Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

6 de noviembre de 2010

Carlos II ese Hombre Hechizado

Un día como hoy nace Carlos II conocido por todos como el Hechizado, y es que han pasado ya 349 años de este especial acontecimiento que hoy día 6 de Noviembre, gracias a la iniciativa de un blog dedicado a la vida del Reino de Carlos II nos invitó a celebrarlo.

Podríamos escribir mil y una aventuras de lo que fue su reinado para celebrar este aniversario, tantas, que la mala y caótica imagen que tenemos de este Rey nos haría reflexionar sobre lo mucho que desconocemos de la historia y lo mucho que nos llegamos a avergonzar de la misma.

Ya que vamos a hablar de Carlos II que dio fin con su muerte a una de las dinastías más poderosa de toda la historia de Europa siendo considerada por muchos como "sagrada" y ya que este Rey se consideraba endemoniado y poseído por las fuerzas del mal, teniendo en cuenta que pudo reinar bien poco, pues otros ejercían por él esa labor, mi enfoque para esta conmemoración va a ser algo exotérico.

Hay una obra de arte maravillosa, "Las Meninas" que está rodeada de mucha mística y misterio, nada de extrañar si les digo que se trata del genial Velázquez, sin duda alguna un adelantado a su tiempo, que aún hoy en día nos sigue sorprendiendo con todo lo que esconde su obra, especialmente este cuadro que está lleno de personajes importantes en el reinado de Carlos II.


No, no busquen que ahí aún no está el homenajeado, pero sí aparecen muchos personajes importantes que durante su caótico reinado tuvieron mucha relevancia.

Hablamos y homenajeamos el día de su nacimiento, pues si se fijan bien en el centro del cuadro hay un espejo, en él podemos ver a los padres de Carlos II, un reflejo captado por el artista como el comienzo de un hechizo o una posible maldición.


Les presento a los padres de la criatura, Felipe IV y Mariana de Austria, uno de esos matrimonios que quizá nunca debieran haberse consumado, pues como decía mi abuela, la unión carnal de familia nunca trajo nada bueno.

Y hablo de hechizo y magia pues si ustedes observan bien el cuadro, es imposible que ahí salgan reflejados los padres de Carlos II, pues no aparecen con los demás personajes y no pueden producir un reflejo, un misterio que sin duda no dejaba dormir a Carlos II cada vez que lo observaba.

Cuando Carlos II fue mayor de edad que en aquella época significaba tener 14 años, era muy consciente de toda su terrible enfermedad y esa torpeza que le imponía una vida llena de dolor, no es de extrañar que esta sea la constante de todo su reinado, la inseguridad de sí mismo y todo lo que la historia podría contar de él.

Está considerado como un rey monigote dónde era manejado como un títere al antojo de los validos y las graves circunstancias de un reino lleno de conspiraciones.

También le eligieron las esposas y demás mujeres que pudiesen dar un heredero al reino para continuar la dinastía, pero con ninguna tuvo éxito y eso que él, en ningún momento se consideraba un impotente, aún así, tuvo que recurrir a todos los sanadores de la época para intentar tener ese hijo que nunca llegó, cabe destacar su fuerte creencia en el poder de las astas del unicornio, un interesante animal que por desgracia era sólo mitológico y nada podría sanar para tener descendencia.

Toda su vida fue muy especial y lo único de lo que estuvo seguro es de que nunca sufrió disfunción eréctil con sus mujeres.

Un desesperado Carlos II, gran devoto y creyente de todos los productos milagrosos de la época, al final cayó en manos de D. Roque, un alquimista que prometía la panacea en sus remedios como hoy lo haría la publicidad algo engañosa de nuestra conocida Viagra.

No sólo el Rey se hundía en sus propias supersticiones, era toda la sociedad española de la época la que aún creía en ellas y si aún recién coronado descartó el exorcismo, en sus últimos años de vida y ante la evidencia de ser un Hechizado, se recurrió a un exorcista D. Álvarez de Argüelles, el cual descubrió que a los 14 años fue envenenado con Chocolate y Sesos de un hombre muerto.

Un curioso personaje este Carlos II, pero no olvidemos que todo lo que él padeció era un síntoma de como estaban las creencias en aquella España tan brillante en otras lindes.

Fallece inmerso en la locura, de un Rey que no deja descendencia y acaba en su muerte con toda una dinastía. Una vida llena de dolor, de rechazo, de creencias, de supersticiones, exorcismos, males de ojos y manipulación política de la época.

Mucho sabemos de su reinado, en el Blog de Carlos II leemos impresionantes pasajes de aquella época que hicieron historia, pero nos queda el misterio de una amarga vida que siempre estuvo acompañada de una bolsita llena de pelos, polvo de hueso, uñas, cáscara de huevo y demás líndeces que protegían a Carlos II de posibles encantamientos demoniacos.




Bien podría adivinar sus últimas palabras antes de morir, tras estudiar un poco su vida, me le imagino preguntándose ¿Por qué salen mis padres en el espejo del cuadro de Velázquez?

18 comentarios:

  1. Muy buen artículo,Senovilla.Me gusta tú forma de desglosar la Historia de forma transparente y sencilla,un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Senovilla, amigo, muchísimas gracia por la colaboración. Nos has traído la parte más exotérica y folclorística del reinado. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pobre tipo.

    Lo publicaste una hora antes que yo.

    Creo que es una conspiraciòn, esto.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente semblanza de un rey atípico y personaje singular de esta España nuestra, basándose en el magnífico lienzo de Velázquez. Yo también he colaborado con el blog de su majestad, haciendo un comentario artístico de la obra de Claudio Coello "la adoración de la sagrada forma por Carlos II", que te invito a conocer, si te apetece. Un cordial saludo desde ArteTorreherberos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena aportación a partir de "Las Meninas" como elemento de sugerencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Pobre hombre, entre las enfermedades y la vida que le hacían llevar en la corte. Me ha encantado cómo lo relacionas con el cuadro de Velázquez.

    ResponderEliminar
  7. Siguiendo el orden de colaboradores en el blog anfitrion de hoy llego al tuyo. Acabo de leer del de Paco Hidalgo, que trata sobre un excenlente cuadro, y llego ahora a Las Meninas, que no se puede calificar, porque no hay bastantes palabras para acabar de definirlo. Nada más del espejo con el retrato de los padres del infortunado Carlos se podría hablar largo rato: qué bien los retrató don Diego.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Pensé que solo eras lector de estas entradas sobre EL HECHIZADO y me he llevabo una grata sorpresa al leer la tuya, me ha encantado.
    Ya tienes a otro seguidor, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un interesante punto de vista de la vida de tan denostado rey.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Una entrada magnífica que resume las razones de la tragedia del personaje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Magnífico post !! soy historiógrafa antropóloga y de verdad que genial!!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Interesante visión de la superstición de la sociedad de la época.

    La influencia de la todopoderosa iglesia se dejaba ver en todo este asunto, cuando realmente era cuestión de endogamia de larga data.

    Saludos
    Gracias por pasarte por mi Chateau

    ResponderEliminar
  13. Un abrazo a todos y me alegro de que os haya gustado, así me libro de las Calabazas de Alberto.

    Ha sido un placer participar en esta iniciativa que me ha obligado a leer y leer para hacer el post, y volver a leer y leer en los rincones de los que han participado para saber cada vez más de este genial personaje D. Carlos II.

    Y por supuesto felicidades a Alberto por la iniciativa y a todos vosotros por participar en ella haciendo historia.

    Un abrazo agradecido por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  14. Senovilla...

    Ciertamente, la dinastía de los Habsburgo da para mucho, y este personaje encierra de por sí argumento para más de una novela. Me recuerda en cierto modo a Felipe II aunque salvando las distancias. Como bien reflejas, fue presa de si mismo y del pensamiento de la sociedad, no solo de España, sino de casi toda Europa. Todo aquello que no se podía explicar con la Ciencia (ya sabemos las limitaciones de la época en algunos aspectos) había que atribuirlo a dos factores: Dios o seres malignos con los que sólo valía amuletos, pócimas y rituales.
    Has dado un enfoque, con lo difícil que es reducir la vida de este personaje a unos cuantos párrafos, tan ilustrativo como informativo.
    Incluso las licencias artísticas de un genio como Velazquez le hacían tener pesadillas...
    Haces bien en puntualizar aquello de "rey monigote" puesto que realmente era así. Su temprana coronación, su formación, y su fealdad (porque no decirlo, también le traumatizaba) hacían de él una persona de fácil manejo.
    Excelente artículo, utilizando Las Meninas como punto de partida y fin.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Félix lo comenté contigo en Twitter y se me olvido darte las gracias aquí.

    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  16. Carlos II fue el producto de enlaces consanguíneos cuya merma física y mental, de generación en generación, fue en aumento.
    Para bien o para mal, no seré quien lo juzgue, terminó con la Casa de Austria y con el prognatismo característico de sus miembros.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Javier, en aquella época de creencias tan extrañas, la situación mental de este hombre tuvo que ser extrema.
    Como todas las dinastías, estas tienen un antes y un después, los finales siempre son tristes.

    Gracias amigo y un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail