Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

6 de abril de 2011

Bastardo de Leyenda D. Juan José de Austria

Cada noche el rey se camuflaba entre los asistentes al teatro para visitar a su amante María Inés, más conocida como La Calderona, era Felipe IV de España y fue el gestor de una Leyenda que hoy denominamos Urbana y que aún en el siglo XXI algunos aplican esta Leyenda Urbana a D. Juan Carlos I de Borbón cuando viaja en moto y ayuda a un conductor.

En aquellos años era tema de conversación en tabernas las historias de que algún ciudadano coincidió con el rey entre bambalinas y actrices, muchos se lo tomaban a guasa y otros pensaban que era una vacilada, pero ante el numeroso número de amantes del rey, resulta algo creíble.

Lo que es bien cierto es que María Inés no se conformaba con ser una más de las muchas amantes de Felipe IV a pesar de ser una mujer muy joven y estar casada, teniendo diversos amantes, entre ellos el conocido Duque de Medina de la Torres que por coincidir en el tiempo con sus deslices amorosos con la Calderona, ponen en duda la paternidad de D. Juan José de Austria que en un primer momento tuvo de apellido "de la tierra".

Fuese quién fuese el padre, lo cierto es que fue un bastardo más, hijo de rey, esta vez en una época muy especial de la historia de España y consiguió ser el único hijo que obtuvo el regio reconocimiento de su paternidad a pesar de las dudas razonables que dejó la vida pecaminosa de María Inés Calderón que para su desgracia acabó encerrada en un convento.

Quizá la mejor prueba de paternidad ya que aún no existía los laboratorios de ADN, fuese la exhumación real que practicó Carlos II y así despejar las dudas o confirmar el deterioro que sufría la realeza al emparentarse con la misma sangre.

Su vida está llena de batallas ganadas y perdidas en defensa siempre de España, fue sin duda un grande de España y de los primeros políticos en entender que la prensa escrita y los literatos del momento serían clave para cualquier gobierno.

Conquistó Cataluña con ayuda del pueblo aragonés, algo que por desgracia históricamente es olvidado por los propios catalanes que han decidido rehacer y cambiar a su conveniencia la historia.

Destaca en la vida de D. Juan José de Austria que puede ser considerado el primer "golpista" de España un 23 de Febrero (coincidencias graciosas), repitiendo años más tardes un nuevo golpe de Estado, en los que en ambos consiguió el respeto y un cargo merecido.




D. José Ribera nos dejó una bella estampa de D. Juan José de Austria, hemos de mencionar que la hija del pintor mostró su amor a Juan José con el que tuvo descendencia y terminó en un convento, algo que en aquella época por desgracia era habitual para muchas mujeres, sobre todo si los amantes eran mujeriegos y nobles.

En el momento de su muerte, su deseo era estar en la Basílica del Pilar por el gran amor que sentía hacia el pueblo zaragozano, pero Carlos II lo enterró en el Escorial.

Se sabe que su corazón fue trasladado a la Basílica del Pilar y está enterrado en la verja que separa la imagen de los fieles, allí descansa un Grande de España que nos dio mucho y su pueblo lo olvidó.

Y es que hoy es el 382 Aniversario y un blog amigo me propuso un guiño que ha sido divertido realizar y compartir.



11 comentarios:

  1. La primera aportación al reto del amigo Carolvs.
    Aunque creo que te has adelantado un día. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto amigo, un error con ical, pero bueno más vale templano a que se me pase.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Adelantado homenaje que unido a los que irán saliendo mañana seguro aprendemos un buen montón de asuntos concernientes a Juan José de Austria.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente inicio de celebración amigo Senovilla. Un buen resumen de lo que fue su vida, con tintes de novela jejeje ;)...fue, sin duda, don Juan el más grande de los militares y políticos españoles de aquella turbulenta y difícil época y por ello merece más reconocimiento del que ha tenido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Eduardo a veces los calendarios nos traicionan, pero mañana estaré pendiente de visitar a todos los participantes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Carolvs ya me hubiera gustado haber creado una "novelilla" sobre tan genial personaje.

    Estoy totalmente de acuerdo, muchos confunden a este personaje con Juan de Austria y la historia a de hacerle justicia.

    Gracias por invitarme a participar y hacerme como siempre trabajar ;-))

    ResponderEliminar
  7. Ahí le has dado, "cambiar la historia a su antojo y conveniencia".

    ResponderEliminar
  8. Jon Kepa la historia es tan manipulada que a veces uno duda de lo aprendido y/o leído, pero bueno gracias a esta iniciativa he tenido la oportunidad de empaparme con un personaje que se merecía ser protagonista en la blogosfera.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  9. Vengo a comentar a todos los participantes en la propuesta de Carolus y me encuentro otra entrada, por lo visto la habías publicado ayer. Un personaje singular este Don Juan José: primero fruto de los amores callejeros del Rey planeta, pero reconocido por éste, cuando no tenía ninguna obligación de hacerlo. Tuvo al final la enemistad de su padre, de la mujer del rey, Doña Mariana y de todos los validos de su hermanastros, pero supo jugar sus cartas y es cierto que promovió el golpe contra valenzuela, dividiéndose la nobleza y la sociedad española, a punto de provocar una guerra civil, siendo el valido de su hermano en sus tres últimos años de vida, demostrando que estaba preparado y era un buen gobernante. En fin, cosas de nuestra historia. Un cordial saludo desde ArteTorreherberos.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego, como bien dices, la Calderona, pese a su juventud, estaba bien curtida y sabía lo que le convenía, aunque al fin le salió el tiro por la culata acabando en un convento. Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  11. La Calderona seguramente no era tonta, pero a pesar de todo acabó sus días en un convento. Mala suerte. En la desvergonzada Francia quizá hubiese hasta tenido más influencia que las mismas reinas.

    Una buena aportación.

    Saludos.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail