Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

31 de enero de 2013

Ningún hombre por encima de la Ley

Corría el año 1.649 en tierras inglesas y un rey era decapitado ya que las justicia quería demostrar con clareza sublime que ningún hombre está por encima de la Ley.

Carlos I de Inglaterra era ajusticiado y condenado a ser decapitado por sus altos crímenes y traición, su cabeza fue alzada por el verdugo ante el público asistente aunque no fue pronunciada la típica frase de "Miren la cabeza de un traidor" en un gesto quizá de respeto, ese respeto que en vida perdió el rey pero quiso conservar su pueblo traicionado.

Se permitió también que su cabeza fuera cosida a su cuerpo para que la familia pudiera rendir respeto y luto ante el cadáver del monarca y hasta se planeó hacerle un mausoleo real, pero este nunca se construyó.

Curiosamente Alejandro Dumas en su obra Veinte años después intenta con sus "mosqueteros" evitar la ejecución del monarca, se ciñó a la historia real y ni estos viejos espadachines pudieron evitar lo que en aquel año era inevitable, la justicia demostró que ningún hombre está por encima de la Ley.

La historia de Carlos I de Inglaterra aún continuó viviendo en el sentir de un pueblo, en su memoria gore que tanto gusta a ciertos coleccionistas llegó al clímax siglos más tarde ya que en el año 1.924 fue vendida en subasta pública la camisa que portaba con aires de invencible el rey cuando fue decapitado.

En la nota de la subasta decía:
La Camisa está bien conservada a pesar de algunas manchas de sangre
Hoy en Ebay esta camisa si se pusiera a la venta no tendría precio, hoy en España no decapitamos a nadie, hemos madurado, pero si que nos gustaría ver a todos esos IMPUTADOS que se creen por encima de la Ley justamente ajusticiados y sentenciados, con la obligación de devolver todo aquello de lo que se han apropiado.

3 comentarios:

  1. Mientras tengamos es estos fachas en el poder y a los pseudoprogres de los otros ira a la carcel el que roba 100 euros no el que roba 1.000.000....Justicia? jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajaja

    ResponderEliminar
  2. La cárcel es para los que no tienen dinero. Los que pueden pagarse buenos abogados se suelen ir de rositas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hoy en día no vendrían mal aleccionamientos de este tipo, lo malo es que el pueblo llano se quedaría sólo, sin gobernantes ni monarquía, sin bancos y sin comidilla para las tertulias tele-diferidas... pero en este país, nos quedábamos hasta sin verdugo por untamiento, fijo.
    Un abrazo Jose.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail