Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

16 de septiembre de 2009

Una época muy lejana

Hubo una época no muy lejana que las madres decían a los niños, “ya verás cuando se lo cuente a tu padre”, y los que la hemos vivido sabemos de la angustia que se pasaba.

Luego si tu comportamiento era bueno al final no pasaba nada, pero ese temor o respeto a que se enterara tu padre era un obstáculo para realizar fechorías de niñez.

Aún así, las hacíamos y efectivamente la mamá se lo contaba a papá y el castigo era doble, el de mamá y el de papá, escarmentábamos por la cuenta que nos traía.

Luego estaba el colegio, allí con los profesores nunca se tuteaba hasta el COU, perder el usted ha sido el mayor de los errores.

Recuerdo que en mi niñez al que más toreábamos siempre era el profe de gimnasia, porque todos les llamábamos Paco en vez de D. Paco, con ningún otro profesor pasaba, es más, recuerdo que en septimo de EGB nos tocó un profesor de gimnasia nuevo que era totalmente distinto, no quiero contarles la cantidad de vueltas que tuve que dar corriendo al patio (castigo, que con las flexiones no olvidaré nunca, ni en la mili amigos me dieron tanta caña).

Muchos jóvenes sé que esto no lo entienden, pero el usted siempre marcó una pequeña barrera que se llama educación.

Cierto que estos métodos de tuteo nos llegaron de los avances educativos de EEUU y que a día de hoy todos sabemos lo que ocurre en sus escuelas, tienen que poner hasta detectores de objetos metálicos, qué les voy a contar, ya lo ven en las noticias y telediarios.

En Europa son ya muchos países los que están volviendo a la antigua usanza, a recuperar valores y conceptos educativos que siempre funcionaron.

Es triste ver a un niño mal educado (que lo es) decir a sus padres que el profesor me tiene manía y que estos padre mal educados (que lo son) arremeta toda su ira contra este funcionario sin que nadie pueda hacer nada.

Muchos lectores de mi edad, seguro que recordarán aquella época, y los profesores no nos tenían manía, nos daban “estopa” de la buena y en casa no se enteraban de nada, porque de hacerlo volvíamos a recibir “estopa” porque nos lo merecíamos sin lugar a dudas.

Por supuesto que no me gustaría que se volviera a las épocas de “pegar” con la regla al alumno, o recibir algún que otro coscorrón en la cabeza de los parlanchines que recibíamos algunos.

La disciplina hay que saberla imponer y ahí los profesores deben esforzarse un poco más, con métodos pedagógicos e iniciativas personales que activen una grata convivencia en su clase.

Pero necesitan ayuda de la sociedad, de los colegios y sobre todo de los padres.

En mi niñez nunca vi un mal comportamiento de un profesor con los que menos sabían, la “caña” se la llevaban los que no hacían los deberes, los que no habían realizado un trabajo, los que éramos unos charlatanes.

Ahora no existe el castigo de ningún tipo, es más, con tantos cambios en las Leyes de Educación, ni el suspenso es un castigo a la falta de esfuerzo, da igual suspender, se pasa de curso y en casa no te dicen nada y si se lo pueden permitir los padres, te ponen un profesor para ti solito de ayuda complementaria porque el pobrecito no puede aprobar las matemáticas.

Hoy en casi todos los debates han tratado este tema de Madrid, que ya lo hacía sabiamente la Comunidad Valenciana y Catalana, es un modo de devolver ese mínimo respeto que se merecen los profesores.

Se tiene que volver al Usted y ser los profesores los que valoren cuando pueden permitir el tuteo en sus clases, son muchos y variados los grupos que se forman en un aula y ellos, in situ, pueden valorar hasta dónde abrir la confianza.

Se tiene que volver al castigo (no físico) y dejar un margen de maniobra a los profesores para que enderecen una mala situación, sin que los padres se les lancen a la yugular porque su hijo es especial.

Los padres debemos olvidarnos de las Leyes y pensar en lo mejor para nuestros hijos, tenemos que confiar en los profesores, en su buen hacer, sabiendo que son como “padres educadores” en nuestra ausencia y que ellos también desean lo mejor como nosotros para nuestros hijos.

Las Leyes tienen que cambiar y volver a dotar de respeto a un profesor, no sé si con “autoridad” o con sanciones más graves o superiores, pero no se pude consentir que nuestros colegios acaben como los de EEUU que es el camino que llevamos y cuando haya alguna muerte, nos echaremos las manos a la cabeza.

Ustedes saben queridos lectores que tengo dos pequeños en edad escolar, y quiero que a sus profesores les traten de usted, les respeten tanto o más que a mi, pero también quiero como padre que si son unos vagos les enmienden la plana, que si no llevan las tareas les den mucha caña y si en algo no llegan, por que no llegan, contar con el apoyo de una función educativa que sólo un profesor está capacitado para hacerla, con el apoyo incondicional de un padre.

Y como padre deseo que en las aulas dónde aprenden mis hijos reine la paz, desaparezcan los bullying y mobbing que cada vez son más frecuentes en nuestros colegios.

Que llamen a Esperanza Aguirre dictadora y retrógrada por querer lo mejor para nuestros hijos no lo veo apropiado, entiendo que nuestra sociedad cada vez más, carece de Valores Morales, pero son muchos más los padres que deseamos que nuestros hijos reciban la mejor educación posible y no tener que enfrentarnos el día de mañana a “un delito de menores” cometido por nuestros propios hijos.

Y ya que me he puesto dicharachero recordando lo parlanchín que era en el colegio, les contaré que me dieron mucha “caña en el colegio” y que a día de hoy no lo olvido, gracias a ella soy como soy y me alegro de haber tenido buenos profesores que supieron poner freno en su momento a mis malas acciones.

Les invito sinceramente a ver una imagen de sus hijos tratando de usted a un profesor y pidiendo las cosas por favor en todo momento y vuelvan a cerrar los ojos y vean a su hijo llamando por un mote al profesor y haciendo lo que le de la gana en el colegio, ahora es el momento de decidir lo que usted quiere para sus hijos, ¿yo me quedo con lo primero y usted? 

No deberían hacer falta leyes para este problema, simplemente con que los padres pusiéramos un poco más en lo que es la educación de nuestros hijos y confiásemos en los profesores, esto mejoraría notablemente en su futuro y en el nuestro.

14 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo, Senovilla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente todos estemos de acuerdo, entonces ¿por que están las cosas como están?

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo (aunque opino que el usted o el tu no es factor determinante... al menos no lo ha sido para mi generacion. Y nunca hemos faltado al respeto, estuviera en la clase que estuviera y que me librase un ejercito de santos y el cielo entero de que llegase a mi casa una falta de orden y respeto hacia mis profesores Y compañeros, podia ser el castigo supino)pero... es que yo creo que en casa no se estan llevando bien las cosas. Las mismas sentencias que tenia yo en mis años de locas hormonas, las tienen impuestas y presentes mis hijas, pero hete aqui, que he oido desautorizar a profesores por parte de padres y delante de los pimpollos, para mas inri.

    La educacion sale de casa y en el colegio se hace una continuidad de esa educacion y por supuesto se enseña.

    El tema es preocupante, y cada vez mas...

    Buen tema de debate y muy bien planteado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A mi dar vueltas corriendo y flexiones no, pero la de horas del patio que me pasé castigado haciendo raices cuadradas... ni el Einstein en toda su vida me atrapa

    ResponderEliminar
  5. Parece que traemos hijos al mundo pero nos desentendemos de su educación, delegamos esta responsabilidad en el estado, quien a lo sumo puede dar unos conocimientos y ya está.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Yo quiero una educacion para mis hijos como la que yo tuve que estaba basada en el respeto, el esfuerzo y el amor propio...Y no creo que este traumatizado...como tu doy gracias...Es un gran post amigo, un abrazo...

    ResponderEliminar
  7. No puedo estar más de acuerdo contigo.
    Lo que le pasa a una gran parte de la juventud de hoy es que es una maleducada y eso es culpa nuestra, de los padres.
    Yo soy partidario de que los alumnos traten de usted a los profesores y estos deberían hacerse tratar así, porque creo que deben mantener una distancia con ellos y no permitirles ciertas confianzas, porque como se suele decir, a veces la confianza da asco.
    Pese a esto que acabo de decir mis hijos han tuteado a sus profesores, lo cual ha originado no pocas discusiones en casa, ya que si bien yo me oponía a este trato, ellos contaban con el beneplácito de su madre y el de los propios profesores, por lo que no te imaginas la de veces que me han colgado la etiqueta de chapado a la antigua.

    Mira amigo, uno de los hijos de mi jefe es profesor en un instituto del rural, y a veces me cuenta cosas que me cuesta mucho creer, desde mocosas que le guiñan el ojo y le echan besos, hasta sorprender a alguna haciéndole una felación al compañero en plena clase.
    El tipo se va salvando de cosas peores porque físicamente es un armario lo que hace que le tengan cierto respeto, y con todo eso ya recibió alguna amenaza.
    Tiene 34 años, lleva 3 ejerciencio y desde el segundo exige que lo traten de usted, y dice que desde que es así le es más fácil impartir la clase.

    ResponderEliminar
  8. Lo peor es que luego esos padres que tan poco respetan a los profesores, son los primeros que se quejan y exigen Educación para sus hijos.
    Cierto que debe existir la educación en casa como dice Merce, pero nuestros hijos deben continuarla en cualquier lugar y especialmente en el colegio.
    El tema del usted es base de respeto, el tuteo está muy bien, pero cuándo el profesor estima que esos alumnos se lo han ganado, efectivamente cuándo un grupo funciona bien y la cordialidad es algo que se respira en el aula, todo lo que decida el profesor es bueno.

    Gracias a todos por participar.

    ResponderEliminar
  9. Ex profe y bloguera novata. La distancia que impone el Vd. invita a un trato educado en ambas direcciones alumno-profesor y viceversa que siempre es buena para ver con claridad todo lo que nos rodea.

    ResponderEliminar
  10. MJT un placer tenerte por este rincón y saber la opinión de alguien que lo ha vivido de cerca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola! Hacía mucho que no pasaba por aquí, concretamente 54 post. Veo que has hecho cambios, tu página está muy pesada, y me tarda en cargar.
    En cuanto al tema, precisamente hemos estado hablando en casa de ello hoy. Establecer a los profesores como una figura de autoridad pública me parece necesario en cuanto al respeto que merecen y los castigos que se tienen que imponer si este respeto no se ejerce. El trato de usted ya es otra cosa, que no comparto. El 'usted' no marca respeto hacia la otra persona, ¡cuántas veces habremos escuchado insultos y maltratos tratando de usted!
    Creo que también es importante un respeto por parte del profesor hacia el alumno. No sé si en tu época, pero en la de mi madre, la maestra, a quien trataban de usted, les estampaba la pizarra en la cabeza o les tiraba por la ventana por no saberse la lección.
    Así que ni tanto ni tan calvo, se necesita un respeto mutuo, tanto a nivel escolar como en toda la sociedad. Si no, por mal camino vamos. Yo por suerte no viví ninguno de estos conflictos de moda, nunca he tratado de usted a un profesor, y siempre les he respetado.
    Un beso enorme para tí y para tu familia.

    ResponderEliminar
  12. Sarinha bienvenida de nuevo otra vez, no te has perdido mucho ya sabes que digo muchas tonterías,ja,ja,ja.
    Se empieza por el usted y luego con el tuteo y no puede ser comenzar con el tuteo y acabar con el mote.
    Una reflexión más la tuya para considerar, pero tiene que cambiar todo esto o mal futuro les queda a nuestros hijos y a los profesores en particular.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A mis veinticinco años recuerdo como en el colegio, instituto y universidad he tenido muchos compañeros que tuteaban a los docentes, si bien llegando en alguna ocasión a resultarme avergonzante porque estaban varios antes que yo tuteando y cuando me tocaba a mi de repente soltaba el «usted» y algunos miraban extrañados. Pero bueno, en la universidad creo que hoy en día importa poco cuando en exámenes he visto aparecer a compañeros como si vinieran de darse un baño en chanclas, bermudas y camiseta de tirantes frente a un profesor con su pantalón de vestir y camisa planchada y bien metida por dentro. Es algo que pasa ya hasta en los juzgados.
    Aunque suene extraño nosotros somos también animales, y como tales necesitamos mantener ciertas distancias con quien nos imparta la clase porque corre el riesgo de que si lo vemos como un coleguilla le acabemos poniendo la pierna encima, o la mano como hacen tantos subnormales adolescentes. Es el mismo motivo por el que cuando la gente tiene un perro le enseña con el periódico, la zapatilla, premiándole las buenas acciones,.. Comparto lo que dice senovilla, que no hay que maltratar físicamente a los alumnos, pero si dejarles claras unas ciertas distancias, y que por supuesto si el profesor los trata de usted será más probable que ellos lo traten a él también de usted.
    Pero como ahora está muy de moda lo «moderno», didáctico, los maestros que dicen «yo no soy maestro ni don pepito, soy pepito», psicólogos por aquí y por allá y la manía de buscarle una denominación de algún síndrome a todo el que no le da la gana de dar palo al agua... [http://www.youtube.com/watch?v=hjIdEzowVzs] Pues nada, a seguir aumentando el desastre.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por el apunte Dayer, luego encima nos quejamos de lo que ocurre, verás como al final hay que volver a la corencia de la que carecemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail