Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

21 de agosto de 2011

El origen de la Seguridad Social

Era la Edad Media, unos siglos que llegan ensombrecidos a nuestros días por la cantidad de cosas que desconocemos, sobre todo en la forma de vida de esas pequeñas sociedades que lograban sobrevivir a las penurias de las hambrunas, epidemias y guerras.

Nos vamos a centrar en territorio de reconquista, entre los años del siglo X , los hombres que se aventuraban   a vivir en tierra de nadie, tenían grandes privilegios, entre los que podemos mencionar que no pagar tributo y ser dueños de la tierra era suficiente para tener el gran valor de vivir en aquellos lares que eran pasto de las temidas acometidas moras.

Siempre que estos hombres y mujeres sufrían y caían en desgracia, el lugar al que acudir estaba claro, se dirigían a los Monasterios y Centros Religiosos, dónde los monjes hacían lo imposible para que se recuperaran.

Allí, en estos lugares que tanto se olvidan en nuestra pasada historia, se recibía asistencia médica, la mejor de la época, pues el saber seguía concentrado en aquellos hombres que tenían el lujo de poseer libros, también se les daba un lugar de cobijo y comida y sobre todo un pequeño refugio para recuperar fuerzas y volver a empezar de nuevo en esa aventura que en España se llamó reconquista.

Ese es el origen de la Seguridad Social y Universal, allí aquellos hombres de fe, en sus Monasterios o pequeñas iglesias, prestaban una ayuda que ni tan siquiera los grandes Reyes podía permitirse con su pueblo, acogían sin pedir nada a cambio a cualquier necesitado y también ejercían de carceleros de aquellos condenados que se les perdonaba la vida pero debían seguir en cautiverio y de educadores en ciencias y letras para aquellos que deseaban aprender.

Una Seguridad Social gratuita y para todos, eso fue el comienzo de una religión con hombres de fe que también participó activamente en la Reconquista.

Y sabiendo el origen, pensemos en que ha derivado lo que ocurrió en aquellos tiempos tan oscuros y tenebrosos para algunos, hoy aún en nuestro país, tenemos la mejor seguridad social, en ella no se cotiza con obligación, sobrevive de aportes voluntarios, a cambio, siguen dando cobijo al necesitado, comida al hambriento y sabiduría en los colegios concertados.

Podemos sin duda hablar en nuestros días actuales de dos seguridades sociales, la estatal que sobrevive de los aportes vía impuestos y la cristiana, que a pesar de los siglos pasados desde su nacimiento, en vez de decrecer, siempre se ha ido incrementando, prestando los mismos servicios al ciudadano que aquellos que daba en tiempos tan duros como fue la Reconquista.

Hoy tenemos miedo, nuestro sistema está a punto de quebrar, la Seguridad Social Estatal no puede con esa Universalidad y se buscan vías de copago para mantener sus servicios, son momentos delicados que veremos en que derivan para el futuro de nuestros hijos.

Y también hoy tenemos la otra Seguridad Social, aquella que sus orígenes son tan antiguos, aquella que hoy la política y las corrientes radicales de nuestra sociedad critican con tanto ahínco como desconocimiento de causa.

Con el corazón en la mano, cualquier Gobierno no puede permitirse el lujo de prescindir de tales servicios que presta a día de hoy esa gente de fe, solidaridad y compasión, ayudando a cualquier necesitado sin tan siquiera preguntarle por sus creencias.

La sociedad también es consciente de esta labor y una pequeña minoría de Talibanes Laicos no pueden ensombrecer nunca ni el presente, ni el pasado y ni tan siquiera el futuro de esas personas que son solidarias y siguen dando de comer al necesitado en los comedores públicos, enseñando educación moral en los colegios religiosos y ayudando a todo aquel que lo necesite sin cobrar el precio que cualquier partido político exige, la afiliación a una creencia o ideología.

Es una pena la gran incultura que se nos muestra en esas manifestaciones de rechazo a gente de bien que no causan daño alguno, una cruda realidad, todos los días se da de comer en España a millones de personas que no tienen absolutamente nada y cuando hacen la digestión nadie les habla de ningún Dios, simplemente los voluntarios se sienten satisfechos con lo realizado y dispuestos a madrugar al día siguiente para seguir ayudando.

Nunca deberíamos olvidar nuestro pasado, aunque se remonte a una época medieval como la mencionada, nunca deberíamos olvidar nuestro presente en el que con cientos de medios para tener información, estos no son utilizados y se creen la leyendas urbanas que corean algunos Talibanes Laicos y debemos pensar que el futuro será siempre distinto, pero sin lugar a dudas, esa Seguridad Social que ofrecen esta gente de fe, solidaria y dispuesta a convivir con los tiempos, estará allí para los que la necesiten, siempre.



15 comentarios:

  1. Ahora ya no es caridad, es un derecho y si no pueden pagarlo que vendan patrimonio o se mentan a putas pero que ni lo toquen.

    ResponderEliminar
  2. Pido disculpas a las putas, no fue una de mis mejores frases.

    ResponderEliminar
  3. En esencia totalmente de acuerdo,pero una reflexion:Si antiguamente los monjes prestaban esas prestaciones gratuitamente,como es que ahora pagamos y va mal? Sera que esta demasiado pilitizada la gestion del organismo? A mi particularmente el sistema del repago,porque copago no es porque ya pagamos,lo encuentro una aberracion,con control sobre el gasto y menos altos cargos iriamos mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto Logio es que no sé a que te refieres con eso de vender el Patrimonio y lo de las putas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como decíamos amigo Gonzalo, hay dos Seguridades Sociales, la Estatal y la Eclesiástica, cada una funciona a su manera, pero en el tiempo sólo puede sobrevivir una tal y como avanza este mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Los alemanes que se empadronan en Mallorca también opinan que nuestra SS es la mejor y más barata.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente no creo que nadie critique ni ataque a las personas que no hablan de dioses a quienes digieren la comida generosamente recibida, a las personas que voluntaria y altruistamente ofrecen y decidican sus vidas a ayudar a otras sin prejuicios de procedencias, fé o de cualquier otra índole; NO, nadie duda de la bondad y necesidad de esas personas ni de su extraordinaria labor. Nadie en su sano juicio critica una fe, una creencia.
    Sabes muy bien a quién y a qué se critica y con toda la razón del mundo. Se duda de la función de la institución que cada vez representa menos a esas personas que lo dan todo por los demás y se critica a las personas que SI te hablan constantemente de dioses, no como información, si no con intención de imposición, algo que seria innecesario si los actos fueran siempre como nos quieren hacer ver. Yo ni siquiera opinaria de eso si no fuera por que mis dineros me cuesta, por mucho que me empeñe en NO marcar la famosa X en la declaración de la renta; pero mientras todo siga siendo una farsa y una estafa a las propias buenas personas que si creen en el fondo pero cada vez menos en el contenido, seguiré opinando, aún a riesgo de parecer radical a ojos de aquellos que supuestamente no juzgan ni prejuzgan por que asi lo proclama la raiz de sus creencias (lo cual no deja de ser paradójico y quizas deberian pensar un poco en ello).
    Saludos.

    Nota: imagen impagable la de las monjas haciéndole la ola al Papa pero por lo que nos ha costado a todos la movida, que menos que habernos ofrecido un lanzamiento de bragas masivo al escenario.. perdón, al altar.

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto Javier, y además añadiría que muchos países conocen la Seguridad Social Religiosa gracias a aquellos españoles que se aventuraron a transmitir el sentido de su fe allá por dónde hiciera falta, incluidos esos rincones tan exóticos y desconocidos como la Conchinchina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Sound, bien está no criticar a esos hombres, pero la institución tampoco puede ser criticada por cualquiera, salvo por aquellos que están involucrados en la mista, tanto por su fe como por su hacer.

    Estamos acostumbrados en esta sociedad globalizada en que todo es criticable y que nuestra opinión cuenta siempre, pero estamos confundidos, podemos analizar lo que nos parece bien o mal, pero las decisiones de como funcionan estos Estamentos es de exclusividad de los miembros que los componen.

    No sólo pasa así en la Iglesia, es en cualquier ejemplo que se quiera exponer.

    Lo peor amigo no son las opiniones, ni tan siquiera las criticas, lo peor está en los que se convierten en Talibanes Laicos de los cuales hemos visto de lo que son capaces de hacer.

    Y sobre las monjas, que quieres que te diga, las bragas solo se deben tirar a....¿¿¿Jesulín???de Ubrique.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me refería a que sea cual sea el origen de la Seguridad Social ahora es un derecho y que los políticos amenazan con hacer desaparecer, cosa que no permitiremos, que no nos vengan en un futuro con que no hay dinero para hacer restricciones, si no tienen dinero que se vendan un par de palacios o las joyas de la corona, (o que se pongan los ministros a hacer la calle para sacar dinero, decía desafortunadamente) pero que la Seguridad Social ni la toquen.

    ResponderEliminar
  11. Vengo a saludarte también y dejarte mi abrazo en el retorno de un breve lapso vacacionario.

    ResponderEliminar
  12. Logio, más que un derecho es una prestación generada y ganada con nuestros aportes IRPF e impuestos, pero estos han roto la caja hace tiempo y se han repartido la hucha en su mala gestión.
    Y no les des ideas con lo de vender, estos han hipotecado España para que varias futuras generaciones recuerden la deuda y como se despilfarró en medios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Adrián, todo lo bueno se acaba y comienza la rutina del día a día.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ңola,
    Creo que es la prmera ocasion que he leido este blog y debo comentar que no estɑ mal y posiblemеnte mme veras mas
    ɑ menudo por tu blog.
    Uո ѕaludo!

    Para leеr mas ; Carlos

    ResponderEliminar
  15. ¿de quien fue el pensamiento del que dio origen la seguridad social? AYUDAAAAA POR FAVOR

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail