Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

31 de octubre de 2010

Hombres ganan en Felicidad a Mujeres

Dicen que los hombres ganan en felicidad a las mujeres, no me lo creo mucho pero hay razones más que evidentes para que este estudio sea razonable.

Los hombres perpetúan su apellido hasta que nace una mujer que va y lo pierde con sus nietos.

El Garaje de una casa pertenece en exclusiva a "sus trastos" y acapara todo el espacio.

En caso de contraer matrimonio, está claro que el hombre lo tienen más fácil, todos dicen que esas cosas se hacen solas y todo el trabajo recae sobre la mujer.

El chocolate y las golosinas no le causan ningún complejo ni arrepentimiento.

En un taller, el mecánico nunca le mentirá a un hombre.

En caso de necesidad de micción obligada, no tiene problemas, cualquier lugar le sirve y no le preocupa para nada que los aseos estén sucios.

Cuando comienzan las arrugas, en un hombre se denominan "carácter".

A un hombre cuando habla nadie le mira los pechos, salvo raras excepciones que ustedes ya entienden.

Unos zapatos nuevos no les destroza los pies.

Una conversación telefónica la rematan sobradamente en menos de un minuto.

Irse de vacaciones para un puente con llevar lo puesto tienen suficiente.

Un hombre es capaz de abrir cualquier frasco o bote de conservas.

La ropa de interior de un hombre la compra en las ofertas del 3 x 2 sin ningún complejo.

Los hombres con tres pares de zapatos y unas chanclas para andar por casa tienen resuelto el ajuar.

Nunca encuentran una arruga en sus trajes o camisas.

En casa los colores por muy deteriorados que estén son siempre del mismo color que cuando los vio por primera vez "bonito".

Un mismo peinado en el hombre es algo casi eterno.

El hombre sólo tiene la desgracia de tener que afeitarse, "la Cara", sólo la cara.

El hombre puede jugar con juguetes y videojuegos toda la vida, siempre es como un niño.

La cartera y los zapatos y los pantalones y las camisas, aunque siempre sean las mimas no les importa lo más mínimo, es más, tienen un sólo traje para todas las bodas, bautizos y comuniones que se les presente.

Si van los hombres en pantalón corto, no les importa para nada como lucen sus pantorrillas.

El hombre si tiene que hacerse las uñas, con una navaja o un palillo de bar está flamante de nuevo.

Es algo sencillo para el hombre decidir si quiere tener o no bigote.

En fechas señaladas para hacer regalos, no se complica la vida y los puede hacer en cinco minutos antes de que cierren las tiendas, y eso sin ponerse nervioso.

Es razonable pues, que en este sesudo estudio hayan demostrado que los hombres son algo más felices que las mujeres y sus vidas transcurran con menos agobios que las de las mujeres.

Y dicen para terminar este estudio que los hombres disfrutan orinando en las piscinas.



7 comentarios:

  1. Hola Senovilla buena entrada. Además quería felicitarte por tu poema Convivencia. Te he votado en el concurso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esta entrada y que razoooooooooooón tienes!!!! jajaj

    Las diferencias son muy evidentes entre hombres y mujeres

    Besazosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Gracias Katy y me alegro mucho que te gustase la poesía, estoy orgulloso de ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lisebe, menos mal que nos llevamos bien con el sexo contrario, sino, menuda envidia de vida,ja,ja,ja,

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Alexis, sacarte una sonrisa es un placer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es como la vida misma, aunque te ha faltado la enorme esclavitud que nos supone teñirnos el pelo para disimular las canas. No olvides que los hombres con canas están más interesantes.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail