Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

8 de abril de 2013

Error Telemático con Arcoiris Doble

Continuamos con nuestro viaje a Barcelona, como les contaba el autocar llegó puntual y a la hora prevista ya que no encontramos ninguna caravana a la entrada de la ciudad, unos kilómetros atrás había algo de retención por un accidente con salida de vía de un vehículo y desde la ventanilla según lo observaba valoraba más el acierto de haber optado por viajar en este medio.

Bajamos del autocar y directos a la Estación de Sants, allí cargados con las maletas durante unos minutos uno siente esa sensación de LOST, es decir sentirse más perdido que un chimpancé en un rascacielos, la Estación es enorme y la cantidad de gente que había a esas horas la hacía aún más impresionante.

Pero enseguida encontramos la entrada al metro y lanzados para adentro, en esos momentos nos daba igual dónde se dirigiera la locomotora había tal cantidad de gente que estábamos deseando entrar en el metro con dirección al hotel.

Lo primero era sacar el billete en unas máquinas expendedoras que están geniales y son sencillas de manejar, optamos al final por el T-10 aunque teníamos pensado haber cogido el T-70, pero ante las dudas de los viajes finales que íbamos a realizar creo que acertamos de pleno con esa opción.

Y como les decía directos a entrar y de repente según pasa Jorge un negro enorme (hombre de color) va detrás de él como un loco y hace un SINPA, es decir se cuela por la jeta sin pagar, algo habitual en lo que vimos durante toda nuestra estancia en Barcelona y muy a pesar de las advertencias de que la multa por ir sin billete era de 100 €.

Nos reímos mucho ya que el susto que se pegaron los peques fue grande, lo primero que habían pensado era que algún carterista les iba a robar la mochila, que por cierto iban ambas muy vacías pues habíamos dado buena cuenta de las viandas que allí nos habíamos traído para el viaje.

Pero más nos reímos cuando dentro del metro nos dimos cuenta de que no sabíamos ni tan siquiera hacia dónde iba, eran tantas las ganas de los peques de ver y montar en el metro que nos daba igual, teníamos hora y media para hacer los transbordos que fueran necesarios sin problema alguno.

Y así fue, tuvimos que hacer tres transbordos hasta la llegada a nuestro alojamiento y por fin llegamos pero una desagradable sorpresa nos esperaba, era día festivo en Cataluña y había una caída en el sistema telemático.

Como ya les he contado alguna vez más, si lo recuerdan, los errores informáticos son mi cruz y ese día no podría cambiar nada, un error nos dejaba colgados durante media hora hasta que solucionaron el tema y comprobaron que habitaciones nos correspondían.

Para relajarnos en esa espera de ver si se solucionaba lo de las habitaciones y en la confianza de que siempre que me han pasado este tipo de percances hemos salido bien parados ya que la atención personal es siempre más eficaz que la virtual fuimos a una terraza a tomar un refresco que falta nos hacía ya que a mí eso del bocata de chorizo me había dejado la lengua como la Mojama.

Y pasó algo increíble amigos, estando allí tomando unas colas se nos acerca una pareja muy joven de chinos, pero muy chinos porque tenían los ojos más achinados que he visto en mi vida, muy simpáticos comenzaban a enseñarnos dos papeles y señalaban continuamente a Jorge y Lucía, lo cierto es que no les entendíamos nada de nada por lo que deducimos mi mujer y yo que nos intentaban decir algo importante.

Nos enseñaron los papeles, eran dos entradas para jóvenes estudiantes a la Sagrada Familia con fecha del 4 de Abril del 2.013 de 11 a 12 y por fin entendí que nos las ofrecían para Jorge y Lucía porque no paraban de señalarles y sonreírles como sólo saben hacerlo los chinos.

Al final ella dijo MIS AMIGOS NO VENIR ESPAÑA y pensamos que nos las querían vender, saqué la cartera y viendo que cada una costaba 12´50 € estaba dispuesto a negociar aunque fuese con muecas ya que en un principio sí que teníamos pensado ver la Sagrada Familia, pero por fuera, el coste se salía del presupuesto pues había cosas más prioritarias.

Como les digo, saqué la cartera y el chino me hizo un gesto como que no, que nos las daban, me quedé alucinado, no paraban de sonreír y a pesar de querer invitarles a tomar algo se fueron por la avenida abajo agarrados del brazo y muy contentos, me imagino que felices por haber hecho ese gesto con nosotros.

No hay mal que por bien no venga, si no llega a ser por el error telemático no hubiéramos ido a esa terraza en esos momentos porque lo que más nos apetecía era una buena ducha y salir a conocer Barcelona.

Qué alegres nos fuimos al alojamiento, nos duchamos y a pesar de que llovía un poco cogimos el metro y ya comenzamos a orientarnos perfectamente por lo que llegar a la Barceloneta fue sencillo, teníamos ganas de ver el mar, la playa.

Y así el paseo por la Barceloneta fue precioso, con algo de lluvia intermitente, pero disfrutando del mar hasta la Estatua de Colón, allí en las Ramblas y viendo a Colón imponente tal y como lo recordaba de cuando estuve en el 98 apareció ante nuestros ojos un DOBLE ARCOIRIS que aún hacía todo más emocionante y divertido.


Era un presagio de que el buen tiempo nos iba a acompañar durante todos los días de vacaciones y así fue.

Ya con algo de hambre y siendo tarde decidimos cenar y nada como buscar un lugar para usar mis vales del 2x1 o los que tenían descuentos, les cuento amigos, durante todo un mes estuve buscando todas las ofertas que había en la red y tenía en la cartera más de 40 vales para todo tipo de descuento en todo tipo de establecimiento o lugares que íbamos a visitar.

Y funcionaron todos, es una gozada eso del dos por uno o los que tienen descuentos impresionantes, mereció la pena haberlos buscado y sobre todo haberlos disfrutado.

Bien cenados y habiendo planificado lo que haríamos al día siguiente dimos un último paseo por las Ramblas y directos a las habitaciones, el día había sido intenso, pero a la mañana siguiente lo sería aún más.

El día 2 comenzó para nosotros muy temprano, a las 8 estábamos ya desayunados en el metro y nos esperaba un recorrido lleno de personajes históricos, un café en un país de hadas y por supuesto un almuerzo a base de fruta vistosa en el mejor mercado del mundo mundial, pero eso se lo cuento en el siguiente artículo para no aburrirles.

12 comentarios:

  1. Suerte tuviste,si para los crios valen 12,50 las entradas,cuanto valen para los mayores??? Y yo en la catedral de Tuy me escandalice cuando me pidieron 2 euros....Un sitio donde nunca ire...Esta bien el metro y la estacion de Sanz..Yo estube en un hotel cerca de la estatua del Colon.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gonzalo ya te contaré el precio y si mereció la pena pagarlo, ja,ja,ja.
    La Estación enorme y bonita y la zona de Colón y Rambla precioso, para buenos paseos y ambiente inolvidable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo por norma y no me salgo de ella mientras con mi dinero se financie la Iglesia Catolica,y eso que en la casilla de la declaracion que confirme el otro dia marque "otros fines de interes social",no pagar por ver ninguna catedral,iglesia o similar,en el momento que me pidan dinero no entro...Sea lo que sea...

    ResponderEliminar
  4. Haces bien Gonzalo, pero en la Sagrada Familia ves algo más que iglesia.

    ResponderEliminar
  5. Lo del "sinpa" en el metro, es algo demasiado habitual aquí para lo que me gustaría a mí. Alguna vez he tenido altercados con algún "listillo" que intentaba colarse tras mio en las máquinas canceladoras de entrada. Eso si, el día que los inspectores de la metropolitana hacen una "redada" en alguna estación, caen como moscas.

    La Sagrada Familia es algo que merece verse, a pesar de que el precio de la entrada pueda parecer excesivo a primera vista. La genialidad de Gaudí queda patente en el diseño de la basílica.

    Otra cosa es que yo esté muy de acuerdo en la decoración de las fachadas que se levantaron tras la muerte del maestro. La fachada de la pasión me parece bastante desangelada en relación a la fachada del nacimiento.

    La sensación que se siente al caminar por la nave principal, entre el bosque de columnas, y con la luz cenital del mediodía cayendo desde la bóveda, es inenarrable.

    Veo que te ha gustado la visita a mi ciudad. Si bebiste de la fuente de Canaletas, acabarás volviendo por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo contigo amigo Rodericus y sí, si que estuvimos en la fuente en las Ramblas y por supuesto que volveremos a Barcelona, como siempre esa ciudad no me defraudó para nada, todo lo contrario. Ya seguiré contando lo bien que lo pasamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Interesante relato que me llena de nostalgia por mi ciudad de origen. Espero que disfrutaran de las fuentes de Montjuic, únicas en el mundo. Y que encontraran alguno de esos restaurants económicos pero excelentes que abundan por la ciudad.

    ResponderEliminar
  8. Bwana a Montjuic no fuimos, eran pocos días para explotarlos al máximo y muchas cosas quedaron pendientes para una próxima vez que seguro habrá.

    Y sí, comimos de maravilla y además con el tema de los vales se nos hizo aún más barato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho la lectura y estoy esperando al siguiente capitulo. Me alegro un montón de lo bien que lo habéis pasado.

    Como sabes de sobra, soy atea y lo de pagar para ver las catedrales lo llevo mal, pero como bien te aconsejé, lo de la Sagrada Familia es caso aparte y visita obligada aunque sea cara. No es una catedral "al uso".

    Cuando la visité hace 2 años me dejó totalmente impresionada,se me erizó todo el vello y me emocioné muchísimo, tenía ganas de llorar; es de una belleza sin igual. Gaudi era un genio y como dice rodericus, caminar por el "bosque" con el sol entrando por las cristaleras es indescriptible, solo decir que estoy deseando volver...

    Así que aquí me quedo, esperando tu nuevo relato... le estoy cogiendo gusto a que nos lo des a cuentagotas... jajaja

    ResponderEliminar
  10. Nati es cierto, la Sagrada Familia es contemplar una obra de arte desde el interior del alma de Gaudi que supo reflejar con naturaleza todo aquello que ensalza los sentidos.
    Y sí vamos poco a poco para no cansar a los seguidores, las buenas historias como en las novelas por capítulos, aunque en esta sabemos todos que el final fue feliz.

    Un beso Nati.

    ResponderEliminar
  11. Uno no está acostumbrado a que le regalen nada y menos si son extranjeros los que te lo ofrecen. La desconfianza es lo normal y más en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Hay mucha picaresca.
    Tengo gratos recuerdos de esta ciudad. Habré ido como tres veces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Cierto Cayetano, nos sorprendió muy gratamente y sobre todo esa sonrisa que tenían continua y contagiosa, eran muy jóvenes y pensamos después que fueron muy generosos, quizá aquí tenemos otro carácter y hubiéramos buscado la reventa como en los Toros, pero no, ellos nos lo regalaron, es más a Jorge y Lucía porque al no hablar nuestro idioma no pararon de hacerles señas a ellos.

    Barcelona es de esas ciudades que se te quedan grabadas en el corazón amigo y volver es todo un sueño que hay que realizar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail