Astray.

Es por ello que a pesar de que La Madelón o el propio himno de infantería estimulaba los ánimos antes de la batalla, Millán-Astray se percató enseguida de que necesitaba ayudar psicológicamente a aquellos hombres que a buen seguro morirían pronto defendiendo las armas.


En el mes de enero de 1921 muere el primer legionario con una historia de amor y muerte que pronto correría por los periódicos y tertulias de toda España. Era la muerte del Cabo Baltasar Queija de la Vega que había perdido hacía muy poco a su novia y como gran poeta que era bajo las estrellas de aquellas noches de guardia había escrito un poema de amor y muerte en el que deseaba que la primera bala enemiga le alcanzase en el corazón para poder estar con su amor.

Y esa pólvora fue la que animó a Fidel Prado Duque para escribir un cuplé con esta historia tan desgarradora que todo el pueblo español conocía y lloraba por ella. Escrito el cuplé buscó la ayuda de Juan Costa Casals para poner música y buscar a una cantante de la época y ver si funcionaba en los teatros.

Encontró pronto Prado Duque a su Diva, fue en Madrid dónde oyó por primera vez a capela su cuplé en un ensayo con Lola Montes y pronto fue añadida la canción a su repertorio para la gira que sería estrenada en la ciudad de Málaga. Lola Montes había cantado ya muchas canciones de Fidel Prado por lo que no nos cabe duda de que entre ambos había un entendimiento perfecto de lo que buscaban y que no era otra cosa que explotar esa historia de amor y muerte ante un público que aceptaría de buen agrado aquella forma de desahogar sus sentimientos.

El teatro Vidal Alza en Málaga aquella noche casi se cae de éxito, grandes aplausos para Lola Montes que había hecho llorar y disfrutar de una historia que todos conocían a modo de cuplé. Entre el público se encontraba la Duquesa de Vitoria que le hizo una propuesta a la diva y que ésta aceptó de inmediato.

Así que los meses pasaron y en Melilla la situación era muy aguda para los nuestros y la legión pronto tendría que entrar de nuevo en batalla por lo que la llegada de una actuación con variedades de cómicos y cantantes darían un pequeño estímulo a los soldados, quizá serían sus últimos momentos para disfrutar de la vida y allí en el teatro de Melilla bajo la propuesta de la Duquesa de Vitoria, se abrió el telón y comenzó EL NOVIO DE LA MUERTE a ser cantando con el corazón de la gran Lola Montes.


La guerra da muchos vuelcos y muchos de ellos fueron las estrepitosas derrotas que aún les quedaba por vivir a los legionarios en aquel duro terreno, por ello que Millán-Astray pronto dio órdenes de cambiar la música de la canción y adaptarla a un ritmo militar para que aquellos hombres tuvieran un himno propio que le diera significado a su dura misión suicida.

La Legión desde entonces cambió por completo, bien por la falta de hombres dispuestos a morir o por ser el lugar ideal de aquellos que eran huérfanos sociales por sus truculentas vidas o simplemente un lugar en el que ser caballero lo era todo y se olvidaba cualquier pasado, lo cierto es que la legión se convirtió en leyenda viva para España.

Esta canción es tan sentimental que allá por el año 1952 se adaptó un ritmo musical acorde a los pasos de la procesión en Ceuta, fue tal el éxito de esta forma de hacer la procesión en los desfiles de la Semana Santa que muy pronto la adoptó Málaga y curiosamente hasta nuestros días la letra de la canción no ha cambiado ni una sola palabra.

Los jueves de pasión con el Cristo de Mena como protagonista y una compañía de legionarios realizando los pasos procesionales hacen aún llorar a muchos. Para Málaga estas historias son símbolos que expresan sentimientos, para muchos españoles escuchar esta canción pone los pelos de escarpia por su forma de entender aquellos momentos que se podía vivir en el campo de batalla.


Millán-Astray, Baltasar Queija, Prado Duque, Costa Casals, Lola Montes y en el año 1952 Emilio Ángel García Ruiz fue un cóctel que hoy os traje para disfrutar de todas esas leyendas de amor y muerte que rodaban siempre a los legionarios.

6 comentarios:

  1. Y así hasta la fecha... que buena lección de historia. Por unos instantes me he sumergido en aquel teatro disfrutando de la gran Lola Montes cantando la canción primigenia. Tiempos aquellos -e incluso más recientes- en los que la Legión era el lugar para los amantes de lo ajeno, los viles, los machotes, los violentos; pero también para saldar una deuda con la sociedad y cubrir de honor su expediente y el de este cuerpo.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tendrán unas lágrimas sentimentales de desahogo que cambian el espíritu derrotado por alma valerosa????
      Cuentan que una vez le preguntaron a un Sargento de la Legión por la nacionalidad de uno de sus soldados y este buen hombre contestó es HUERFANO señor.
      Y me pregunto que tendrá la legión que todos mis amigos que allí estuvieron la llevan tan adentro de su corazón y eso que hicieron su servicio hace 30 años y no pueden olvidarla.

      Un abrazo amigo

      Eliminar
    2. Prefiero un puñado de esos valerosos hombres que cientos sin alma ni honor...

      Eliminar
  2. Da gusto verlos desfilar...Mi yerno es Cazador de Montaña y lo lleva en la sangre...
    Preciosa entrada
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto y esa canción que te llena el alma. Curioso, todos tenemos algún amigo que por allí pasó. ;-))
      Un abrazo

      Eliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail