Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

28 de agosto de 2011

Franquicia Histórica

Como estamos en crisis, la palabra franquicia, nos recuerda rápidamente a ese dinero que tenemos que pagar si tenemos un golpe en el coche, puesto que hemos pactado en el contrato un mínimo de daños de los que nos tenemos que hacer cargo, pero a cambio de pagar una cantidad más pequeña en nuestro seguro del vehículo.

Pero hoy no vamos a hablar de ese tipo de franquicia, puesto que también es la franquicia una concesión de derechos para explotar un producto, realizar un tipo de actividad o usar un nombre comercial que tiene mucho éxito, en el mundo empresarial es muy conocida este tipo de franquicia y muy usada por los emprendedores que desean ir con los deberes hechos al mundo tan complicado de la empresa.

Y no amigos, no vamos a hablar de las empresas y los emprendedores, lo tienen muy complicado en la crisis actual que vivimos y ya tienen estupendos rincones en donde aprender mucho, hay otro tipo de franquicia, que consiste en la exención que se concede para no pagar algún derecho por las mercancías o productos que se introducen o se extraen de algún aprovechamiento o servicio público.

No, tampoco vamos a hablar de ese ultimo tipo de franquicia, aunque para serles sincero, vamos a mezclarlas todas las definiciones, las agitamos bien y nos trasladamos de nuevo a la Edad Media, a aquella época en que recién comenzado el milenio, nuestras ciudades comenzaban a convertirse en las urbes que hoy conocemos.

Estamos entre los siglos XI y XII y el Camino de Santiago es un río de gente llegada de Europa que se sorprende con lo que encuentra en su trayecto y decide instalarse en territorio peninsular porque aquí encuentran una oportunidad de vida.

Por un lado esto genera mucho comercio y buenas ventas para todo este turismo histórico que llenará las arcas de los Reinos del Norte, pero a su vez creará nuevas formas de crear riqueza, surgen cientos de posadas, mercaderes, cambistas y sobre todos artesanos, el turismo, como todos sabemos, es una fuente económica muy importante y en aquellos años lo fue todo para que naciesen las ciudades tal como hoy las conocemos.

Muchos de estos nuevos comerciantes son de origen franco y van poco a poco ocupando los alrededores de los centros urbanos, naciendo lo que conocemos como los burgos, que son ya en aquella época medieval auténticos barrios de esas nuevas ciudades que cada vez son más grandes y con más población.

Una de las características principales de estos burgos es que allí se concentran gentes del mismo oficio y hacen crecer estas urbes en forma circular y que los Reyes entienden que ahí tienen un filón de oro para que sus reinos evolucionen, por lo que crean un fuero especial para esta gente de los burgos que es completamente distinto al de resto de ciudadanos y les otorga muchas facilidades para que decidan establecerse.

Nace la palabra Franquicia y todos los conceptos que al principio del artículo les dije que agitáramos están ahí, en la Edad Media, en la franquicia histórica de la que hoy conocemos sus orígenes en la Península.

Así contado parece todo muy bonito y sencillo, pero realmente fueron momentos complicados y se tomaron muchas decisiones acertadas.

Para evitar que los campesinos quisieran irse a la ciudad y vivir bajo los fueros privilegiados de los francos, necesitaban tener un oficio singular, algo de lo que carecían y se evitaba el abandono de las tierras de cultivo.

Por otro lado, tenemos ejemplos como el de Pamplona, que nacen tres centros urbanos, alrededor del eje de la Navarrería que era dónde habitaban los que podemos denominar autóctonos del lugar, surgen los burgos de San Saturnino y San Nicolas, los cuales tienen sus propias autoridades y hasta sus propias defensas amuralladas.

En este ejemplo de Pamplona se vivirán enfrentamientos de armas, puesto que la franquicia de privilegios otorgada a los burgos perjudicaba seriamente al núcleo autóctono de esa nueva ciudad que comenzaba a crecer, por lo que el reino tuvo la obligación de crear un estatuto jurídico que apaciguara los ánimos y creara una igualdad económica y social para todos los ciudadanos.

Como ven amigos el aumento de población en estas urbes de la Edad Media trae que los barrios giren en forma circular sobre el centro, pero con el tiempo nace lo que conocemos en muchos de nuestros pueblos, la calle principal de la ciudad o Calle Mayor, desde la cual y longitudinalmente crece y crece para dar paso a las calles transversales llenas de gente con oficios, como los posaderos, artesanos, herreros y demás profesionales dispuestos a abastecer esa demanda que llegaba por el Camino de Santiago.

En el sur de la península las circunstancias eran distintas, ya hablaremos algún día de ellas, hoy les he contado el origen de la Franquicia, esa franquicia histórica que muchos desconocen su origen y que hoy es usada continuamente en el mundo empresarial, servicios públicos y actividades contractuales de los ciudadanos.

Y recordar a este Gobierno actual y a los futuros Gobiernos de España, que el turismo es la mejor fuente de empleo y riqueza, si no cuidamos nuestra materia prima y la promocionamos adecuadamente, no evolucionaremos nunca y la Edad Media es un buen ejemplo a seguir de lo interesante que es aprovechar bien la riqueza de nuestra tierra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail