Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

2 de noviembre de 2011

Negras Mariposas, Oscuros Recuerdos

Deseos de Rebecca decide invadirme antes de que yo haga mi parada en su rincón, y es que ella sabe que llegaré y comprende que la espera será corta, pero que este rincón no puede estar sin contenido para entretener a los lectores, así que ni corta ni perezosa me envía un artículo para publicar, algo que hago con mucho gusto y tras leerlo, les aseguro que van a quedar encantados, por lo que desde ya les invito a visitar su blog.


Amig@s, si alguna vez han tenido la experiencia de haber vivido en el trópico, y de casualidad haber visto una mariposa de esas impresionantemente gigantescas, sabrán asociarse con esta historia. 

Érase una niña de dos años 
la cual dormía en su hamaca. 
Pero algo extraño la despierta… 
Era el revolotear de una mariposa, 
negra y grande! 

Llena de miedo ante cosa tan negra 
observa la niña la mariposa aletear 
alrededor de ella con sus alas negras volar....

Llama a su madre llorando... 
la cual, en sus tareas del hogar, 
acude a sus gritos espantando 
a la negra mariposa de la habitación. 

La niña suspirando tranquilizada, 
sale de su habitación consolada. 
Pero al salir todavía se encuentra 
con la mariposa reposando de su vuelo cansada,
tranquila, amenazante en esa pared morada ...! 

La niña comienza a llorar de nuevo…
Vuelve corriendo a la habitación.
Teme a la mariposa de negros colores!! 
negra y grande! 

La madre de nuevo, sin comprender la razón aún 
toma su niña en sus brazos protectores. 
Con una sonrisa maternal, 
de buena fe de enseñar, 
la levanta donde la mariposa de una vez, 
y le dice a la niña asustada: 
“Pero si ella no te puede hacer daño, Ves? Ves?" 

La diminuta niña de dos años, 
llorando de miedo y terror, 
con su cara cerca y enfrentada 
a la mariposa que desagradaba 
quería bajar al suelo...
lloraba más y gritaba 
y ahora pedía solo consuelo, 
que la madre no le daba. 

Su carita tan de cerca
a ese animal tan inmenso, ¡ que calamidad….!
Le parecieron esos segundos una eternidad !
Y los brazos de su madre no la dejaban escapar ..! 

Al final cuando la madre la baja 
la niña sale corriendo 
y su corazón temblaba, 
sus manitos sacudiendo, 
todo su cuerpo sollozaba, 
su llanto la respiración ahogaba! 

La madre finalmente decide 
espantar la mariposa, 
la cual volando despacio 
a las afueras se despide. 

La madre sigue sus oficios. 
Calmada la niña, 
sale al patio soleado, 
y ha comenzado a jugar ... 
... y lo ocurrido olvidado?. 

Pasan los años, 
han cambiado muchas cosas 
la niña es una mujer. 

Pero lo puedes creer, 
como son las cosas: 
con horror se estremece 
de negras y grandes mariposas… 
Pues quedan los horrores aún cuando uno crece. 


13 comentarios:

  1. Gracias Rebecca, me ha gustado mucho tu invasión y la confianza que depositas en que pronto estaré en tu rincón con mi viaje peregrino.

    Te dejo un abrazo con beso incluido.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado ,es cierto suele pasar que si de pequeña algo te espanta de mayor te sigue espantando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una dulce invasión querido peregrino. Felicidades y besos para ambos ;)

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches..

    Yo tuve y no el placer de ver una de estas mariposas grandes y negras en Cuba, se llama Tatagua, escribí un artículo sobre ella y sobre su historia... realmente dan miedo...

    http://www.balovega.com/2009/09/el-presagio-de-la-tatagua.html

    Besos y abrazos a ambos dos y bellos sueños

    ResponderEliminar
  5. Los miedos de antaño, son los temores de hogaño. Ay¡ esos traumas infantiles. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Muy buen post. Excelente el relato. Y es cierto: los traumas infantiles nos suelen perseguir aún de adultos...
    Un gusto leerte, Rebecca.
    Cariños para vos y el Peregrino Senovilla.
    Lau.

    ResponderEliminar
  7. excelente post! gracias a Rebecca y a ti...Senovilla.un beso

    ResponderEliminar
  8. La mochila cargada de recuerdos es nuestra compañera de viaje.

    Gran invasión. Un abrazo para los dos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Senovilla y gracias Rebecca por compartir algo tan bonito. La verdad es que algunas sensaciones de la niñez (tanto buenas como malas), siguen perdurando para toda la vida. Me ha gustado mucho. Enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Gracias amigos por vuestros comentarios y un beso muy grande para la invasora de mi rincón.

    ResponderEliminar
  11. hola Senovilla,
    muchas gracias por dejarme participar en tu campagna, y gracias a tod@s l@s que comentaron. Yo suelo seguir aquell@s que me comentan mis posts. Ya lo he hecho con todos los que opinaron acerca de mi poesía. Lamentablemente no lo pude hacer con Laura de Bife, porque su blog está desactivado en su perfil. Pero si alguna vez ella leyese este comentario, me puede escribir o simplemente pudiese activar su blog, y la visitaría también con alegría.

    un fuerte abrazo a ti, Senovilla^^
    un fuerte abrazo a tod@s l@s amig@s de Blogesfera

    ResponderEliminar
  12. Rebecca, gracias a vos y esta es siempre tu casa para lo que quieras, pronto llegaré a la tuya.

    Un abrazo agradecido, con beso incluido.

    ResponderEliminar
  13. Felicidades, explícito cuento y muy veráz.
    La mayoría de esos sinsabores tienen que ver con algo interno de cada uno.
    Vamos a averiguar...



    Un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail