Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

17 de agosto de 2009

Un Rey Gigante

El otro día leyendo el blog de mi amigo Javier me hizo mucha gracia como en nuestra historia hay bonitas anécdotas sobre los atributos de los hombres y que me trajo a la memoria que aquí en Navarra hemos tenido a un Rey Gigante.

Era hijo de Sancho VI “el sabio” de Navarra y se cree que nació en Tudela, pero no os voy a contar su vida pues sería muy extensa y apasionante.

Vamos directamente a visitar su tumba que se encuentra en la Real colegiata de Roncesvalles, allí yacen los restos de Sancho VII el Fuerte (un Rey gigante).

image

Esta escultura mide exactamente 2,20 metros y como nos han demostrado las investigaciones en otras muchas ocasiones suelen ceñirse a la perfección a la altura casi exacta que poseían los que en ellas reposan.

Algunos forenses calculan que su altura sería entre 1,90 y 2,10 metros pero de momento hasta que no se realice una excavación arqueológica nunca lo sabremos, algo que posiblemente veremos dentro de poco pues en el 2.012 se cumplirán 800 años de la gran batalla de las Navas de Tolosa.

Es indudable que en los antiguos reinos de España, sus reyes ante los soldados fueran auténticos gigantes por la cantidad de gestas que realizaban en el campo de batalla.

Desde abajo y con la cantidad de historias que de estos héroes se contaban no es nada extraño que el pueblo los viera de lejos como auténticos gigantes, y que por casualidad este Rey lo fuera pues la altura calculada es realmente gigante para su época.

Y un detalle curioso que sí os voy a contar es el de la pierna cruzada en esta tumba, que representa la noble tradición inglesa de enterrar así a los Caballeros que participaron en las cruzadas, Sancho el Fuerte no participó nunca en ninguna cruzada y bien cierto es que una de sus piernas la tenía “mala” y sus médicos le ponían un filete de carne de gallina por las mañanas para apaciguar su dolor, pero seguro que tiene la pierna cruzada por el gran gesto que le elevó a la gloria y que no es otro que traer las cadenas de la tienda de Miramamolín del Emir Al Nasir al escudo de Navarra, historia que está llena de Leyendas y que puede que no fuera del todo cierta pero que no desluce su gran victoria en las Navas de Tolosa ante los almohades.

Y retornando al post de nuestro amigo Javier, sólo queda por preguntarles a ustedes ¿Han tenido algún Rey Gigante cómo nosotros?.

Si alguna vez se animan a realizar el camino de Santiago, en Roncesvalles disfrutarán de mucha historia.

8 comentarios:

  1. Esta ya esta disfrutada que afortunadamente varias veces he tenido la ocasión de ver, visitar y pernoctar en Roncesvalles.

    Gracias por traerme hermosos recuerdos

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia sobre la pierna doblada, y la de que vuestro rey fuera tan grande de altura,el que tenemos ahor nosotros tambien es bastante alto, pero no con las medidas que tu mensionas.
    Un abraz.

    ResponderEliminar
  3. Amio gracias a ti por estar ahí.

    Abuelo nuestro Rey es alto pero en aquella época los de esa altura eran autenticos gigantes.

    Un saludo a ambos

    ResponderEliminar
  4. Interesante historia, si señor, además de curioso el remedio de filete de gallina.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues si que era alto para la época

    ResponderEliminar
  6. Pues aquí por Galicia creo recordar que no, somos todos una raza de bajitos, jejejeje
    Preciosa entrada, sobre todo para mí que me encanta la historia y me gustan las "historias detrás de la historia" (valga la redundancia) que cuentas.

    ResponderEliminar
  7. gigante gigante pues no...pero esta historia es muy pero que muy curiosa...saludos...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail