Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

14 de septiembre de 2009

Me caía bien Evo Morales

Mira que este hombre me caía bien hasta que uno lee y escucha lo que dice y la forma y contexto en que lo dice.

"Todos tenemos derecho a habitar en cualquier parte del mundo respetando las normas de cada país"

Lo cierto es que es muy bonito y digno de que así pudiera ocurrir en un mundo dónde las fronteras desapareciesen, pero está la barrera de los derechos amigo Evo Morales.

Sí, los derechos que concede un país a sus habitantes y que salen del sudor de muchos impuestos, sí los derechos que tienen cientos de miles de inmigrantes que han hecho los deberes y están con papeles y cotizando como otro más, en cualquier país.

Hablar de inmigración es delicado, pero reclamar este domingo en Madrid a Europa y a Occidente que no se considere "ilegales" a los ciudadanos que llegan de otros países para "buscar una vida mejor", creo que es ser demasiado UTÓPICO o no vivir en un mundo real.

Amigo Evo Morales te voy a dejar una pequeña historia para que entiendas que ningún país puede admitir y asumir los inmigrantes ilegales.

Hace tiempo me compré un comedero para pájaros.

Lo colgué en el porche de mi jardín y lo llené de granos y semillas.

Era en verdad un bonito comedero y era un espectáculo ver a los pajaritos de cerca.

Al cabo de una semana eran ya centenares los pájaros que se aprovechaban del aprovisionamiento constante de comida gratuita y disponible sin ninguna dificultad.

Luego los pájaros empezaron a hacer sus nidos bajo el porche, en la parra, cerca de la barbacoa, e incluso sobre la mesa.

A continuación vino la caca.

Estaba por todas partes.

Sobre las baldosas del porche, sobre las sillas, sobre la mesa... ¡en todo!.


Después algunos pájaros empezaron a ser agresivos.
Se lanzaban sobre mí e intentaban picotearme a pesar de ser yo quien les alimentaba pagando de mi bolsillo.

Otros eran ruidosos y prepotentes.

 
Se apalancaban sobre el comedero piando y trinando a todas horas, noche y día, para recordarme que rellenara el comedero si la comida escaseaba.

Al cabo de cierto tiempo no conseguía ni siquiera poder sentarme en mi propio porche.

Por lo que decidí quitar el bonito comedero y en tres días los pájaros desaparecieron de mi jardín.
Hice limpieza y puse todo en orden, eliminando incluso todos los nidos del porche.
Muy pronto mi porche volvió a ser aquello que siempre había sido: un lugar tranquilo y sereno, sin ningún alborotador reclamando "el derecho a comida gratis".

 

Este texto no necesita mucha explicación, saque usted señor Evo Morales sus propias conclusiones y si de verdad desea que los Empresarios extranjeros acaten las reglas de Bolivia, algo que comparto, acate usted los mínimos principios de cualquier país que entiende de inmigración más de lo que se imagina.

Por cierto no se preocupe mucho por el error de llamar Canciller a Moratinos o confundir con una República a España, tal y como está este país cualquier cosa es posible.

Eso sí, las banderas y aplausos que usted recibió cuando hablaba de la inmigración, son tan irreales como su UTOPÍA.

Y ojala no existieran fronteras, y ojalá no fuera necesaria la inmigración por necesidad, pero este mundo tiene unas reglas que por desgracia cuando se saltan traen graves consecuencias.

Me despido de usted recordándole que muchos bolivianos son inmigrantes con papeles y cotizan a hacienda y pagan sus impuestos, esos que como bien reclama se han ganado poder votar en los ayuntamientos, esos que cuando se nacionalicen podrán votar en unas elecciones generales, a esos son a los que usted debe de felicitar, hicieron bien sus deberes.

Y hombre ya puestos, me sigue usted cayendo bien, aunque sea por ser un idealista, yo también pienso que la inmigración debería de desaparecer como concepto, y las fronteras y muchas cosas que hacen que este mundo esté como está.

3 comentarios:

  1. Pues yo pienso que dijo bie: "Respetando las normas de cada país", lo que esté legislado en concepto de inmigración estará en esas normas.

    ResponderEliminar
  2. Logio el discurso fue largo y las palabras claves:
    ""que no se considere "ilegales""" y eso es una Utopía, deseada por cualquier ser humano pero no admitida por ningún país.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo soy gallego por lo tanto hijo de personas que en su día fueron emigrantes y yo mismo me busqué la vida donde pude, así que siento un gran respeto por toda la gente que deja a los suyos para aventurarse en busca de un futuro mejor, pero por otro lado entiendo la parábola que has contado, cuando no hay, no hay y primero son nuestros hijos que los de los vecinos por muy triste que sea decirlo.

    Las migraciones han cambiado el mundo una y otra vez y seguirán haciéndolo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail