Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

11 de enero de 2010

Enfermedad Terrorífica

Tenía pensado hacer varios post sobre el Alzheimer, el Parkinson y alguna que otra enfermedad terrorífica, pero viendo que toda la información sobre cualquier enfermedad está puesta en la Red y muy bien explicada, no lo voy a hacer, todos tenemos familiares o conocidos que las padecen y sabemos bien como son, que síntomas presentan y cuales son sus consecuencias, así que simplemente voy a meditar en alto.

Es una lástima que el lapso que existe entre estar sano y estar enfermo sea tan breve, y cuando llega la enfermedad tengamos que decir con la mayor de las tristezas que ya se nos acerca el final o el de algún ser querido.

La vida amigos, puede ser la mayor de las fiestas divinas que nos han regalado nuestros padres, pero ninguno estamos exentos de sufrir una enfermedad terrorífica que trunque nuestro destino.

Todos somos un poco ignorantes, sobre como son las enfermedades terroríficas hasta que no nos afectan directamente en persona o en algún ser querido, ahí dejamos de ser ignorantes y nos centramos en ser los mayores expertos en su sintomatología y graves consecuencias.

Pero antes, antes no queremos saber o preferimos no saber, y es que es así la supervivencia del ser humano, tratar de vivir feliz olvidando cualquier eventualidad que nos pueda ocurrir, cuando llegue si es que llega, que suelen llegar, tendremos tiempo, mucho tiempo, para concienciarnos y saber.

Las enfermedades son de lo más inesperadas y pueden calar en nuestras vidas en cualquier momento, por eso nadie quiere pensar con excesivo celo en ellas, no merece la pena, puesto que por mucha información que tengamos de todas, la que nos lleguen, llegarán y marcarán nuestro final o el de cualquier ser querido.

El deseo de cualquier ser humano es la inmortalidad, como este objetivo es tan lejano, nos tenemos que conformar con la vejez, pero esta tarda mucho en llegar y nos enseña la experiencia vivida, que es muy difícil llegar a viejo, tanto en nosotros mismos como en nuestros seres queridos.

Luchar contra la enfermedad es la única solución, lo hacen nuestros científicos e investigadores a diario, con la extrema dificultad de que a muchas enfermedades se les encuentra un remedio de sanación,  con otras no se tiene tanta suerte e inevitablemente surgen nuevas variantes continuamente que hacen peligrar la vida de los que enferman, sin remedio alguno.

Comprendo el dolor de los que el otro día me mandaron emails, contando sus vivencias y mostrando el porque no les gustaba el post de Quién dijo Qué, pero como les aclaré el otro día y hoy lo vuelvo a hacer, el ser humano tiene otra herramienta para afrontar los miedos terroríficos que asolan nuestras vidas, es el humor, pero les agradezco su sinceridad, confianza y aprecio por hacérmelo saber, esto hace que uno medite en voz alta sus pensamientos.

Nuestras vidas están rodeadas de muerte, familiares, amigos, compañeros, conocidos, vecinos, si todo el día estuviéramos tristes no podríamos sobrevivir, esa es la enfermedad de la depresión, muy conocida por todos y la del miedo que algunos llevan consigo constantemente como forma de vida.

El dolor es muy difícil de superar y cuando invade una enfermedad nuestra vida o la de los más cercanos, no estamos para gracia alguna, pero debemos intentar seguir, continuar, vivir, y sólo lo conseguiremos si intentamos luchar contra ese dolor con una leve sonrisa.

Como seres humanos ante estas enfermedades podemos apoyar a los que las padecen, entender con perfección aguda su sufrimiento y el de sus familiares, mostrar nuestra mano amiga, pero ahí acaba todo, no se puede hacer más.

Muchas investigaciones científicas siguen en busca de la vida eterna, sustitución de órganos por clonación, regeneración celular y neuronal, que harán que existan dos mundos, el de los ricos muy ricos que serán casi eternos y el del resto de los mortales que no podremos pagar esos tratamientos, pero esto es otra historia de la que ya alguna vez hemos hablado y lo volveremos a hacer.

Ya he terminado de divagar, siento no hacer un post sobre las enfermedades terroríficas que nos atacan a diario a todos los seres humanos, pero quería que este artículo sirviera de disculpa para todos aquellos que no les gusto ese poco de humor que es tan necesario para superar la cruda realidad de nuestra existencia.

13 comentarios:

  1. Hoy este post me ha gustado. Yo soydesde hace 12 años una enferma de cáncer, me han operado de las dos mamas, con sus tratamientos de Radioterapia y Quimio correspondientes, en intervalo de 9 años. Estos días estoy con las pruebas anuales y
    desde luego no decaigo y espero todo esté normal. Soy para mí
    enfermedad bastante positiva y quiero vivir muchos años más.
    En lo que dices de los tratamientos de ricos y pobres, te doy la razón, pero no creas, que muchas veces lo que lo diferencia es el trato que se recibe. Desde mi enfermedad me he dado cuenta que los ricos tampoco se hacen eternos.
    Un abrazo, y de lo de las bromas yo bromeo mucho con un pecho que me quedo muy chungo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Ocurre, querido amigo, que el humor sarcástilo, irónico o "negro" usa temas espinosos o sensibles para crear un impacto en quien lee/escucha/ve y de ahí mover a la risa. Siempre ha sido así. Pero los que están en esas situaciones, sobre todo si han sido víctimas o las han sufrido en alguna manera, no le ven ninguna gracia, y con razón.

    Creo que hay que entender que no hay malicia en cierto tipo de humor, al mismo tiempo, cuando hacemos ese humor debemos de tener en cuenta que podemos herir sensibilidades.

    Particularmente, aunque no me molesta, cada vez me hace menos gracia los chistes que tachan o menosprecian a las minorías o a los que son diferentes o que explotan ciertos tópicos que, a mi parecer, son denigrantes, o como dicen los "trolls", de migrantes, y ahí se incluyen los que hacen mofa de enfermedades y problemas que para los que lo sufren, son muy duros.

    Lo digo porque, supongo, este artículo de hoy, es producto de la controversia sobre los chistes de ayer. Personalmente, no me pareció mal su publicación, en absoluto, pero entiendo que haya personas que se molesten y creo que hay que respetar sus quejas en ese sentido.

    Un fuerte abrazo desde Tenerife, de uno de tus lectores fieles ;)

    ResponderEliminar
  4. Querido Senovilla, me sostiene el humor, intento conservarlo y cuando puedo lo aplico.
    Podìa reir CON mi marido, nunca pude reirme DE la enfermedad, no se si la llamarìa terrorìfica, es sì muy dolorosa y afecta mucho al familiar que acompaña.
    Todas las enfermedades son dolorosas, producen un cambio en la vida de las personas y me parece sano vivir sin estar persiguiendonos con pensamientos de todo lo que nos puede o no suceder.

    Ver al ser querido desintegrarse poco a poco y que se de cuenta que eso le sucede... la verdad amigo es tremendo y sigo sin tener la capacidad de encontrarle la veta humorìstica.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo mi mamá tiene Alzheimer ya ha perdido el recuerdo y tiene episodios agresivos mi papá murió el año pasado de cancer linfático y ninguno de los dos jamás ha padecido enfermedad en su vida, mi mamá aunque su corazón late ruego muchas veces para que en algún momento reconozca quien soy, y verla como se vá dia a dia es perderla poco a poco no como mi papá que se fue en poco más de dos meses.
    Y si la vida te cambia radicalmente... en todos los sentidos.

    Besos querido Jose

    ResponderEliminar
  6. Y en absoluto me molesta el humor al contrario me hace distraer mi mente de lo que tengo, gracias por ello.

    ResponderEliminar
  7. Un fuerte abrazo a todos los que padecen esas enfermedades y mi mas sincero apoyo. Nadie estamos libres de ellas, por desgracia lo sé por experiencia y este último año ha sido terrorificamente malo en mi familia como ya lo fue años anteriores.

    Ojalá que algún día pudieramos encontran algún remedio para evitarlas pero el ciclo de la vida es tan cruel que a medida que avanza y a pesar de los avances científicos, aparecen nuevas enfermedades terrorificas que nos siguen estremeciendo y dejando nuestras vidas marcadas.

    Un fuerte abrazo tambien para tí.

    ResponderEliminar
  8. A veces podemos ser crueles sin darnos cuenta, pero lo bonito es que cuando nos enteremos de lo sucedido sintamos esa empatía con el implicado, como es el caso tuyo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Yo no puedo evitarlo me encanta el humor, y mira que, por desgracia, tengo que ir mucho a los hospitales. Mi padre, que me da mucha guerra el muy cabrito.

    Creo que tanto mi familia, como yo, siempre agradecemos ese toque de humor que alivia un poco la realidad. Así lo veo yo, porque tiempo para llorar, si uno quiere, hay mucho. Y fíjate que curioso que casi se gastan las mismas energias en llorar que en reir.

    Así que como queda claro que tiempo para llorar, ya lo habrá, riamos ahora que la vida nos rodea.

    Un beso muy fuerteeeee. Me gustó mucho esta entrada.

    ResponderEliminar
  10. Para una persona enferme de esas que dices debe ser un calvario y tener humor casi un imposible...pero conozco gente que lo lleva muy bien a pesar de todo..es encomiable el esfuerzo que haces por contentar a todos amigo...un abrazo...

    ResponderEliminar
  11. Es cojonudo, jajajajajajajaja. Me ha encantado, esto se tiene que difundir...

    Con tu permiso voy a copiar una parte del articulo, espero que no te moleste, si asi fuera, comunicamelo y lo eliminare.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  12. Hola Senovilla,

    Yo soy de las que se ríe de las cosas malas que me suceden, de hecho cuando me diagnostiqué la hernia discal que tengo en el cuello lo primero que hice fue hacer un chiste, pero después lloré porque asumí las limitaciones que me produce en mi trabajo tener el cuello tan delicado.
    Eso es lo mas duro de padecer una enfermedad, asumir las limitaciones que esta puede suponer sin olvidarme del dolor y de los calambres que no me permiten dormir salvo boca arriba, de no poder coger peso y un largo etc...que de recordarlo se me va la sonrisa de la cara...
    Que sigo riéndome de mi situación, si, lo intento cada día, pero reconozco que cuando me duele mucho y no puedo dormir me cuesta tomármelo con humor.

    Lei el post que generó tanta polémica y personalmente no me agradó, quizá porque conozco esas enfermedades y trato a menudo con pacientes que las padecen y se muy bien lo que sufren ellos y sus familias y es muy duro.

    El humor es una buena terapia, de eso no tengo ninguna duda, pero en este caso en concreto entiendo que hiera sensibilidades.

    Se que tus intenciones al publicarlo eran positivas y sin ánimo alguno de ofender o herir a nadie y tus palabras en este post me confirman lo que ya sabía.

    Te envio un abrazo muy fuerte,
    con cariño
    Pili

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail