Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

8 de abril de 2011

Marmotas

¿Será bueno recibir tanta y tanta información como nos ofrece este comienzo del siglo XXI?, es una de las preguntas que más a menudo me hago y medito en silencio.

Tener y obtener información es uno de los bienes más preciados de nuestro bienestar, estar al día con todo lo que ocurre a nuestro alrededor y llegar a saber también aquello que pasa en las antípodas a través de Twitter es todo un logro en la comunicación del ser humano.

Pero encuentro un gran problema en este avance y es que pienso que no nos da tiempo a digerir tantas y tantas noticias, acontecimientos, guerras, catástrofes, asesinatos, robos, violaciones, elecciones, etc.

El ciudadano del siglo XXI sufre de un empacho de tal gravedad que toda esta información le hace olvidar la historia de su pueblo, sus orígenes y hasta de su vida pasada.

Parece que sólo existe el hoy actual y las predicciones para mañana, no hemos digerido un terremoto y hablamos de una guerra mientras maullamos sobre como vuelan los políticos.

Ya eso no es noticia, ahora mismo se están gestando mil noticias que en formato comprimido nos llegan por todos los canales y seguimos empachándonos.

Sigo meditando, esto no puede ser bueno para el ser humano, nuestra forma de entender el Universo tiene que estar basada en como comprendemos y vivimos nuestros sentimientos, no te da tiempo a llorar viendo un Tsunami cuando ya te están contando una nueva guerra y te pones a pensar en ella y te distraen con los vuelos de los políticos y cuando más cabreado estás, te has olvidado que tu cercano mundo esta perdiéndote.

Será que procedo de la vieja escuela, me gusta la información pero me gusta que la noticia haga la digestión en mis sentimientos, entender con intensidad el dolor de una desgracia y mostrar mi ira ante un acto deleznable, reír y disfrutar de los éxitos de mi equipo y participar del mundo, pero sin querer ser yo el mundo.

Mañana la mejor noticia es que Jorge y Lucía juegan cada uno de ellos en su categoría en los OCTAVOS de final de una competición que ya todos los lectores conocen y esa es la única información que realmente debe contar para un servidor.

A buen seguro muchos de ustedes tendrán algo especial mañana o pasado o al siguiente, vivan esa noticia con intensidad, dejen que repose en su ser y sus sentimientos lleguen al éxtasis.

Y sí creo que es bueno recibir mucha información, pero también es recomendable saber disfrutarla y valorarla para entenderla y así evitar el empacho que nuestra sociedad sufre.

Ayer me hubiera gustado ver una manifestación como la del 68, con la ilusión de cambiar de nuevo este mundo, pero me encontré con gente tan desolada que cuando regresaba a casa lo hacían como Marmotas.

Mañana más de lo mismo, que si se rescata Portugal, que si nos tocará a nosotros, otro terremoto, más guerra, algún pederasta que va a la cárcel, el pan de cada día, pero como "SEMOS MARMOTAS" a ninguno se le ocurre volver a la calle a decir "Y DE LO MÍO QUÉ".

Nuestra sociedad necesita menos noticias y una nueva revolución, ¿yo estoy en ello, te apuntas.?



6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo,tenemos un empacho que nos hace olvidarnos de lo mas esencial.Yo procurare vivr mi dia,me voy al Ikea a ver si compro unos armarios par mi cocina y estanteria para libros.Me espera una semana de entretenimiento que prefiero a tanta jilipollez de politico hablando siempre de lo mismo.
    Me apunto a la revolucion estoy harto de tanta economia y politico superficial que lo unico que hacen es tocar las narices por no decir los eggs.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo:

    Ay el Mayo del 68, cuántos ideales ¿verdad?.

    Hoy día parece que quieran borrarnos nuestro pasado para no tener nada en que acogernos en los momentos amargos.
    Yo en esto soy muy rebelde, pues en los momentos duros, como las largas horas en el Hospital cuidando a la tía de mi marido, las entretenía rebobinando los momentos bellos de mi infancia y juventud e incluso a ella le hacia que me contara cosas de su pasado y ella era feliz y la entretanía.
    Estoy de acuerdo que hay que poner los pies en el suelo y vivir el presente, pero sin perder nuestra identidad y parece que ahora haya interés en que no recordemos.

    Pero mira, mi blog tiene un punto de rebeldía y ojalá no pierda la memória y pueda evocar cosas.

    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. No sé si una revolución o una regeneración de la sociedad a nivel global. Los viejos modelos ya no me sirven, ni tampoco las promesas de un mundo feliz consumista que nos venden con esas recetas neoliberales, donde se han sustituido los ideales y los dioses por el nuevo dios: el mercado. Y un sólo mandamiento: consumid como posesos y seréis felices...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Senovilla,
    Es lo que ocurre con el mundo actual,
    lamentablemente el mundo no para, la noticia surge porque el evento surge, la guerra no da tregua y la madre naturaleza tampoco. Antes había mas tiempo para digerir porque no habían los medios para propagar la noticia... hoy no nos falta de nada y siempre hay un tio con una cámara en los mas recóndito del mundo grabando todo.

    Lo que debemos hacer es interiorizar lo que vemos, y no dejar que el tiempo y las toneladas de imágenes nos enfríen el corazón... empezamos a estar tan acostumbrados a tanta información que la mayoría no es indiferente

    "que la guerra no te sea indiferente.."


    saludos!
    Suerte a tus niños en el concurso!
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Senovilla te felicito por esta entrada. Estos son los mensajes que debemos leer en el día a día.
    La sobrecarga de información produce eso: saturación y manipulación.
    Es la nueva guerra de este mundo moderno. Todo pasa a la velocidad de la luz, haciéndonos pensar que 24 hs de un día no alcanzan... nos generan que nada alcanza y que todo nos falta...
    Lo generarán, pero no a quienes se resisten en este sistema perverso. La mentira tiene patas cortas...

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que con tanta información, llega un momento en el que nos inmunizamos del dolor y sufrimiento ajenos; cerramos esa puerta que nos hace conscientes o como bien dices, no somos capaces de asimilar tanta y tanta información que, entre otras cosas, nos da una imagen terrible del mundo en que vivimos. Tampoco estaría mal que nos informaran de la otra cara de la moneda, porque también pasan cosas buenas que no salen porque no se consideran noticia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail