Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

19 de marzo de 2013

Un café bautizado y cristiano

El Papa Francisco está dando mucho que hablar y es que hablar de religión es de lo más gracioso que te puedes encontrar en el mundo de los ateos y lo digo con todos mis respetos, los que me conocen lo saben bien.

No está mal, nada mal, que se hable de religión y tengan la oportunidad algunos de reflexionar en su interior si lo que dicen y afirman es coherente o simplemente lo hacen por seguir la corriente tan contraria a todo lo que huele a antiguo como es la propia religión.

Cierto que la gran mayoría de los ateos que conozco son muy respetuosos con los que no lo son, ellos saben que cualquier ofensa se la realizarían a sus padres a sus abuelos a sus hermanos y muy posiblemente a sus cónyuges ya que por ellos pasaron por la vicaría y no sólo por el juzgado.

Pero también es bien cierto que mucho ateo llena su boca de babas ignorantes con tal de atacar todo aquello que ni tan siquiera conocen ni entienden y ni respetan siendo esto de la religión algo tan viejo y personal como el libre albedrío del hombre.

Hoy estaba en el bar tomando un café y salí a echar mi cigarrillo correspondiente después de haber estado escuchando muchas barbaridades sobre el nuevo Pontífice a un par de charlatanes que se creían que sobre religión eran unos hachas muy listos y poseedores de su propia verdad.

Y allí que salieron ellos también a fumar, porque fumar es típico tanto de hombres de fe que de los que carecen de ella y como era de esperar y más me temía, me dieron cháchara con el anillo papal que iba a ser de plata bañado en oro, que los gestos eran la fachada de miles de maldades que oculta el clero y me pusieron la cabeza como un bombo ya que sólo escuchaba y asentía para no entrar a su trapo rozo de ignorancia poco comedida.

Apagué mi cigarrillo bien apurado ya que al precio que sale hay que quemarlo hasta la boquilla y les dije, me juego un café con vosotros a que ese café que me vais a pagar es un café bautizado y cristiano.

Sus risas eran tales que no se conformaron con apostar el café, querían que la copa también un servidor la perdiera, así que entraron conmigo y nos pusieron tres cafés y tres JB, el camarero dejó la cuenta en la bandeja y comencé a darles una pequeña lección histórica.

Vosotros amigos que tenéis buenos trabajos por tener grandes estudios deberíais saber que el café, este café que hoy disfrutamos en los viejos tiempos era considerado un veneno. Sí algo de eso recordamos, asentían los pobres incautos que pronto pagarían la cuenta del bar.

Pues eso amigos el café era considerado un veneno y esta infusión tan negra se creía que era producto del maligno y pocos se atrevían a disfrutarla por sus orígenes musulmanes, tomar un café estaba visto como pecado, era cosa de infieles.

Pero de que época nos hablas Jose, me dijeron. Ya os habéis perdido en el recuerdo de la historia amigos, era el siglo XVI, más concretamente estaba en aquel momento del que os voy a hablar el Papa Clemente VIII comandando la iglesia.

Bueno venga, no ten enrolles y cuenta porqué este café que tomamos está bautizado y es cristiano o tendrás que pagar el convite Jose, así se envalentonaban con este que les escribe y no pagó al final la cuenta.

Llegó en aquel tiempo a oídos de Clemente VIII que había una bebida muy especial que se preparaba en infusión pero que su procedencia del mundo musulmán debería ser motivo de prohibirla ya que es un producto llegado de los infieles y aprovechada por Satán para acabar con los cristianos.

Clemente VIII hizo que le prepararan un café y lo probó, y meditó y al día siguiente repitió y al siguiente día también, así durante un mes hasta que tomó una sabia decisión.

Bueno el café le gustó al Papa por lo que cuentas, pero no deja de ser una chorrada gorda eso de que el café está bautizado y por tanto es cristiano, Jose paga la cuenta.

No aún no amigos, preparar vosotros la cartera porque cuando Clemente VIII tomó la decisión sobre el uso del café argumentó lo siguiente: Esta bebida de Satanás es tan deliciosa que sería una lástima dejar a los infieles la exclusiva de su uso. Vamos a echar a Satán del café, bauticemos pues el café y será una bebida con denominación cristiana para todo aquel que desee disfrutarla.

Desde ese momento para el mundo cristiano el café dejó de ser infiel, dejó de ser pecado, todos los creyentes sabía que había sido expulsado el demonio con un bautizo papal y la conversión cristiana que recibió.

Por cierto amigos, el café que me pagan hoy está que me sabe a Gloria Bendita y este JB me lo voy a terminar con un cigarrillo que ustedes me van a invitar también, así les cuento que esta tarde cuando llegue a casa haré un artículo en mi rincón y compartiré con todos mis lectores la aventura de hoy.

Eso sí, sigan hablando lo que quieran del Papa Francisco, de la religión, de la iglesia y de lo que quieran siempre que eso les haga meditar si todo lo que afirman es verdad o producto de su sin razón y si piensan que les he engañado con mi historia sólo tienen que leer aquí la historia del café y comprobar que sí sé de lo que hablo a pesar del JB que no pagué y me sentó tan bien.

Otro día les hablaré de los pecados del café si se lo toman en un Cibercafé, pero mejor les dejo un adelanto en el siguiente vídeo.


16 comentarios:

  1. Yo no sabia que habian bautizado al cafe,ni tampoco meda mas,a mi me encanta el cafe y como si lo excomulgan.No el JB no me gusta el guiski y hace mas de 20 años que deje el hechar humo por la boca.....
    Volviendo al tema de la religion solo dire una cosa.Yo soy ateo convencido tal como esta montado esta iglesia y como yo montones de gente.Lo unico que me indigna es que mi dinero se utilice para su financiacion,el que quiera ser creyente mejor para el pero a los que no lo somos no nos hagan pagar por algo que no creemos.Por lo demas total respeto a los creyentes y una cosa:
    Por lo que voy viendo y leyendo de este nuevo Papa no va a durar dos telediarios y sin tiempo,a este le dan pasaporte como al Juan Pablo I...no me importaria equivocarme.
    Un abrazo con talento y respeto

    ResponderEliminar
  2. Gonzalo fue un bautismo simbólico, como todo lo que hace la iglesia aunque algunos dineros de los que usa por lo menos no han sido robados por los políticos...mejor así que en manos de Barcenas o Gürtell.

    Yo creo que Francisco puede acabar con mucho prepotente dentro de la iglesia y sobrevivirá ante la evidencia de su humildad.

    Un abrazo amigo y que no nos excomulguen el café que son capaces de ponerle un impuesto especial y nos amargan el día.

    ResponderEliminar
  3. Originalísima la historia, sabía lo del origen del café, pero lo del bautizo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, me asustastes con esa respuesta y ahora no se si comentar o callar pues creo intuyes mi postura, y además creo que voy a ir recortando el café, que según dicen no es bueno jejejeje algo tendrá para que sea así, lo raro es que siendo producto natural sea tan dañino, ya veo porque jejejeje...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Puro pragmatismo Jose. Cuando lo práctico, y lo exquisito están de por medio, poco importa su origen.

    Como agnóstico, me abstengo de opinar sobre cuestiones eclesiásticas. Aunque Francisco parece ser un soplo de aire fresco en una institución algo apolillada. Si de verdad tiene el espíritu reformista que parece, e impone el credo jesuita de "ora et labora", bienvenido sea, y rezaré porque salga adelante.

    Aunque tendrá que dormir con la "Colt" automática bajo la almohada. Que la curia, es mucha curia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Simpática la anécdota del café "bautizado".
    En general, los agnósticos solemos ser bastante respetuosos con las ideas religiosas de los demás. Entre otras cosas, porque queremos que nos respeten también a nosotros. Ya lo dije en otra ocasión. Este mundo sería muy aburrido si todos pensásemos lo mismo en materia religiosa, política, futbolística y taurina.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Es una estupenda historia. No conocía la anécdota papal pero es bueno saber que el café fue bautizado y que, por tanto, mi abuelito no iría al infierno infiel porque era de los que se tomaban el café "negro como el carbón, caliente como el infierno y dulce como el almíbar".
    El café, el chocolate y el tabaco tuvieron muy mala prensa cuando aparecieron por el "viejo mundo" por ser cosa infernal.
    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Un peligro apostar contigo:-)
    No entiendo que los cristianos no se ocupen de los ateos salvo para rezar por ellos y ellos (no todos) todo el día estén a vuelta con Dios y los creyentes. Si no creo en algo lo olvido y punto.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Sinceramente yo por un café por las mañanas cambiaría de religión todos los días.
    Bromas a parte entretenida e interesante historia, siempre se aprende algo nuevo y esto del café con bautizo no lo sabia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Pablo me alegro de mostrar siempre algo desconocido y por un café uno hace lo que sea, ja,ja,ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Katy las mejores apuestas son las que puedes ganar con facilidad.
    A mí tampoco me gusta el juego ese de hablar por hablar pero es el que hoy más se usa y aún no lo entiendo, cada cual tendría que preocuparse de lo suyo y no de lo que no es suyo, ja,ja,ja pero es el juego que hay que seguir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Juan Carlos tu abuelo tiene el cielo ganado a buen seguro y más con el nieto que le ha salido, ja,ja,ja.
    Fuera bromas un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  13. Cayetano el respeto entre amigos es difícil de perder, lo malo son los que no respetan nada de nada y atacan por atacar.
    Bien sabe Dios, y perdón por la expresión, que todos acabaremos siendo polvo pero unos deciden vivir con su fe en paz y otros con su ciencia en busca de la vida eterna ;-))

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  14. Rodericus me dan pena sus guardaespaldas, creo que lo van a tener excesivamente complicado.

    Un abrazo querido agnóstico.

    ResponderEliminar
  15. Pedro para que siente mejor siempre se puede recurrir al descafeinado, ja,ja,ja.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  16. mpMoreno no me pude resistir, ya sabes que cuando a uno le provocan la imaginación y recordar muchas lecturas te lleva a ganar una ronda gratis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail