Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

23 de agosto de 2011

Científicamente Demostrado

Si les digo que un personaje de la Edad Media introdujo el sistema decimal que actualmente conocemos en matemáticas y el uso del cero, ustedes dirán que ya estaba inventado, pero amigos no era usado y este personaje así lo hizo y difundió su uso en la tierra que hoy conocemos como Europa.

Si les cuento que también favoreció el uso del Astrolabio, estaremos en la misma tesitura, era un invento árabe, pero este personaje le dio el suficiente impulso para que su uso fuera generalizado en la Europa de aquel comienzo de milenio.

Les contaré algo más, basándose en un tipo de Abaco, inventó el suyo propio, que era capaz de realizar operaciones cuyo resultado podía llegar al impensable número del cuatrillón, totalmente innecesario para aquella época, pero sin duda un paso gigante para facilitar las diversas operaciones de multiplicar y dividir que supusieron un gran avance en las matemáticas medievales.

También les podría decir de este personaje histórico que difundió el uso del péndulo o que comenzó a disfrutar con las ruedas dentadas para determinar el tiempo, unos relojes muy chulos para una Edad Media que muchos consideran oscura.

Aún le puedo decir más, mejoró el uso del monocordio y estudió la distancia entre las notas musicales, dando nacimiento a los tonos y semitonos que facilitaron la creación musical.

Al más puro estilo Da Vinci, este personaje se fabricó su propio sistema criptográfico que era un lenguaje secreto en una especie de taquigrafo que se recuperaba de la Grecia Clásica.

Y que opinaban los eruditos de la época de este personaje que hoy les traigo, pues amigos, nada bueno, se comenzaron a crear leyendas urbanas en su entorno, acusándole de hereje y su pasión por la astrología era la prueba para sus rivales de que tenía un pacto con el diablo.

Hablamos hoy de un hombre que dominaba la razón, la inteligencia y demostró saber ejecutar la justicia, también demostró en todo momento el valor, el coraje y la falta de temor ante la desolación de las guerras que acontecían en Europa en la etapa más oscura y menos conocida de la Edad Media.

Ya les voy a descubrir al personaje de hoy, pero no sin antes comentarles que tuvo brazo izquierdo en temas políticos, forzó pactos en los que hasta el enemigo más letal asentó y participó

Hoy les he descubierto a Gerberto, un hombre de ciencia, un hombre de matemáticas, un hombre de filosofía y letras, amante del esoterismo y la astrología y sin duda un gran difusor del saber y aunque aún no se lo crean por lo contado, un gran hombre de fe, muy apasionado con el Camino de Santiago.

Científicamente demostrado queda en la vida de Gerberto que la ciencia y la iglesia nunca han estado reñidas, han sido los creadores de Leyendas Urbanas los culpables de esta falacia tan mal usada cuando se intentan defender argumentos nada creíbles y expresados fuera del entorno del Estamento y el desconocimiento de lo que se habla.

Hoy les traje a Gerberto de Aurillac, sí amigos, a un personaje que se sentó en la Silla de Pedro y que todos conocen en la historia como Silvestre II, el Papa que en el año 999 comenzó a dirigir una iglesia que nunca dejó de ser acusada por mezclar ciencia y fe.

Desconocemos muchas cosas más sobre Gerberto y su pasión por la ciencia y los avances, lo que si sabemos es que ejerciendo como Papa difundió la Cruz en esa Europa naciente que transitaba por la Edad Media y luchó contra la corrupción que sufría la iglesia, la simonía y el sexo prohibido, delitos execrables en cualquier Estamento Social y que a día de hoy siguen causando un daño irremediable.

Y como curiosidad última, les diré que estudió en tierra peninsular, en Cataluña, en el Monasterio de Santa María de Ripoll, arropado en todo momento por el Conde Borrel II y el obispo Atón de Vic, que vieron en este apasionante joven un futuro prometedor y unas dotes sin igual en las destrezas del saber medieval, hablamos del Trivium y el Quadrivium, toda la ciencia reunida en un hombre de fe que dejó bien claro para la historia que está científicamente demostrado que Ciencia y Religión no tienen porque vivir enfrentadas y si ustedes creen que así lo hacen es porque disfrutan con las miles de Leyendas Urbanas que se venden en la historia.

6 comentarios:

  1. Lo que queda científicamente demostrado es que cada día nos descubres nuevos "paisanos" de los que sentirnos orgullosos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ando últimamente muy tranquilo y moderado, será que científicamente está demostrado que el tiempo es Oro, querido Javier.

    Un abrazo y seguiremos dando sorpresas históricas ;-))

    ResponderEliminar
  3. Secundo a Javier, al decir que me has descubierto, no ya solo al personaje, sino a todas las virtudes que lo adornaban. Gracias por estas lecciones que nos enriquecen día a día,amigo.

    Un fuerte abrazo
    Postdata.- Los churros los dejo para más adelante, porque con estas calores se me corta el cuerpo XD

    ResponderEliminar
  4. La existencia de una rivalidad entre la Iglesia católica y el saber es una afirmación tan trillada como incorrecta, pues basta con ser conocedor de unas breves nociones de historia para estar al tanto del papel fundamental jugado por los centros e instituciones religiosas desde la Edad Media como depositarios y garantes de la cultura y del saber desarrollados durante siglos.
    El caso de Silvestre II ejemplifica a la perfección la línea argumental de esta entrada al mostrarnos a un religioso reconocido como erudito que entendió la necesidad de aproximarse a diferentes fuentes, algunas incluso consideradas inapropiadas o sacrílegas por su contenido o su procedencia, para alcanzar el conocimiento. Pero, por desgracia, esta no es la tónica general porque en lugar de apostar por la amplitud de miras y el acercamiento hacia otros campos y colectivos, abunda la cerrazón y la defensa a ultranza de los principios propios que son respaldados hasta alcanzar posturas obcecadas y extremistas. Posturas que reclaman tolerancia hacia sí mismos pero no hacia los demás con acusaciones mutuas de intransigencia en un diálogo de sordos que aburre hasta motivar la náusea.
    Gracias por esta entrada. Es como un remanso de paz en medio de tanto desatino.
    Un abrazo tinerfeño.
    CC

    ResponderEliminar
  5. Felix, cuando comencé a leer sobre él, he de reconocer que me apasionó y lo tenía que compartir porque la ocasión como dicen pinta calva en estos momentos de tensión.

    Un fuerte abrazo y ya comeremos churros virtuales, esos son válidos hasta para el verano.

    ResponderEliminar
  6. CC, gracias por tu comentario y entender el enfoque que quise dar a la historia y al momento en el que vivimos.

    Cierto que la Iglesia debe abrirse mucho más a la Ciencia, sufre por desgracia un estancamiento grave, pero que con el tiempo sabrán solucionar.

    Un abrazo y me alegra mucho que te gustase, es el mejor premio para este rincón y para mí.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail