Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

30 de mayo de 2013

Libros para Aprender

Ayer nuestro siempre querido amigo y compañero blogosférico CAYETANO acertó en el reto que proponíamos dejando la solución en un comentario y es que eso de tener La Tinaja de Diógenes siempre cercana es agradable por lo que os invito a conocer a Cayetano y a su especial Tinaja.

Bueno pues a lo que íbamos con la anterior entrada y eso de que los libros me gustan si valen para aprender y estoy terminando ya el de Javier Sierra, con su especial El Maestro del Prado que me ha llevado por caminos pictóricos impresionantes y que valieron para el reto de ayer.

Es un libro que me ha costado mucho leer ya que la cantidad de información que da y lo curioso que yo soy me han traído loco con los buscadores, pero ha merecido la pena y es una forma de aprender cosas que desconocía y que curiosamente me han gustado mucho.

Hace tiempo que acumulo datos sobre pinturas en las que aparecían jugadores de ajedrez jugando una partida con poco sentido ajedrecista pero que sin duda alguna ocultaban o enviaban un mensaje al observador, tengo ganas de hacer un buen artículo sobre este tema aunque se está complicando un poco, pero con la lectura de este libro que ha servido para aprender me he animado mucho y seguiré buscando información en el mundo de los Templarios.

Lo dicho si leen un libro y además sirve para aprender el mundo editorial aún no estará muerto y siempre nos recordará que en esas épocas tan lejanas que nos muestran la visión y la comunicación del sentido de la vida no era muy diferente en conceptos a la de hoy.


2 comentarios:

  1. Este escritor no es que me convenza mucho,lei alguno de el y no me llamaron la atencion,paso lo mismo que con Perez Reverte y ahora me encanta o maduro su prosa...
    Lo tengo en el ebook y cuando acabe los dos o tres que tengo le hechare un vistazo....a ver que pasa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por lo que a mi respecta.
    Y también por recomendar una buena lectura.
    Hay que hacer lo posible para que los libros acaben en nuestras estanterías y no en los museos, como si se tratara de cosas raras del ayer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail