Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

11 de abril de 2013

Un día en el Zoo de Barcelona

El que más madrugó el día 3 de Abril del 2.013 fue el papá que presto se puso a buscar un buen lugar para desayunar un café con el Pan Tumaca de toda la vida, ese que te ponen con tu jamoncito y que tan buenos recuerdos tengo de mi vista a Barcelona en el año 1.998.

Fue misión imposible, por desgracia Barcelona en tema de hostelería ha cambiado mucho ya no son foráneos todos los que llevan los negocios de los bares, son muy pocos los que conservan tradiciones de toda la vida y en la zona que me movía era imposible encontrar una cafetería con pan tumaca del de verdad no una rebanada con tomate, me dio algo de pena y opté por tomar un simple café con leche, pero me atendió un catalán algo mal educado pues no me paraba de hablarme en catalán a pesar de que todo se lo decía yo en castellano, bueno a la hora de cobrar como le hice una putadilla de las mías me dijo el precio a pagar en castellano por lo que comprendí que lo único que le pasaba al individuo en cuestión no era una cuestión de lengua simplemente de educación.

Tras mi café fui a comprar el pan para llenar las mochilas en una jornada que se me antojaba larga y cansada según mis planes, allí me atendió una señora muy catalana, tanto que me trató con excelencia me abrió el pan para los bocadillos, me dijo la tienda más cercana para llenarlos y me comentó todo lo que debía llevar al Zoo ya que allí los precios eran de escándalo. Gente tan amable me demuestra nuevamente que la gran mayoría de los catalanes tratan estupendamente al turismo.

También me sorprendió el hombre que me cortaba el jamón, el chorizo y demás viandas, fue tan amable que me llenó el mismo los bocadillos y me los envolvió con papel de aluminio, me dio las bebidas bien frías para que aguantaran mejor la jornada y también me recomendó un buen sitio para comer el pan tumaca y los caracoles, hablamos un buen rato ya que al ser muy temprano no tenía gente en la tienda y él también se apenaba de como había cambiado Barcelona, la crisis estaba arrasando con todo hasta con las tradiciones más arraigadas como el que en un bar te pongan unos caracoles a la plancha. Nuevamente me sorprendió con agrado su amabilidad y tomé buena nota de algunos lugares que tenía que visitar.

Así que con las mochilas a tope, la batería de la cámara cargada y prestos a pasar una jornada inolvidable de nuevo a las 10 en punto estábamos en la puerta del Zoo de Barcelona con mis inseparables vales del 2x1 y muchas ganas de comenzar a disfrutar.

En el zoo es imprescindible ir con el mapita que te dan a la entrada para no perderte ningún detalle de dónde estás y todo lo que te queda por ver, yo había calculado una visita de aproximadamente de cinco horas pero se convirtieron en ocho horas y media maravillosas.

Lo cierto es que teníamos pinta de turistas mochileros, ja,ja,ja con nuestras cámaras de fotos colgando y ese mapita abierto para comenzar el recorrido, si allí me reía de la situación en casa viendo las fotografías en familia me he reído aún más. Merece la pena ser un turista.

Comenzamos por la zona de los felinos ya que los niños estaban entusiasmados por ver los leones y tigres en carne y hueso y los vieron y alucinaron, sobre todo cuando el León como buen madrugador nos saludo a todos con un gruñido al estilo cinematográfico para despertar a sus leonas. Es más antes de abandonar el Zoo volvimos a ver los leones a petición de los peques, creo que fueron los animales que más les gustaron.


Todo prometía una jornada estupenda, tanto que comenzó a subir la temperatura y nos hizo un día primaveral estupendo para visitar las cientos de animales que allí había.

También he de decir que a pesar de conocer y leer a toda la gente que está en contra del Zoo en mi grupo de amistades, sobre los animales en cautividad y las leyendas urbanas sobre su sufrimiento, sigo pensando que estos lugares son muy necesarios y educativos, nuestros pequeños se percatan del mundo tan apasionante que ofrece la naturaleza, de los peligros que causan las cacerías ilegales y lo importante que es conservar el hábitat de estos seres tan increíbles en perfectas condiciones para que sobrevivan al ser humano.

Todo el personal del Zoo que vimos trabajar y atender a los animales lo hacían con un cariño especial y a pesar de que pueda dar algo de pena esa cárcel en la que viven, es bien cierto que los miles y miles de niños que pasan por allí valoran y aprenden con seriedad que para conservar la grandeza de GAIA debemos educarnos en una mejor conservación de todos los seres vivos que pueblan este mundo.

Valoro mucho lo educativo de estos lugares y confío en el buen hacer de los que los gestionan.

Bueno vista una buena zona del Zoo comenzaba una actividad con Leones Marinos y allí nos plantamos a disfrutar y conocer cómo es la vida de estos animales tan entrañables.

Si pinchan el la foto irán a la primera galería que les traigo, los peques aprendieron mucho sobre los leones marinos y he de reconocer que yo también por lo que me encantó esta actividad.


Almorzamos, comimos y merendamos en el zoo, tienen un montón de lugares para hacerlo sentado y con mesa, los niños no paraban de contarnos cosas de cada animal, de lo que comen de cómo cazan y hasta cómo se aparean, alucinábamos con ellos, ójala que todo lo que tienen que aprender en esta vida sea tan sencillo como esto.

Llegó la hora de ver los delfines y nuestra pequeña Lucía recogió una parte de la actividad en vídeo así que se lo pongo a petición de ella para que lo disfruten, dura unos cinco minutos.


También me deleité con fotos de la actividad en la que aprendimos un montón de cosas sobre la vida de estos delfines, de la cantidad de ellos que mueren en las redes de los pescadores y de que el mar nuevamente es una fuente inagotable de vida que estamos destruyendo lentamente por lo que conservación y reciclaje fue la mejor enseñanza recibida ante los saltos y piruetas que realizaban estos increíbles delfines. Si pinchan en la imagen irán a la segunda galería fotográfica dedicada a los delfines del Zoo de Barcelona.



El día estaba siendo estupendo y los niños disfrutaban con sus fotos, hicieron un montón, casi tantas como yo y cuando nos dimos cuenta un aire fresco comenzaba a soplar y el reloj que no lo habíamos mirado en todo el día marcaba las 18:30 y era hora de regresar a darnos una buena ducha a las habitaciones para relajar unos cuerpos cansados de tanto y tanto caminar.

Les dejo una galería del recorrido que hicimos en el Zoo, lo vimos todo y si algún animal no sale es porque estaba dormido o escondido, no quedó ni un rincón sin visitar y nos llevamos de allí una experiencia única y agradable. A mí me dio algo de pena que monos había pocos, con lo que me gustan esos que tienen el culo pelado y rojo, pero bueno ya iremos en otra ocasión al Zoo de Madrid que de ese tengo muy buenos recuerdos de mi niñez. Ahora como siempre si quieren ver las fotos pinchen en la siguiente imagen y disfruten un rato largo de todos esos animales que pueblan nuestra querida GAIA.


Ya duchados y con menos pinta de turistas nos fuimos a cenar a un lugar encantador que había reservado con antelación en internet y que ofrecía un descuento del 70%, todo fue estupendo y he aprendido que aprovechar la red es imprescindible para organizar unas estupendas vacaciones.

Llegamos agotados a la cama y caímos en profundo sueño rápidamente, las jornadas estaban siendo muy intensas pero merecía la pena aprovechar cada segundo ante todo lo que teníamos planeado visitar.

A este viaje le queda muy poco para terminar, pero a pesar de ello el día 4 de abril también madrugamos mucho para explotar al máximo nuestra visita a Barcelona, así que en el siguiente artículo les contaré nuestra visita a la Sagrada Familia. No olviden visitar la Galería 1, la Galería 2 y la Galería 3 que hoy les he dejado.

5 comentarios:

  1. Magnífico reportaje, estupéndamente documentado. Todavía recuerdo la birria de zoo que había en Barcelona durante mi niñez y me parece sorprendente su transformación.
    Espero que tuvieran ocasión de visitar La Colmena y disfrutar de sus pasteles de nata.

    ResponderEliminar
  2. Logio el tiempo lo exprimimos al máximo, ya sabes que hay que aprovechar siempre la ocasión y sacar partido de la misma.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  3. si, bwana me alegro de que haya mejorado mucho el Zoo, la verdad es que es muy grande y hay casi todo tipo de animal.

    La Colmena, ja,ja,ja un lugar increíble que vimos por fuera ya que por dentro lo tengo totalmente prohibido....esos kilitos...

    Un abrazo y me alegro que te guste el reportaje vacacional

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que te encantara el zoo de mi pueblo. Realmente es el mejor de todos los que he visitado; por ejemplo, el zoo de Parìs (en Vincennes) te déjà a cuadros (en una hora lo has visto todo un par de veces). La variedad de animales es enorme y el parque està muy bien arreglado. Nada que ver con el zoo de mis años niños, en los 70, Cuando iba a visitarlo pràcticamente una vez por estaciòn del año.

    Barcelona ha cambiado mucho desde que la dejé atràs hace veinte años para venirme a vivir en Francia. Hace diez años ya no era mi Barcelona ni la de ningùn barcelonés. Todo el centro Ciudad lleno de turistas, los precios de escàndalo, las tiendas y bares pertenecientes a cadenas comerciales nacionales o internacionales, en lugar de los barceloneses de toda la vida. Es lo que tienen el capitalismo y la mundializacion salvajes. Qué le vamos a hacer. Al menos los barrios populares y las ciudades del extrarradio siguen siendo los de siempre. Vuelvo a mi barrio y vuelvo a mi infancia y a mi juventud, gracias a Dios.

    Pero tengo que hacerte dos correcciones. Lo de los animales maltratados en el zoo no es una leyenda urbana. En los sòtanos del zoo malviven animales enjaulados en condiciones pésimas de estrechez e insalubridad. Unos porque ya les tocò salir el dìa anterior, otros porque estàn enfermos, el caso es que "abajo" hay situaciones y casos que han sido denunciados.

    El zoo va a ser reformado con un aporte de millones de euros nada desdeñable. La cuestiòn es de saber si esos millones seràn destinados a mejorar las instalaciones subterràneas y a agrandar los "habitats" de los grandes animales, o si iràn a parar a los bolsillos de algùn amiguete del consejo de administraciòn al que le adjudicaràn algùn nuevo espacio de restauraciòn u ocio dentro del recinto.

    La otra correcciòn es a propòsito de la supuesta falta de educaciòn de los catalanes que no quieren contestar en castellano. Efectivamente, con la que està cayendo en contra de Catalunya actualmente, los catalanes no tenemos por qué sentirnos a gusto con gente que viene a nuestro paìs y quiere a toda costa que se le hable en una lengua que no es la nuestra màs que por resultado de una invasiòn y conquista por la fuerza.
    El catalàn como lengua està documentado desde el siglo IX, lo cual no quiere decir que no se hablara con anterioridad a esta fecha. No creo que los catalanes estemos muy equivocados queriendo hablar en nuestro territorio lingüìstico(ya que no paìs) en la lengua que llevamos utilizando desde hace màs de mil años (y me quedo corta).
    Como he dicho, dejé mi Ciudad hace veinte años para venir a vivir a Francia. Y os puedo asegurar que nunca he considerado que un francés (que habla una lengua de unos mil años de antigüedad, como el catalàn y el español) sea un maleducado porque me ha contestado en francés en su propio territorio linguistico. Al contrario, desde el primer dìa en que puse el pie aquì tuve que hacer esfuerzos para hacerme comprender en la lengua de Molière, porque nadie me ayudò ni intentò hacerlo. Si quieres gente maleducada con el extranjero, vente aquì a Francia, que veràs lo que es bueno.
    Comprende que no quiero polemizar ni armar barullo, sino constatar hechos de los que no mucha gente tiene conocimiento.

    Un abrazo y muchas gracias por haberme hecho revivir mis domingos en el zoo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail