Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

11 de junio de 2009

Veloz como un rayo

Era una mañana de agosto de 1978 y el afamado director de cine Claude Lelouch montó una cámara subjetiva en el morro de un Ferrari 275 GTB y le pidió a un amigo que era un experto piloto profesional de fórmula 1, se sospecha que era Jean Pierre Jabouille quien lo conducía  a toda velocidad por el corazón de París durante la madrugada.

Por razones técnicas de la época la película dura sólo 10 minutos.

El recorrido parte de Porte Dauphine, pasa por el Louvre y la Basílica de Sacre Coeur.

Las calles estaban abiertas al tráfico porque Lelouch no pudo obtener permisos.

El piloto completó el recorrido en unos 9 minutos, alcanzando en algunos momentos velocidades de 325 kilómetros por hora.

Se ve como se salta semáforos en rojo, pasa al lado de los peatones, conduce por dirección prohibida o esquiva camiones de la basura.

Tras exhibir la película en público por primera vez, Lelouch fue arrestado.

Nunca reveló la identidad del piloto y la película fue prohibida hasta que hoy os la voy a dejar aquí para que disfruten de la velocidad y no se les ocurra hacerlo a ustedes si aprecian en algo su vida.

Ponga volumen a sus altavoces para escuchar el motor en todo su esplendor y no se pierdan el final ya que allí descubrirán porqué tenía tanta prisa este conductor.

10 comentarios:

  1. Yo lo arrestaría ahora mismo de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Si se llega a estampar contra algo salta en mil pedacitos

    ResponderEliminar
  3. Me hubiera encantado ver el vídeo, pero no esta disponible en esta área :( me imagino pura adrenalina.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  4. Impresionante, hay que estar zumbado para hacer eso.

    ResponderEliminar
  5. Una metáfora preciosa de cómo "veía" Lelouch la llamada del amor...todo lo puede y no hay distancia ni obstáculos que se resistan. Eso sí, vaya tela...! (me ha subido la adrenalina).

    Te dejo un beso Jose.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Senovilla,
    la paciente (y nos referimos a Ana) está en estado de shock y ahora mismo no puede ponerse al blog pero nos comenta le quedará muy agradecida si le explica, en un par de líneas, porqué demonios (palabras textuales de la paciente) corría el insensato ese.

    Se quedó en el minuto 7, desde entonces no hace más que gritar;
    "cuidado! el camión de la basura!!",
    "el semáforo!!, el semáforo!!",
    "cuidado con el autobús!!"
    y cosas por el estilo.

    Atentamente,
    el psiquiátrico.

    ResponderEliminar
  7. Ana, no me digas que no has visto a la Rubia, ja,ja,ja, cuidate.

    A todos gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  8. Rubia!!?
    Qué rubia!!??
    Aix!! me lo voy a tener que ver toooooodo otra vez!!?
    Vas a acabar con mi corazón!!
    ;)

    Un beso "moreno"

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail