Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

17 de septiembre de 2011

El Cid enojado con su Rey


Valencia en estos momentos de la historia que les estoy contando estos días, está bajo la protección del Cid Campeador y con su buen hacer negociador convence a Al-Mustaín de que se alíe con él para evitar la invasión de los almorávides, si Valencia caía, a buen seguro que Zaragoza estaría perdida, un buen argumento que ante el temor a Yusuf veremos una alianza de moros y cristianos nuevamente.

Alfonso VI por su lado estaba planificando también su estrategia para defender la cristiandad y aunque el Cid le fue siempre leal, las relaciones eran tensas y frías entre ambos, Valencia tenía que pertenecer directamente al reino de León y hará todo lo que esté en su mano para conseguirlo.

La gran jugada de Alfonso es llamar a Cruzada en Europa y aunque fracasa, se apuntan Génova y Pisa, que poseen una gran flota naval, algo de lo que carecía su ejército, así por mar se sentía a cubierto, para la defensa por tierra consiguió un pacto con Sancho Ramírez de Aragón y Berenguer Ramón II de Barcelona.

El Rey cometió uno de los mayores errores de su reinado, no le dijo nada al Cid sobre sus planes, seguramente no creyó oportuno que un vasallo recibiera explicaciones de un rey.

Era la primavera del año 1.092 y a pesar de la espera, ni Génova ni Pisa dieron señales de vida, pero es que ni los de Aragón ni los de Barcelona aparecieron, así que Alfonso tuvo que tragar orgullo y regresar con las manos vacías a Toledo.

Mientras en Valencia la paz dejó de reinar en su interior, un golpe de Estado por parte de los que deseaban la llegada de Yusuf haría que terminase el reinado de Al-Qádir.

El Cid Campeador estaba ofendido y tenía mucha razón y rabia para estar enfadado con su rey, así que el de Vivar ataca la Rioja y castiga Nájera, nada menos que las tierras de García Ordóñez, ese eterno rival que ya vimos días atrás.

Hubiera llegado más lejos en su afrenta don Rodrigo Díaz de Vivar, pero recibió un mensaje elocuente de Al-Qadir, le pedía ayuda ante el golpe de Estado que pesaba sobre Valencia, quizá sin este mensaje hubiera sido capaz de llegar más lejos en la venganza contra Alfonso VI.

El de Vivar estaba lejos y no pudo ayudar a Al-Qadir, este perdía Valencia y era depuesto de su trono, y aunque consiguió escapar, pronto los hombres de Yusuf le darían caza y lo asesinaban, Valencia estaba perdida, Valencia era ganada por los hombres partidarios de Yusuf.

El botín para los almorávides era suculento y la plaza conquistada un enclave muy valioso para sus pretensiones de recuperar todas las taifas de la península.

Una curiosidad histórica en forma de leyenda es que entre las joyas del botín estaba el famoso cinturón de piedras preciosas que pertenecía a Zobida, ¿recuerdan ustedes? Sí, la favorita del califa Harún-al-Raschid el de las mil y una noches.

El Cid llegó a las inmediaciones de Valencia y lo que ocurrió se lo cuento mañana si me siguen.


2 comentarios:

  1. Otro episodio más de esta apasionante historia en la cual cada vez se vuelve más complicado dilucidar cuáles fueron los pasos y los mecanismos que los accionaron. Todo parece indicar que los sesgos personales de Alfonso VI en relación al Cid fueron los responsables de las desafortunadas decisiones que adoptó en materia estratégica y que se materializaron en la pérdida de importantes plazas. Es decir, que podemos "presuponer" que existía una animadversión por parte del monarca hacia su súbdito, quien ganaba en prestigio a través de sus gestas y de su capacidad de gestión y negociación en una época de gran complejidad diplomática. Pero, ¿hasta qué punto las fuentes existentes pueden evidenciar ese clima de tensión entre ambos?
    Lo que se pone de manifiesto es que la figura de Alfonso VI adolecía de una sólida capacidad de convocatoria a juzgar por la nula repercusión internacional de su llamada a Cruzada en Europa.
    Un abrazo tinerfeño a la espera de la próxima entrega.
    CC

    ResponderEliminar
  2. Eran momentos muy complicados y había muchos frentes abiertos continuamente ya que aunque la amenaza era seria para Europa las divisiones cristianas hacían imposible grandes cruzadas que no saldrán bien hasta más adelante.

    Un abrazo y espero que el siguiente aporte te guste también.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail