Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

23 de mayo de 2010

Educando a nuestros Hijos

Siempre estamos con la temática de ¿quién debe educar a nuestros hijos?, muchos creemos que los buenos cimientos de la educación han de ser impartidos en casa, después las fuentes del saber se las inculcarán en los colegios.

Pero aún tenemos más factores que influyen mucho en la educación de nuestros hijos, la política y los medios de comunicación.

No se sonrían que es muy cierto lo que les digo con mis pensamientos, recuerdo que de pequeño un cuento era simplemente un cuento, con el que vivías una Historia Interminable llena de aprendizajes y moralejas que luego te servían para seguir creciendo.

Hoy no es así, la influencia de la actual política llena de crispación y la inmersión del mundo de los medios para generar ideologías en vez de opiniones van cuarteando lentamente el maravillosos proceso del aprendizaje.

A nuestros hijos hoy ya no sólo se les lee un cuento, o se les explica aquello que no llegaron a entender, hoy amigos se hace de un cuento todo un análisis para que entren por el ojo de la Educación por la Ciudadanía, pues ser ciudadano no se nace y se hace como antes, ahora se debe aprender.

Ejemplo Gracioso que se puede dar en cualquier escuela:

Hoy toca con humor Caperucita Roja, pero llegando a un análisis más profundo de lo que le hubiera pasado en nuestro momento histórico que vivimos, hubo un juicio después del cuento y se sacaron estas conclusiones:

Qué puede que Caperucita Roja desconocía que podía encontrarse con un lobo en el bosque.

Qué se considera que no se puede mantener ajena a que el hambre del Lobo le hiciera un animal peligroso y no lo tuviese en consideración.

Qué sabedora de este hambre, Caperucita pudo evitar el desenlace del cuento ofreciéndole en solidaridad parte de las viandas que portaba en su cesta.

Qué el Lobo no es tan mal animal, pues no le ataca y devora nada más verla, primero establece con ella un diálogo distendido.

Qué es Caperucita la que sin presiones ni amenazas le da todas las pistas al Lobo para que suceda lo que sucedió.

Qué en este juicio a la abuela no se la debe de imputar porque inocentemente confundió a su nieta con el Lobo.

Qué Caperucita confunda a su abuela con el disfrazado Lobo, sólo implica que acudía pocas veces a visitarla, siendo probatorio que no se preocupaba mucho de sus mayores.

Qué el Lobo nunca engañó a Caperucita pues a cada pregunta siempre le dio una respuesta muy clara de cuales eran sus finales intenciones.

Qué el Lobo ya cansado de tanta pregunta y ver que sus avisos no servirían para nada acaba comiéndose a Caperucita para paliar su hambre y desesperación.

Qué puede el Lobo haber cometido pederastia con Caperucita por tratarse de una menor y él un macho animal, pero al no haber sexo explícito se desestima.

Qué es Caperucita la que invade el territorio del Lobo, sin tener en cuenta que allí en la Naturaleza predomina otra Ley.

Qué se debe imputar a la madre de Caperucita pues no acompaña a su hija en una travesía tan peligrosa, quizás por el abandono que hizo de sus mayores al no querer visitar a su madre acompañada de su hija.

Dictada Sentencia por La Educación Para La Ciudadanía se la exponemos:

Se obliga a la familia de Caperucita Roja a tener que cuidar a sus mayores, en este caso a la abuela, en el propio domicilio, teniendo derecho a percibir del Gobierno una ayuda estatal para tal menester, es indecente que una anciana viva sola y desamparada tan cerca del bosque.

Se impone una multa para la madre de Caperucita Roja por descuidar sus obligaciones como madre y no estar pendiente de los peligros que acontecen a su hija.

A Caperucita Roja se le impone un castigo de trabajos forzados en un Zoológico para que aprenda a comprender los instintos animales y las Leyes que imperan en la Naturaleza.

El Sr. Lobo queda absuelto de toda culpa y será indemnizado con un subsidio del Gobierno para que nunca más vuelva a pasar hambre, se le proporcionará una vivienda de protección oficial especial.

Sobre el Cazador no se puede emitir ningún Juicio, el sindicato de cazadores ha estimado que no se le debe juzgar porque siempre hizo mucho bien a nuestra sociedad.


Sólo le queda a este cuento que lo hubiera juzgado algún juez famoso.




4 comentarios:

  1. que buen post amigo senovilla.
    y además en los tiempos que nos corren, como garzón coja a la familia de caperucita "los rojas" la lía fijo.
    es que el cuento manda pelotillas.
    vamos a ver si el lobo se disfrazo con la ropa de la abuela de caperucita, cuando sacaron a la abuela de caperucita de la barriguita del lobo. la vieja estaba en pelota !que asco!
    esto no es un cuento para niño.
    gracias y salud.

    ResponderEliminar
  2. La entrada en buenísima, Senovilla, pero la Educación para la Ciudadanía se ha cargado toda la magia del cuento, convirtiéndolo en uno de terror!. Al final, la culpa de la madre, y el cazador protegido por el corporativismo.... El juez, seguro que era una estrella :).
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja...
    Esto que nos pones hoy parece un cuento, pero en realidad no lo es tanto si tenemos en cuenta los despropósitos que se comenten hoy en día en estos terrenos de la educación y en muchos otros.

    ResponderEliminar
  4. Enorme, gráfico y revelador post. Y, encima, muy divertido. Enhorabuena

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail