Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

19 de abril de 2011

Felipe el Hermoso un Maltratador Histórico

Hay un personaje muy curioso en la historia de España causante de esa amarga locura que sufrió nuestra querida Juana la Loca.

Felipe de Austria contrajo matrimonio de Estado con una joven que aún desconocía lo duro que puede llegar a ser un matrimonio.

Juana llegó con la edad dulce de la adolescencia 17 años,  a su encuentro en Flandes con aquél que sería su esposo, pero nada más llegar sufrió el primer desplante de Felipe, más bien fue una ofensa más a los Reyes Católicos por este hijo de Maximiliano I.

La infanta Juana tardó en conocer a su prometido, su periplo por los Países Bajos en busca de ese encuentro pactado le costó parte de su salud.

Pero al fin pudo comprobar que Felipe de Austria era tan hermoso como se lo habían descrito, ella no se quedaba atrás en belleza y elegancia por lo que un amor sexual y ardiente acompañó los primeros meses a este joven matrimonio.

Nuestra Juana se tomó muy en serio su nuevo estado civil y a todas horas quería cumplir en la cama con un Felipe al que adoraba, pero este llegó a cansarse e inclusive volverse violento hacia ella.

Fueron años de celos, desencuentros, cuernos y sobre todo un inmenso vacío que dejaba a nuestra Juana en una situación casi imposible, por un lado su cometido histórico era defender los intereses de sus padres los Reyes Católicos, por otro obedecer a su marido, tiempos duros para esta joven inteligente que supo capear ese día a día hasta que de pronto se vio convertida en Princesa de Asturias al morir aquellos que estaban destinados a reinar en una España que cada vez era más poderosa.

Felipe en todo momento mostraba su lado más maltratador hacia su esposa, dando rienda suelta a sus humillaciones y corridas con damas que gozaban de su cama.

Pero también era un hombre muy inteligente y sabía que Juana le podría reportar grandes beneficios, por lo que hubo un toma y daca de amor y desamor hacia ella.

Juana siguió sufriendo lo que hoy entendemos como maltrato de género durante mucho tiempo, llegando a un estado de enajenación que muchos no llegaban a comprender.

Sus criados la llegaron a apodar Juana la Terrible y hasta Isabel, su madre, dudaba del aguante de esta que estaba destinada a ser la primera Reina de España.

Todo lo que le pasaba a Juana es difícil de soportar, pues sus celos cada vez eran más dañinos y la muerte de su madre le acabó hundiendo en una gran depresión.

Felipe de pronto se convertía en un rey consorte de un reino castellano deseado, así que siguió dando cal y arena a Juana, noches de pasión y días de violencia fueron los protagonistas de aquellos años.

La gran baza a jugar por Felipe era que todo el mundo supiera que Juana no era apta para gobernar por su estado mental y así él tener todo el poder, y a pesar de que Isabel la Católica tuvo presente en su legado esta circunstancia, Felipe se llevó el gato al agua.

Estando en Castilla, Felipe el Hermoso nunca cejó en su idea de apartar a Juana de su camino, encarcelándola en algún castillo, pero enfermó y murió sin llegar a saborear con intensidad un reinado que nunca mereció.

Juana cayó de nuevo en una profunda depresión, la obsesión con su marido era terrible, algunos lo llamaríamos síndrome de la mujer maltratada.

Felipe había deseado que su cuerpo descansase en Granada, en la Capilla Real, pero este deseo tardaría muchos años en cumplirse.

Todo maltratador tiene su castigo y el de Felipe el Hermoso un maltratador histórico lo iba a recibir en una locura sin igual de una mujer que le amaba y que estaba en el momento de su muerte embarazada.

El ataúd de Felipe fue abierto en diversas ocasiones por Juana, quizá con el fin de observar su belleza que el embalsamamiento conservaba intacta, o quizá para entablar con él conversaciones de una mujer que siempre le amó a pesar de las vejaciones recibidas.

Por las noches en un carro era trasladado por tierras castellanas, un rey muerto se paseaba por su reino causando miedo y leyendas entre los aldeanos.

Juana sería Reina de España, pero nunca ejerció como tal, su incapacidad era notoria y algunos alegan que su inteligencia estaba intacta pues en momentos de lucidez era extraordinaria.

A Felipe el Hermoso, un maltratador histórico, aún le hizo sufrir el tormento de los muertos sin sepelio, su ataúd tardaría 15 años en reposar en la Capilla Real de Granada.

Mientras Juana siguió siendo una mujer maltratada, su situación era insalvable, desde su padre hasta sus hijos, todos preferían verla encerrada que optar por la posibilidad de que pudiera reinar.

Unos comuneros lo intentaron, pero ella nunca firmó un apoyo al pueblo para perjuicio de su hijo.

Vivió miserablemente encerrada en Tordesillas (Valladolid) más años de los que nadie llegó a suponer que podría soportar una mujer que no sólo tuvo un marido maltratador, TODOS la maltrataron hasta el momento de su muerte.

Juana nos dejó un gran legado, sus hijos, todos reyes y reinas de Europa, que nunca entendieron el sufrimiento de su madre, salvo Catalina.

A su muerte llena de los mayores dolores físicos inimaginables, la cangrena se la comió literalmente, su cuerpo fue trasladado junto a ese amor tan apasionado que siempre fue su querido y a la vez odiado Felipe el Hermoso.

Algún día tendremos que hablar más profundamente de este personaje histórico, de esta mujer maltratada por su marido, por su padre, por sus hijos, por sus criados y guardianes.

Para muchos amantes de la historia Juana la Loca, no estaba tan loca, le volvieron loca.









31 comentarios:

  1. "para entablar con él conversaciones de una mujer " Yo creo que ahí estaba el problema.

    ResponderEliminar
  2. La negativa a formar parte de la "guerra de los Comuneros" hay 2 versiones: una que no quería perjudicar a su hijo ni que hubiese un derramamiento de sangre y, otra menos idílica, que comprobaron que, efectivamente, estaba "como una chota".

    Gran post amigo.

    ResponderEliminar
  3. Logio, aprovechó para calentarle bien la cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Javier, cierto que estaba como una chota, demasiados años de tortura, me quedé alucinado del tiempo que llegó a vivir sumida en un encierro.

    Me apena su historia y sobre todo el tramo final en la que no pudieron considerarla una endemoniada, que seguro dará para un artículo en el futuro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Por favor, por favor que no lea esto nadie de ministerio de cultura ni del de igualdad o empezarán a desaparecer monumentos de la época de Felipe II, se censurarán los libros de texto escolares, se formarán comisiones para resarcir a los vallisoletanos de la tiranía a una de sus paisanas...

    Por Dios Senovilla piensa en las consecuencias antes de escribir cosas como estas ;)

    La vida de Juana la Loca es muy interesante.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  6. Anjanuca, estuve tentado a darle un toque político, pero no deseaba mezclar una historia tan conmovedora con las miserias de un Gobierno que nunca se ha preocupado de conservarla sin manipulaciones.

    Un abrazo con beso.

    ResponderEliminar
  7. Todo en Juana se coaligó para actuar en su contra: su condición de mujer, su juventud, estar profundamente enamorada de un hombre tan apuesto como avispado y sin escrúpulos y encima, formar parte de la familia real, lo que la obligaba a acatar las encorsetadas normas que esto suponía. Algo se le tuvo que ir la cabeza con semejante panorama pero loca, lo que se dice loca de remate no creo que estuviera.
    En cuanto a la cuestión del cortejo fúnebre hay varias leyendas que tienen una explicación simple. En primer lugar se optó por desplazarse durante la noche debido a las altas temperaturas del verano que hacían peligrar la conservación del cuerpo. A las gentes de la época, ver semejante espectáculo nocturno les provocaba pavor y no se atrevían a asomarse. Por otro lado, la insistencia de Juana por ver el cadáver de su marido no era por razones afectivas sino de seguridad. Al parecer se habían difundido el rumor de que muchos nobles flamencos querían que el cuerpo de Felipe descansara en su tierra y la reina creyó probable que pudiesen robar el cuerpo, de ahí que con frecuencia obligase a abrir el ataúd porque cabía la posibilidad de que los encargados de su custodia hubiesen sido sobornados.
    Es un personaje muy atractivo para la historia porque su vida está rodeada de interrogantes que quizás nunca podamos resolver.
    Un abrazo tinerfeño sin señal de demencia.
    CC

    ResponderEliminar
  8. la historia de la que nunca deberiamos dejar de aprender. besitos

    ResponderEliminar
  9. CC, como siempre muy acertado tu comentario, quizá su locura era una especie de esquizofrenia heredara de su abuela.

    Aquellos años eran muy oscuros y eso de hablar y ver a los muertos se repetía constantemente, ya contamos la aventura de Carlos II con su hermanastro ;-)) y es que a veces estas leyendas esconden mucha historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Aniña, me alegro que te gustase el artículo. Un abrazo con beso incluido.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado leer tu post. Sin duda uno de los personajes más importantes de la historia de España. Tras la muerte de D. Juan, Señor de Salamanca y primogénito de los Reyes Católicos, muy temprana (otro personaje apenas conocido e interesantísimo) le tocaba a ella encabezar el reino. Sobre su locura, yo estoy convencido de que estaba loca y de que la volvieron sin duda mucho más loca. De uno de sus mayores especialistas quien la sacó de su olvido otorgándole facultades que siempre se le negaron en dos libros maravillosos sobre Juana "La Loca" fue Manuel Fernández Álvarez que recomiendo encarecidamente. Lo cierto es que una cosa es "estar loco" y otra cosa es "no tener capacidad ni dotes para reinar" que a buen seguro nuestra Juana tenía ambas cosas, pudiendo ser una gran reina, pero sólo si no hubiese tenido esos estados de locura. Sobre su etapa final y su encuentro con los Comuneros, no es cierto lo que relata el Romance, sobre su reina. Mirándolo con lógica, ¿Cómo iba a poner en peligro todo el trabajo y la política de sus padres? ¿Dejar en manos casi plebeyas lo que durante siglos había conseguido para su familia real? ¿Teniendo además un hijo en el vientre? ¿Estando cómo estuvo tan locamente enamorada de su marido, iba hacer caso a aquellos que lo odiaban por extranjero y "corrupto" y mal Rey?

    ResponderEliminar
  12. Estupenda reflexión sobre los sufrimientos de la reina de Castilla.

    Tampoco le interesaba mucho ni a su padre, ni a Cisneros, dejar Castilla en manos de nadie que pudiera decidir algo contrario a sus intereses.

    El mejor arma es el cerebro del adversario. Bueno el veneno también era útil antes de que se inventaran las autopsias :-)
    Salu2

    ResponderEliminar
  13. Pobre Juana encerrada y abandonada por todos, serían escasas las veces que la familia Real y en particular su hijo el gran Carlos la visitara.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. me gustó muchísimo el post
    la historia de Juana y Felipe es una de las que más me gustan de la historia
    un beso

    ResponderEliminar
  15. Pobre Juana. Creo que nadie la quiso. No la quiso el chulo de su marido, ni su madre, ni su padre... tan católicos ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias amigos por vuestros comentarios.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muy triste sin duda alguna la historia que espero de todo corazon los sufrimientos que relata la histpria sean solo rumores de la epoca

    ResponderEliminar
  18. He de decir que bien es cierto que Juana sufrió maltrato por parte de este personaje, y que ello terminó por sumirla en un estado mental muy inestable, pero cabe destacar que a sus 17 años, Juana ya era toda una mujer para la época. Además, por lo general, era común en la época la existencia de hijos bastardos por parte de los maridos, y que a pesar de que lógicamente a las mujeres no les gustara, era algo normal para la época. Los reyes católicos sí que querían a sus hijos, si bien en el Medievo los hijos eran instrumentos políticos para formar alianzas en la esfera exterior. También, pese a los rumores, Fernando fue mucho más duro con su hija de lo que lo fue Isabel.
    Probablemente unido a una enfermedad ya existente (recordemos el estado de salud mental de la abuela de Juana, Isabel de Portugal), este matrimonio lo único que hizo fue hundir más a Juana en una importante depresión. Muy buen post, saludos de parte de una arqueóloga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada arqueóloga, comparto todo lo que dices y daría para una tesis, sobre todo enfocada al papel fundamental que en el medievo tuvieron las mujeres. Aquí en Navarra todos recordamos a Toda.

      Un abrazo y gracias por tu comentario. Felices fiestas.

      Eliminar
    2. Felices fiestas a ti también, y ¡sobre todo no dejes de escribir!

      Eliminar
  19. Juana una gran mujer maltratada ppor muchos especialmente por eel cabrito de su marido según la historia que ojalá fuera equivocada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va a ser que no, la maltrataron todos, unos por interés y otros por ambición.
      Un saludo

      Eliminar
  20. Estirpe maldita de fanáticos ultracatolicos. Otro gallo cantara en España si Fernando de aragon hubiera gobernado. Comencemos por la intolerancia religiosa y la acabemos con celos demenciales y tenemos la España carca de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La religión ha formado parte de la construcción de Europa, pero también ocurrió lo mismo en el resto del mundo, en todos los sitios se cocían habas y era un evolución que vista con perspectiva histórica bastante "comprensible" aunque hoy digamos que nada aconsejable. Pero sin esa relación no podríamos entender realmente como se vivieron aquellos momentos.
      Un saludo

      Eliminar
  21. Es una incongruencia por parte de la reina Isabel que nunca quiso casarse si no era por amor, comprometer a todos sus hijos por razones puramente politicas, pues por mucho que se ame a un país ,sean los tiempos que sean, el amor por los hijos y por su felicidad creo que deberia estar por encima de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un mundo distinto al de hoy, con otras reglas morales que quizá nos cueste entender pero así funcionaban.
      Un saludo

      Eliminar
  22. Me ha gustado mucho tu post, muy interesante y distinto de lo que se publica en otros sitios. Que trise la vida de Juana y seguro que la de muchas mujeres de la época. Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mariposita, el enfoque de la historia de esta gran mujer me pareció oportuno pues sufrió y esa consideración de loca tenía una explicación.
      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  23. Gracias por el post...me ha encantado y parecido muy interesante....queda claro que todo tiene una explicacion, solo hay que buscarla e intentar entenderla. Saludos de rekena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Rekena por disfrutar de mis escritos. Un abrazo y feliz navidad.

      Eliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail