Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

8 de septiembre de 2011

La muerte de un amigo en mala posición y la Puerta de la Traición

Como muy bien reseñaba mi amigo Javier en un comentario sobre el Cid Campeador, hoy hablaremos de otro momento importante en la vida de D. Rodrigo Díaz de Vivar que le marcaría en lo personal y sin duda nacería con este relato la leyenda del Cantar del Mío Cid.

Alfonso VI desterrado en Toledo dejaba el camino del Reino de León en manos de Sancho II en el año 1.072, pero con un ciento de problemas para poder gobernar, los nobles no le habían acogido con buen gusto y su hermana la infanta Urraca era la Señora de Zamora y acogió en su ciudad a los disidentes que eran partidarios de la vuelta de Alfonso VI.

Urraca era la hermana mayor de Sancho y de Alfonso e imaginamos que el cariño por ambos era equitativo, pero sentía una predilección especial por Alfonso ya que le apoyó en Llantada, en el desalojo de su otro hermano Garcia para arrebatarle la corona de Galicia y aportó sus caballeros en la batalla de Golpejera.

Uno de los refugiados en Zamora era Pedro Ansúrez que era el alférez de Alfonso VI o lo que es lo mismo su mano derecha y organizador de los oponentes a tener como rey a Sancho II.

Y ahora nos debatimos entre realidad o leyenda pues cuando de amor se trata en temas de historia siempre existe una duda razonable que entre mezcla los sentimientos con la realidad, se cuenta que Urraca estaba enamorada de Rodrigo el Campeador y esto lo conocía bien su hermano Sancho ya que intentó jugar esa pasión en su interés y el de su reino.

Zamora en esos momentos se había opuesto al reinado de Sancho y permanecía sitiada para su rendición, pero todos sabemos que a pesar de ser una ciudad pequeña que había sufrido hacía bien poco la ira de Almanzor, una vez reconstruida era un punto clave de la ribera del Duero y un enlace esencial entre el norte y el sur, comunicando Galicia con León y con buenos enlaces de caminos para Tierra de Campos, Merida, Sevilla o Toledo.

Urraca tenía en sus manos un tesoro que su padre Sancho le había dejado en herencia y que serviría de nuevo para protagonizar la famosa guerra de los Sancho.

Durante varios meses y con un ejercito a cargo de D. Rodrigo, la ciudad de Zamora seguía aguantando el asedio desde el verano de 1.072, así que Sancho se decidió a usar la diplomacia en esta ocasión y como comentábamos antes, quizá sabedor de ese amor platónico que Urraca tenía con el Cid.

Así que la misión del Campeador era parlamentar con Urraca y que Sancho salvase así la situación, Rodrigo le ofreció mucho a Urraca, pero ella no cedió en ningún momento y el propio Sancho se tuvo que desplazar a protagonizar el asedio con más hombres de refuerzo, Zamora y los rebeldes debían caer y si no era con diplomacia, el hambre y el duro asedio traerían un resultado que nunca llegó y ahora les cuento el por qué.

El asedio continuó ante la negativa de negociación de Urraca, pero surge un personaje que aún hoy en día no sabemos por quién fue enviado, se trata de Vellido Dolfos, presuntamente un desertor de Zamora y afín al reinado de Sancho.

Este personaje consiguió ser un escudero fiel del propio rey y le acompañaba a todos los rincones durante esas duras jornadas de asedio a Zamora, pero era un traidor y un asesino, así que el día 7 de Octubre cuando acompañando a Sancho este tuvo una necesidad imperiosa de hacer del vientre, le dejó a su escudero Vellido Dolfos un venablo pequeño y dorado que portaba para que se lo sujetase y se  puso a hacer sus necesidades con tranquilidad, cuando por la espalda y sin piedad le atravesó con el venablo haciendo que este saliera por su pecho.

Sancho II de Castilla yacía muerto en una mala posición, todo un gran rey muerto cuando "cagaba"son las curiosidades históricas que le tocó vivir a D. Rodrigo Díaz de Vivar, que nada más ver a su amigo en esa mala posición y muerto, persiguió con furia a Vellido Dolfos.

Este traidor llegó a lo que hoy en día conocemos como el Portillo de la Lealtad, pues en historia siempre hay dos verdades, la de un bando y la del otro y ambas tienen razón, Vellido había conseguido liberar la corona leonesa para devolver el trono a Alfonso VI.

Pero a pesar de ese nombre tan incitador que el pueblo de Zamora rebautizó para su propio interés, lo verdaderamente cierto es que el Cid estuvo allí y Vellido huyó por la entrada del portillo y este fue cerrado evitando la caza del asesino de Sancho y así durante muchos siglos ese portillo ha sido conocido como "La Puerta de la Traición".

Otra curiosidad más para cuando realizamos rutas culturales y no nos explican bien el origen de los nombres de todo aquello que vemos y es que la historia es muy complicada, tanto que aún hoy algunos defiende que el traidor Vellido Dolfos nunca existió.

Sancho murió y eso es totalmente cierto, tanto que a sus 34 años dejaba sin descendencia un reino nunca soñado en extensión en aquella Edad Media de reconquista.

También es cierto que en Zamora, el Cid perdió a su rey, vio muerto a su amigo en mala posición y sin duda alguna estuvo a la entrada de La Puerta de la Traición y ordenó a su ejercito regresar a Castilla en espera de los siguientes acontecimientos que si no les aburro mucho seguiré contándoles a todos ustedes pues a partir de ahora, Leyenda y Verdad se entremezclan en la historia, la historia de un héroe que muchos aún siguen sin creer que existió.

¿Y Alfonso VI que hizo cuando conoció la noticia de la muerte de su hermano Sancho?

Se lo voy a contar en el siguiente artículo, ahora toca un Romance de la época:

Rey don Sancho, Rey don Sancho, no digas que no te aviso,
que dentro de Zamora un alevoso ha salido,
llámase Vellido Dolfos, hijo de los Dolfos Vellidos,
cuatro traiciones ha hecho, y con esta serán cinco.
Si gran traidor fue el padre, mayor traidor será el hijo.
Gritos dan en el real, a don Sancho han mal herido.
Muerto le ha Vellido Dolfos, gran traición ha cometido.
Desque le tuviera muerto, metiose por un postigo,
por las calles de Zamora va dando voces y gritos:
Tiempo era doña Urraca de cumplir lo prometido.

Lo que Sancho dividió entre sus hijos, volvía en parte a ser unido por esa guerra de los Sancho que tantos sin sabores dejó entre los hermanos, pero a D. Rodrigo le pillo una época dura en la que todo cambiaba muy rápidamente, nacía y continuaba un proyecto unitario, seguía una reconquista que aún hoy muchos llaman repoblación de España y en la que vemos como en la historia todo puede ser cambiado como ese famoso portón de Zamora.

Y les dejo una pregunta para su reflexión ¿En Zamora la Alcaldesa Rosa María  del Partido Popular hizo bien en cambiar el nombre de ese portón como desagravio a Vellido Dolfos, tanto ha cambiado la historia en estos últimos años, tanta veracidad se dan a unos hechos según por quién sean contados?

No lo sé, eso de tener Memoria Histórica es algo que me pone los pelos como escarpias, cambiar nuestro pasado a nuestro antojo, me parece actos de un pueblo que cada vez es más ignorante que no sabrá nunca descubrir la verdad de su pasado ni encontrar el camino de su futuro.





10 comentarios:

  1. Espero la contuniacion,sin comentarios.Lo unico un lema para la DGT "Cagar mata...sal cagado de casa"

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Desconocía las circunstancias precisas de la muerte de Sancho. Siempre se hace mención a la traición de Dolfos pero sin entrar en detalles. En cualquier caso es uno de los episodios históricos que más han calado en la tradición, la cual mantiene vivo el recuerdo gracias al romance popular has incluido en la entrada.
    En cuanto al tema del portón, el cambio de denominación supongo que obedece al interés de algunos colectivos por borrar o reescribir episodios de su pasado a fin de esquivar cualquier aspecto que haga mella o desluzca su historia. Afirmar que un pueblo cuenta con un monumento que recuerda una traición pretérita no parece muy decoroso, menos aún cuando está de por medio la figura del Cid...
    No es fácil cargar con el pasado.
    Un abrazo tinerfeño, sin puñaladas traperas.
    CC

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto amigo Gonzalo es que gracias a tu comentario esto va a ser más largo que una semana, estoy dispuesto a tratar de convencerte que el Cid nunca fue un mercenario y espero conseguirlo.

    Un abrazo querido amigo y sí, cagado y meado y comido y "jodido" por si acaso, que la vida es muy dura ;-))

    ResponderEliminar
  4. Leyenda e historia CC, todo se mezcla en nuestro pasado y existe una tradición literaria que nos hace confundir lo cierto con lo imaginado, pero siempre es bonito rescatar todo lo que allí pudo ocurrir, murió y las formas pueden ser leyenda, pero su muerte fue a traición y la única forma sencilla de matar un rey pudo ser esa

    Lo del Portón y su cambio de nombre no tiene justificación para mi, nunca entenderé eso de avergonzarse de un pasado en el que no se participó, pero manda más la política de la historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El corrector me tiene quemado, repasando el escrito he tenido que cambiar varias cosas que me había cambiado, así que pido disculpas por esa ribera con v y ese polar que era popular y es que no podemos depender tanto de estas máquinas ortográficas.

    Un abrazo y disculpas.

    ResponderEliminar
  6. Da gusto recordar la historia de una forma tan amena. Me ha venido a la mente una profresora de historia que tuve en el instituto que decía que la historia de los reyes leoneses era mucho más divertida, retorcida y apasionante que Falcon Crest (sí, de esa época es el recuerdo) y tenía toda la razón.

    Me has hecho recordar, también, ese mismo romance que me hicieron aprender en EGB. Aunque nunca conseguí recordarlo entero, pero el nombrecito de Vellido Dolfos hijo de Dolfos Vellido me ha torturado durante años :-D Ese, Wifredo el Velloso (pero es otra historia)

    Sobre lo de la memoria histórica, me parece bien que se cambie el nombre, total, esa puerta tenía otro nombre antes del magnicidio y puede que tenga otros nombres distintos antes de que se caiga o de que desaparezca la ciudad entera de Zamora.

    Al final, la sombra de la historia mezclada con intereses y distintos puntos de vista quedará en crónicas sesgadas que serán mal interpretadas dentro de siglos.

    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Se dice que Urraca siempre estuvo enamorada de Alfonso y que éste se casó sólo para acallar los rumores...
    Leyenda, tradición, mito...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Markos, me alegro de traerte esos recuerdos que seguro no serían tan tortuosos, en mis tímpanos aún suena aquel "Con cien cañones por banda, viento en popa a toda vela..."no sigo que me atosigo,ja,ja,ja.

    La historia es algo que gracias a las nuevas tecnologías y sobre todo el estudio del ADN nos dará grandes novedades que confirmarán verdades y/o leyendas, es la mejor herramienta de los arqueólogos que ayuda notablemente a los historiadores.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  9. Javier es mejor no meterse en líos de faldas, sino tendrá razón Markos, tendríamos que hacer un SALVAME histórico,ja,ja,ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail