Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

17 de noviembre de 2012

Castigo y Fe

Esta entrada queda programada y dedicada a dos compañeros de trabajo que están convalecientes, uno ya en su casa y el otro aún en el hospital.

La vida es dura y muchas veces nos planteamos por qué nos llega ese castigo en forma de enfermedad, ni con fe tenemos respuesta para ello, eso sí los que creemos en algo por muy duro que sea el castigo conservamos a pesar de todo esa fe que no queremos perder nunca.

Uno de ellos, Jesús, ha tenido dentro de la gravedad mucha suerte ya que es algo inusual que se te rompa una vena en el esófago, pero más difícil aún es que a pesar de casi desangrarte los médicos te salven la vida, por ello a pesar del castigo hoy mi buen amigo y compañero Jesús se recupera ya en su casa.

Esta misma semana al igual que Jesús el castigo lo ha recibido mi también buen amigo y compañero de curro Agustín, lo de él es muy grave ya que se trata de un Ictus y ha sufrido un parálisis en el lado derecho, muy duro su castigo y muy grave su situación, pero a pesar de todo ese día al notar los síntomas de que algo malo le pasaba en vez de ir a casa a tumbarse marchó directo al hospital y quizá eso le salvó la vida y sea motivo de que su recuperación tome buen rumbo.

Castigo y fe o la fe ante el castigo, grandes dilemas para los que aún creemos en algo en un siglo XXI en el cual las creencias a veces son estigmas de desprecio o motivo ilógico-científico de ignorantes, sea como sea ante el castigo los que aún creemos en algo tenemos fe y no deseamos perderla.

Va por vosotros Agustín y Jesús, os deseo una pronta recuperación y que de nuevo nuestros caminos sigan llenos de alegrías en el curro.


10 comentarios:

  1. Estamos de paso, amigo.
    Yo también tengo un compañero convaleciente de otro ictus y también tuvo la suerte de llegar al hospital antes de que el mal fuera del todo irreversible... no dejamos de ser polvo en medio de las ráfagas de aire.
    Les deseo a tus compañeros una pronta y total recuperación, ánimo y, sobretodo, paciencia.
    Un abrazo Jose.

    ResponderEliminar
  2. Es en estas ocasiones cuando somos realmente conscientes de nuestra fragilidad.

    Deseo que se recuperen, y que sigan teniendo a un buen amigo como tú.

    Un abrazo, Jose.

    ResponderEliminar
  3. Entradas así demuestran la calidad humana de quien las escribe.

    Feliz domingo :)

    ResponderEliminar
  4. Espero que puedan recuperarse bien. Les mando mucha fuerza y ánimo.


    Concha
    http://birlocha.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Les encomendaré en mis oraciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. No creo en el castigo como tal. Porque los no creyentes, ateos, agnósticos enferman igualmente. Nuestra naturaleza va por su camino y se deteriora tengas fe o no. E igualmente hay quien teniendo fe la pierde después de un acontecimiento grave y a otros les ayuda a sobrellevarla.
    Deseo la pronta recuperación de tus amigos.
    Bss y buena semana

    ResponderEliminar
  7. Un detallazo que seguro agradecerán cuando lean este tu espacio, desgraciadamente en todos los entornos sufrimos cosas parecidas, y es que amigo Senovilla la vida no da treguas y pasa mas rápido de lo que uno piensa, y lo malo es que no se para a que tomes aliento,...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail