Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

13 de noviembre de 2012

Disonancia Cognitiva para el #14-N

El ser humano siempre se ha interesado por entender sus comportamientos y buscar una explicación racional y científica al mismo para entender mejor nuestras formas de actuar tan diferente ante mismas situaciones.

Corría el año 1.957 cuando el psicólogo León Festínger publicaba La teoría de la disonancia cognitiva que ha sido clave en todos los siguientes estudios científicos sobre el comportamiento humano.

Las creencias, ideas y pensamientos del hombre es lo que se denomina cogniciones y no tienen que estar relacionadas entre sí.

Pero cuando estas cogniciones se relacionan el hombre procura instintivamente de que ambas sean consistentes, por ello que surjan contradicciones disonantes que nuestra inteligencia no puede tolerar.

Así que nuestro cerebro cuando tiene cogniciones que se relacionan y pueden ocasionar disonancia ¿Qué hacer?, Sencillo amigos, alterar alguno de los comportamientos que provoca el conflicto para cambiarlo de tal forma que tu cerebro vuelva a encontrar ese equilibrio entre sus cogniciones.

Hemos de tener en cuenta que es más sencillo cambiar una idea que un comportamiento, por ello que la inmensa mayoría de los seres humanos cambiamos de ideas y seguimos a lo nuestro por ser como somos.

León Festínger en su teoría de la disonancia cognitiva puso el ejemplo del tabaco, en la que un fumador  busca esas excusas que avalen su teoría de que fumar es bueno aunque vaya en contra de toda lógica, pero consigue engañar a su cerebro para no cambiar ese comportamiento de fumador, consigue eliminar de su mente esa idea cierta de que el tabaco es malo.

Mañana día 14 de noviembre España está con una huelga general que nos dejará cientos de noticas para todos los gustos, todos los colores y todas las ideologías, pero que para los psicólogos quedará una base de estudios francamente interesante:

- Unos al anochecer del día 14 se darán cuenta que la huelga no sirvió de nada, les vendrá el arrepentimiento de la perdida de un día de sueldo, es la esencia de la disonancia cognitiva en la que sabemos lo que va a pasar pero manipulamos nuestra mente con aquello que equilibra nuestros actos.

- Muchos sufrirán el llamado paradigma del esfuerzo-justificación ya que cuanto más difícil sea el reto de cambiar al Gobierno de España más alicientes encontrarán en hacerlo y participarán con la máxima actividad en la huelga.

- Y los que no hacen huelga estarán satisfechos e insatisfechos de todo lo que ocurra ya que habrá una mezcla irracional de los motivos por los que no acudió, por si se pudo hacer más o por si mereció la pena no participar.

Sea como fuere amigos, León Festínger ya lo había descubierto en su tratado sobre la disonancia cognitiva, los que acudan forzados por la presión del entorno en esta huelga no estarán nunca dispuestos a creer en su eficacia y todos los que asistan a la huelga con esa voluntariedad de que desean cambiar el mundo irán satisfechos a sus casas con la sensación de su deber como ciudadano cumplido.

Muchos de ustedes dirán que todo esto son teorías psicológicas y no les voy a decir ni que sí ni que no, cada uno podrá cambiar sus ideas mil veces antes que uno solo de sus comportamientos, por ello que este humilde blogger no se conforma con hablar de cultura general, siempre tiene que introducir su dosis política en cada uno de sus artículos, y es que mis ideas podrán cambiar, pero no mi comportamiento.

A los que acudan a la huelga que les vaya muy bien, a los que no acuden que les permitan ejercer su derecho de trabajar y el día 15 amigos, todo seguirá siendo más de lo mismo y aquí seguiremos con nuestras cogniciones a veces intactas y otras con ese toque de disonancia que nos hace ser tan humanos.





10 comentarios:

  1. De sabios es cambiar de opinión y me quedo con el último de tus párrafos que está lleno de eso que nos diferencia de los primates, de letras ;)
    Yo soy de los que volverán a casa sólo con la sensación del deber cumplido y con un día cotizado de menos...
    Un abrazo Jose.

    ResponderEliminar
  2. Espero que el mundo cambie aunque sea a base de días sin sueldo ;-)) feliz día de huelga amigo tapicero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu enfoque, pero lo que más me ha gustado es cuando dices que el día 15 todo seguirá siendo igual. O sea que tus congniciones también te perturban, pensando que la huelga no valdrá para nada, o sí, no sé, yo ya me he liado.
    Un fuerte abrazo y nos leeremos

    ResponderEliminar
  4. Juan Antonio has acertado el pleno al 15 ;-))

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ya decía yo que lo mio, lo de vivir en la esquizofrenia permanente, debía tener alguna explicación científica.

    Mañana no pienso "pegar sello". Pero lo haré con la sensación de que no va a servir para gran cosa.
    Porque lo que manejan los hilos de todo esto, no son nuestros ínclitos políticos, sino unos tipos anónimos en unos discretos despachos, capaces de hundirnos aún mas en la miseria con solo pulsar el "enter" de su ordenador.

    Y a estos, les importan un bledo las huelgas.

    Y pasado mañana, tendré que soportar a los del gobierno diciéndome, que si ellos me sodomizan, no es porque tengan nada personal contra mí, sino que lo hacen por el bién de todos, por aquello del "interés general".

    En fin, que soy carne de psiquiatra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo ni fu ni fa.Hace tres años dejaron de preocuparme este asunto de las huelgas.Yo las vivi por cientos y en la inmensa mayoria para lo unico que valieron es para perder el salario.
    Me lie un monton leyendo lo del pensamiento cognitivo,el ser humano es asi....Asi que paciencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No sé si se puede encontrar una explicación racional y científica a la esquizofrenia que nos quieren inocular por aquí: un mes unos y otro mes los otros y siempre compitiendo por ver quién saca más gente a la calle ¡Venga ya!

    ResponderEliminar
  8. Acostumbrado a moverme entre trastornos de la cognición y del humor... bueno, que yo me he quedado muy a gusto con lo que hice... que seguir al corazón, a veces, tampoco está mal...

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail