Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

Promoción Historia

13 de mayo de 2015

Palabrotas olvidadas en Campaña Electoral

Hoy no sé si les voy a contar algo histórico de nuestra época feudal o algo actual que ocurre en el siglo XXI en nuestra querida España.

Sitúense ustedes en aquellos remotos tiempos o quédense a día de hoy, la historia se repite continuamente y lo único que verán diferente son los términos que describen la vida de una sociedad, algunos dicen que son PALABROTAS, yo creo que son simplemente Banalidades.

Adscripción o Remesa: Los campesinos quedaban vinculados de por vida a sus tierras.
                                        Las empresas quedan vinculadas a su Comunidad Autonómica.

Ciertamente escapar de este abuso para ambos casos es misión imposible,  la complicación es tal que a veces la única huida es la resignación.

Gabela:  Tributo que se pagaba por usar el molino para el trigo o el horno para el pan aún siendo todo propiedad del campesino, se pagaba por el uso.
             Usted pone una placa solar en su casa o teniendo pagada la autopista con sus impuestos, usted paga por el uso y punto.

Mañería o Exorquia: Los bienes del campesino fallecido sin hijos pasaban a ser propiedad directa de su señor.
                                   Aquí tras una "búsqueda" de herederos posibles sus bienes pasaran a engrosar las arcas del Estado o la Iglesia.

Intestia:    Si el fallecido no tenía testamento, sus bienes pasaban a sus hijos, pero ojo UN TERCIO se los quedaba el Señor.
              Aquí si eres heredero de algo, dependiendo de dónde vivas el Estado sacará su parte en forma de impuestos.

Cugucia:  Si al campesino su mujer le ponía los cuernos, el Señor feudal se quedaba con todos sus bienes.
                 Aquí eso ha mejorado, ahora no es el Estado el que se queda con todo, es tu propia mujer...

Spoli:       Qué el campesino tenía una hija y necesitaba darle una dote para su matrimonio, tenía que hacer un regalo a su Señor.
               Aquí simplemente pagas tus impuestos rigurosamente o buscas como darles lo mejor a tus hijos en negro, en eso hemos mejorado un poco ya que imitamos lo que nos hacen.

Arsina:   Sí trabajando para tu señor se producía un incendio, no te preocupes de nada, pagando una indemnización podías salvar lo poco que te quedaba del siniestro.
               Aquí ahora tenemos todo tipo de "seguros" que cubren los siniestros, aunque evidentemente pagas mucho por ellos y además luego los tributarás.

Tercería: El Señor feudal podía obligar a que un campesino administrase una de sus fincas, pero si se causaban pérdidas ese campesino pagaría las mismas con sus propias tierras.
               Aquí el Estado pone de administradores a sus hombres de confianza, y las únicas perdidas que se dan son las que acaban en bolsillo ajeno y que pagaremos los ciudadanos con más impuestos para tapar los BUJEROS.

Privilegio de Corral:      El Señor feudal podía aparecer en la granja de un campesino para llevarse todos sus animales, incluidos los perros, no una, ni dos tampoco, las veces que le venga en gana.
                                    Aquí el Estado te puede expropiar, tus tierras, tu casa, tu barrio o lo que le venga en gana, eso sí con un precio que ni de casualidad se asoma a lo justo y a lo que el Estado con tus bienes ganará lo indecible.

Para evitar estas BANALIDADES que algunos llaman PALABROTAS, que eran y son el pan de cada día se inventaron otras más modernas que nos suele recordar El Ministro de Hacienda.

Por ello que hoy tras leer con detenimiento los programas electorales de esos que dicen que me quieren gobernar para que viva en un Estado de Bienestar me percato que todos ocultan con discreción obvia esa Palabrotas que prefieren olvidar en Campaña Electoral y es que ellos también piensa que las Banalidades nunca desaparecieron y por desgracia amigos lectores nunca desaparecerán.





16 de abril de 2015

Agua, Azúcar y Sal

Tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor y el que tenga estas tres cosas que le de gracias a Dios...que bella canción...pero para más de 50 millones de personas la combinación más importante fue el agua, el azúcar y la sal en la justa medida que acertó a combinar el Dr. Norbert Hirschhorn.


Cumplía este médico el servicio militar, era el año 1964 y fue cuando le llevaron de maniobras humanitarias a Bangladesh pues un brote severo de cólera hacía estragos en los ciudadanos y cada vez se extendía más y más.

El cólera se caracteriza como todos ustedes saben por las diarreas intensas y sobre todo por la perdida de sales y agua que producen una deshidratación capaz de llevarnos a la muerte. Sí, en aquellos años había ya una buena solución que era de coste muy elevado, vía intravenosa, pero en epidemias tan intensas la escasez de suero era lo más habitual.

Para Norbert no era nada nuevo intentar por medios más drásticos solucionar la deshidratación, ya lo había intentado fallidamente con Robert Phillips en Taiwán y Filipinas teniendo unos resultados desastrosos pues la proporciones de agua, azúcar y sal era el secreto aún no hallado y allí ambos vieron como sus pacientes morían sin remedio a causa de la deshidratación.

Bangladesh fue diferente, a pesar de que su capitán Robert Phillips se negaba en un principio a seguir experimentando fallidamente con los pacientes, Norbert consiguió hacer sus experimentos con ocho pacientes llegando a encontrar por fin la fórmula mágica que simplemente contenía agua, azúcar y sal en su justa y exacta medida.

La lucha contra la deshidratación en enfermedades tan mortíferas como el cólera había llegado de la mano de Norbert Hirschhorn y se cuentan por millones la cantidad de personas que se ha salvado la vida a una sencilla y barata formula química que sin duda alguna su mayor coste fue el encontrar la proporción exacta en su justa medida.


Hoy hemos dejado visible uno de los avances más importantes del siglo XX y que UNIFEF asegura que con el se han impedido muchas muertes en un corto espacio de tiempo y con un coste económico bajo.

El mundo a lo largo de la historia ha tenido hombres como Norbert que con su perseverancia e ilusión por encontrar una cura a la adversidad fueron capaces de cambiar el futuro.

Y como guiño humorístico-histórico, aquí la deshidratación veraniega la curábamos con nuestra Zarzuela Agua, Azucarillos y Aguardiente




 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail