Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

4 de octubre de 2011

Menores en la Red, los padres y que Hacer

Debemos de entender muy bien el nuevo concepto de delito en el marco tan novedoso de las nuevas tecnologías.

Pero antes tenemos que comprender que estas nuevas tecnologías, en la red, nos hacen tener dos espacios muy diferenciados pero a su vez enlazados, el físico y el virtual.

Por tanto las relaciones que podamos establecer en un espacio físico son al fin y al cabo idénticas a las que se producen en un espacio virtual.

Dependiendo de la edad, la formación, los valores y la experiencia, la vida social de lo físico y lo virtual se mezcla de forma que son un mismo espacio, al que se accede de diferente forma, pero en ambos se comparte una relación social estable y con todas las muestras afectivas, profesionales y ociosas de cualquier individuo, con la ruptura normal de amistades, mismos estímulos materiales e iguales enfados sociales compartidos en lo físico y lo virtual.

Podemos ya con todo esto afirmar que el delito va a ser el mismo, se produzca en el espacio físico o virtual en el que participe el individuo y su persecución será la clave del éxito policial.

Las relaciones sociales nos acompañan desde el más remoto pasado del hombre, por tanto encontrar que las nuevas tecnologías ofrecen un lugar dónde entablar nuevas relaciones, debemos considerarlo siempre como un avance social.

Y no nos debe extrañar que en estas relaciones, al igual que en los espacios físicos, se busque el sexo entre uno más de los ocios personales, y sea ahora el espacio virtual un lugar que con mayor velocidad consigue los propósitos del usuario.

Pero tenemos un grave problema, los menores en la red, y este problema no es de ellos, ni del sistema, es un problema de familia, de sus padres esencialmente, que son los primeros que deben saber que las virtudes de lo virtual traen los mismos problemas que los espacios físicos y que los delincuentes están en ambos lugares siendo capaces de convertir a un menor en víctima.

Tenemos el falso concepto de que los delitos son más evitables en un espacio físico que en uno virtual y es un clamoroso error, los delitos se pueden prevenir, pero son difíciles de evitar, tanto en lo virtual como en lo físico, o ¿es que alguno de ustedes piensa que no puede ser nunca atracado por no estar en lo virtual?

El espacio virtual ha nacido con una brecha insostenible que tendrá que ser cerrada lo más urgentemente posible, ya que no diferencia la edad del usuario y esto da pie a la indefensión constante de las víctimas menores, que por desgracia se ceba en número con los delitos de pederastia.

Ciertamente un adulto que de siempre aprendió a convivir en un espacio físico, al llegar a este nuevo recinto virtual, convive en el mismo de forma espontánea, sin mucho temor y sabiendo diferenciar las relaciones que allí establece.

Los menores al contrario, han llegado a estos espacios virtuales como una salida a la falta de espacios físicos dónde desarrollar sus relaciones, para ellos a veces es impensable peder su rincón virtual en el que están sus amigos, esos amigos que los adultos primero conseguimos en un espacio físico.

Son muchos los delitos que acontecen en la red, idénticos a los que hay en un espacio público, como los Ciberbulling o ciberacoso, que están basados en el chantaje, las vejaciones y cuando hablamos de menores entre los insultos que se lanzan entre ellos cuando están en una red social.

Como ven nada diferente a lo que puede ocurrir en cualquier colegio o instituto de nuestro país.

Los menores en la Red, los padres y que hacer, es la gran pregunta que debemos resolver de inmediato en nuestras familias para prevenir (imposible a veces evitar) el delito y que suframos las consecuencias de tener una víctima en nuestra casa, un menor ultrajado en la red.

Son cientos los consejos a tener en cuenta, desde tener los ordenadores en lugares comunes del hogar hasta una supervisión exhausta de todos los movimientos que hacen nuestros hijos en ese nuevo espacio llamado virtual y al que no nos queda más remedio que acudir por mucho que nos neguemos a ver que las nuevas tecnologías avanzan a una velocidad capaz de destruir aquellos rincones físicos en los que todos mamamos la amistad, nuestros primeros amores y sobre todo aprendimos a socializarnos.

Igual que nuestros padres se asomaban a la ventana para ver que hacíamos en el patio, hoy debemos hacer lo mismo, hemos de asomarnos a la red y sin pudor ni temor comprobar constantemente que hacen nuestros menores.

Pero todo esto que hoy les cuento amigos, no es posible sin la educación, igual que nos enseñaron a todos a cruzar los pasos de cebra, a respetar los semáforos, a no tocar los expositores en las tiendas, a respetar a los adultos y no coger caramelos, hoy con nuestros hijos, tenemos que repetir todo esto y algo más, ahora debemos enseñarles que tipo de imágenes o fotos pueden compartir y cuales no, y el por qué, que tipo de amigos pueden tener, saber de dónde llegan y de qué pueden hablar con ellos y sobre todo enseñarles que la intimidad es tan importante que una cámara web es capaz de romper su libertad.

Y sí, como siempre mejor es prevenir que curar, que no significa prohibir como hacen muchos padres sin éxito alguno,  pero no olviden nunca que los delitos ocurren igual en un espacio físico que en uno virtual y si una agresión se sufre en el patio de un colegio es igual que una agresión sufrida en Tuenti, Twitter o esos lares por los que se desenvuelven nuestros menores.

Educar, prevenir y enseñar a comprender que lo físico y lo virtual está íntimamente unido a nuestra libertad, a nuestras relaciones sociales, a nuestro ocio y por desgracia a nuestros enfados.

La solución no pasa tanto por el ataque infundado a las nuevas tecnologías, la solución está en el seno de las familias, en los padres fundamentalmente y en el control de nuestros menores.

Y si por desgracia sufren algún tipo de delito, deben denunciarlo como harían en un espacio físico, acudan a la policía y expongan todo lo ocurrido sin temor alguno, también ellos, la policía, está dotada de los suficientes medios para atrapar al delincuente.

Permitan también esa intimidad entre policía y víctima sin que estén ustedes presentes, para que narren su aventura virtual en la que por no tener un espacio físico, allí han descubierto el sexo adolescente en la red, sin vergüenza de padres presentes, contarán con mayor libertad sus pasos y errores en la red a la policía.

Sí, no se extrañen de esto que les digo, todos han sido adolescentes, todos han tenido esas fotos o revistas escondidas y nunca confesadas aunque les cayera encima el cielo, hoy sus hijos están en un espacio virtual que les da todo, para suplir lo que nosotros teníamos, para entender que los espacios físicos y virtuales no son tan diferentes, por ello debemos entender que sin una plena colaboración a la hora de denunciar, sin vergüenzas de lo hecho, no se puede hacer una buena investigación para atrapar a los delincuentes.

Y vivan amigos con entusiasmo estas nuevas tecnologías que nos están abriendo puertas llenas de sorpresas y temores, que podrán ser franqueadas siempre con esa dosis de educación que por obligación los padres debemos ejercer en nuestros hijos, sin transmitirles miedo, pero sí dotándoles de mil precauciones como cuando nos enseñaron nuestros padres a cruzar las calles e ir solos al quiosco o al parque.




10 comentarios:

  1. Por suerte Senovilla, mi hija no tiene prisa por estar inscrita en redes sociales a pesar de que la mayoría de sus amigos ya lo han hecho, incluso hasta yo se lo comenté en su día, bajo mi supervisión, y ella no quiere. Es raro, pero según ella es algo que no le llama la atención, a ella le gusta más el contacto directo, jejej :)

    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Chema eso es lo ideal, que primero exploten su espacio físico y luego puedan aprender a convivir en el virtual con la suficiente experiencia de lo que son las relaciones sociales.

    Un abrazo amigo y besos para esa chicha tan inteligente por su decisión.

    ResponderEliminar
  3. Senovilla, yo creo que el espacio virtual no tiene ningún parecido con el físico, al tratar físicamente a una persona, la ves, notas su "sinceridad" o no, te inspirs "confianza" o no... pero en lo virtual te tragas todo lo que te cuenten y los pederastas o aimplemente las malas personas "disfrazan" de tal forma su verdadera intención, edad... que terminas creyéndote que es una persona estupenda, le aceptas como amigo, chateas..., creo que es diferente y los padres tienen la obligación de intentar averiguar quiénes son los amigos de tu hij@...
    Un enorme basazo TQM Senovilla,

    ResponderEliminar
  4. Querida amiga Roscanaria hablamos de lugares, no de las personas, también en lo físico como en lo virtual encontramos "salvajes" con piel de cordero.

    Los padres no tienen que averiguar, deben saberlo, es su obligación igual que en el espacio físico.

    Complicado hoy el asunto.

    Un beso querida amiga.

    ResponderEliminar
  5. Tom tiene su blog, pero lo edito yo con el (como tu con los peques) su TW es para lanzar las actualizaciones del blog... pero no es consciente de nada aun creo.

    ResponderEliminar
  6. Así es amigo, yo no les dejo comentar de momento aunque Lucía cada vez tiene más ganas, ellos tienen ya su cuenta de correo para enviarme a mi cosas y yo a ellos, y ahora ya se envían correos con unos amigos del colegio y yo los superviso.

    Es más Lucía ya chatea en Gmail con su mejor amiga y me dice y pide permiso, por supuesto que es conocida del colegio, están un rato y ya está.

    El problema es cuando realizan búsquedas de cosas para el colegio, hay que estar allí, san Google a veces te manda a sitios extraños para ellos, ya me entiendes.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho esta reflexión. Pero, realmente un niño o niña de menos de 13/14 años tienen que tener perfil en una red social? Realmente es necesarios que niños o niñas de 10/12 años tengan una blackberry para chatear? O es que les creamos necesidades empujados por "el que dirán" y "el no ser menos que nadie" ? Quizas deberíamos plantearnos esas prioridades, y luego las necesidades...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Mariano, es más sencillo, si los papás leen, los hijos leen...y así sucede todo siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. HOLA AMIGO! VINE A SEGUIRTE DESDE VENEZUELA. EXCELENTE ENTRADA. FELICITACIONES. TE INVITO VISITARME EN http://elpanaldelaabhejita.blogspot.com
    SALUDOS!! MARISELA:)

    ResponderEliminar
  10. El Panal de la Abejita, gracias por tu comentario y anímate a participar con el día de la FE y verás que cerca me tienes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail