Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

24 de agosto de 2011

Què hacer cuando se te rompe la Goma

Sonará a cachondeo, pero hoy me he preguntado durante un buen rato qué hacer cuando se te rompe la Goma y por qué demonios en algo tan delicado se coloca una goma que se endurece y acaba rompiéndose.

Será que de pequeño leía mucho el tebeo y me encantaban las historias de Pepe Gotera y Otílio chapuzas a domicilio o quizás que los sueldos de hoy en día no dan para recurrir a los profesionales cuando hay que realizar alguna cosa en casa.

Así que la mujer me encargo ayer la limpieza y buen ajuste de cuatro enchufes de la cocina, algo que prometía ser técnicamente chupado y que comenzó a complicarse nada más aflojar el primer tornillo.

Les cuento que soy muy precavido cuando realizo tareas que son ajenas a mi profesión o hobby, así que lo primero que hago es pensar mucho si voy a ser capaz de realizar esa chapuza que me ha encargado la mujer y pienso con velocidad, sencillo Jose, muy sencillo, se desconecta la luz de la general y con un destornillador se saca la caja, se limpia bien y se vuelve a poner.

Pero ahí estaban las dichosas gomas que llevan los enchufes de pared en la parte de atrás para que sus anclas enganchen perfectamente y queden firmes y sujetos a la misma.

Al sacar el tornillo del primer enchufe me encuentro con que la goma está rota o sencillamente la he roto yo por manazas, en un principio no le doy mucha importancia porque se trata de una triste goma de esas con las que los niños juegan a menudo.

Por desgracia me pasó lo mismo con los otros tres enchufes, las gomas deben sufrir mucho al estar tan tensas y con el tiempo se endurecen y acaban fracturándose al más mínimo meneo.

Soy persona tranquila y como les digo no le di la mayor importancia, tengo a mis peques prestos y dispuestos a sacar su material de juegos y regalarme no cuatro gomas, dos docenas de gomas para que su padre continúe con la faena y les pueda conectar la luz para que vean la tele.

Jodidos enchufes de mierda, ninguna goma valía para la faena, unas por grandes y otras por pequeñas, las gomas no encajaban y se sentía mucho la holgura que producían, y eso que las usé de todos los colores y hasta unas que tenían olores.

Presto en buscar una solución, me voy con mi goma podrida y rota a una librería y que casualidad que no tienen de mi medida, así que acabé en la tienda de Chun-Li un chino muy majo que tiene de todo a 100 aunque eso ya es una Leyenda Urbana porque siempre que compro algo lo habitual es que sea a 1 Euro, lo que me hace recordar que me gustaba más la peseta porque me engañaban bastante menos.

Les digo que se llama este chino Chun-Li, aunque no estoy muy seguro pues a pesar de conocerle desde hace unos cuantos años, sé su nombre por los gritos que le da su mujer cuando le habla, aunque investigando un poco, los chinos hablan así siempre.

Chun-Li me saca un montón de gomas para que decida cual llevarme, pero ninguna me convence, unas me parecen pequeñas, otras grandes y yo lo que necesito es una goma que se adapte a mi aparato y lo deje todo bien fijo y duro para que cuando entre y salga el macho, la hembra ni se mueva y así mi mujer quede la mar de contenta.

Me quedo pensando y dando una vuelta por la tienda china, cosa que hago muy a menudo cuando quiero comprar algo que no voy a utilizar, así que pienso que lo mejor es irse a la ferretería y comprar unos enchufes como dios manda, ya que las gomas dichosas no creo que las pueda encontrar.

En el centro de la ciudad, que casualidad, las ferreterías de toda la vida ya no existen, será que el famoso Leroy Merlin las ha exterminado y no queda más remedio que coger el coche para acudir a ese gran almacén que dicen tener de todo, pero siempre falta eso que necesitas.

Lo cierto es que comprendo que un enchufe que tiene más de 20 años ya no se fabrique ese modelo, lo que me hace recordar que los enchufes no son para toda la vida, más bien duran lo que vive el padrino que te enchufa.

No quiero entretenerles mucho con la aventura, vi los precios y no compré los enchufes, esos mismos en el chino eran más baratos y de la misma marca, con lo que me ahorraba la gasolina invertida en el viaje, pagué un café pensando como estarían disfrutando los peques de la bicicleta sin tele y me compré un cupón de la ONCE por aquello de que ayudar merece la pena y si además te toca un premio mucho mejor.

Acabé donde Chun-Li que además de liberar teléfonos mientras cobra, me vendió los cuatro enchufes por 8 Euros y me dijo que la goma era buena, que en china entienden mucho de gomas, a lo que yo me reía pues la leyenda popular es que allí gastan unas tallas más pequeñas que las nuestras.

Llego a casa y coloco los enchufes, no sin sudar la gota gorda para que encajen a la perfección, algo realmente difícil porque debe estar hecho el agujero para expertos de la penetración que no dejan ninguna holgura ni hueco feo en la metedura.

Pero con paciencia me quedaron muy bien, cuando ha llegado la mujer me ha dicho que están como nuevos y como una posesa se ha puesto a hacer un mete y saca para comprobar la firmeza del aparato y la resistencia de la goma, mientras los niños disfrutaban con su Bob Esponja en la televisión.

Hoy ya he aprendido una lección, cuando se rompe la goma del enchufe lo mejor es no quitarlos y limpiarlos sin desarmarlos, siempre con la luz desconectada, con suavidad y pasión darles un buen frotón.

Miren ustedes, hoy lo cuento con humor y espero que me toque la ONCE, aunque sea el reintegro que es lo que vale un café, pero hubo momentos de desesperación y cabreado un montón pasé ratos inolvidables y  que sólo me consolaba recordar a un amigo que se le rompió una goma de las de verdad hace años, y con ese pensamiento y lo mal que lo pasó él, me consolé, pues mi goma rota no causó males mayores que tener a los peques unas horas sin televisión.

10 comentarios:

  1. Querido amigo, lo confieso, he picado. El titulo de la entrada tiene gancho. :) De todas formas te diré que se pueden colocar los enchufes sin reponer la dichosa gomita. Aflojando los tornillos de las pestañas al máximo y una vez en su sitio volverlos a apretar, quedan igual de fuertes, te lo aseguro.
    Un abrazo, Jose .

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo Fermín, un placer saber que sigues siempre cerca.

    Lo cierto es que con humor las chapuzas se hacen mejor y como decía no soy un experto, pero he aprendido bien la lección.

    Seguro que la mujer me encomienda limpiar algún enchufe más (creo que los del cuarto de baño), así que seguiré tu consejo si se me parte de nuevo la goma.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  3. Ains.¡confieso! Pensaba en otro tipo de goma, jajajaa.Pero casi he vivido tu búsqueda, de la dichosa gomita. Me alegro que todo se haya solucionado.
    No he podido evitar el subirlo a Divoblogger, espero no te importe.
    Puedes verlo en
    http://divoblogger.com/story.php?id=6224
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  4. Gracias Nela, me alegro que te sacara unas sonrisas.

    Y gracias por la subida, tengo que ponerme al día con Divoblogger, les debo un post para difundir tan estupendo sitio, pero el tiempo últimamente me come.

    Un abrazo y besos incluidos.

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo.- Yo me confienso un "manazas" absoluto del bricolaje y esas tareas tan fáciles para los manitas se me hacen muy cuesta arriba. Menuda odisea la tuya con la dichosa gomita, pero lo más divertido de todo es la comprobación a posteriori de que el trabajo estaba a "plena satisfacción". Te has portado como un campeón. Churros para tí, y titular del artículo que puede llevar a equívocos :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Felix, suelo atreverme con casi todo y como le digo a mi mujer, esto de los trabajos manuales no son para mi, pero luego cuando quedan bien hechos disfruto un montón con ella sabiendo todo lo que nos hemos ahorrado.

    Ya sabes amigo, si ahorras te da para muchos churros ;-))

    Por cierto el Cupón de la Once no me dejó ni el reintegro, algo que también me esperaba.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Menudo pastizal para las dichosas gomas que solo sirven para que no se menee las fijaciones cuando los estas colocando,en mi casa ninguno tiene goma.Como dirian en mi tierra:nun faen falta.Asi que amigo Senovilla ante la adversidad "imaginacion".
    Un abrazo,cuando lei el titulo ya pensaba mandarte a por la pildora del dia despues....

    ResponderEliminar
  8. Gonzalo, yo es que soy muy metódico y si el aparato necesita goma, le pongo su goma para que encaje bien, ja,ja,ja.

    La próxima vez que me pase lo meteré a pelo como hacéis vosotros, eso sí espero que funcione eso de no usar la goma.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  9. jajaja me he reído mucho con la odisea de la gomita que por cierto creía que se trataba de otra gomita...
    Besos Senovilla y ya sabes que TQM mi niño,

    ResponderEliminar
  10. Querida Roscanaria, gracias por sonreír con esta pequeña aventura de una vida muy normalita pero llena de peripecias graciosas.

    Un abrazo con beso incluido.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail