Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

13 de abril de 2010

Cuéntame un Cuento

Cuéntame un cuento me pidieron mis hijos anoche, poniéndome en una situación políticamente peligrosa, pues en mi biblioteca infantil, según alguna Ministra que Igual-Da mencionarla, casi todos nuestros cuentos son machistas o sexistas.

Mi biblioteca está llena de enanitos trabajadores que cantan canciones y prestan gustosos su casa a jóvenes y bellas princesas, también tengo sapos que al ser besados se convierten en príncipes valientes y un lobo muy feroz con pinta de pederasta que un valiente cazador le amarga la existencia.

Volví a repasar todos los títulos de obras universales para niños que quieren aprender simplemente valores morales y educativos, pero no pude encontrar ningún cuento políticamente correcto, pena me da con la gran inversión en cultura que he realizado, tendré que comprar alguna edición especial de cuentos progres para la ciudadanía, sin enanos, sin princesas y sin príncipes valientes y ya puestos sin moral alguna o enseñanza aprovechable.

Al final por ser políticamente correcto y no pecar de sexista o machista como nos podría acusar nuestra ya muy admirada Ministra, les canté una canción y se emocionaron tanto de mi ingenio, que me han propuesto como trovador del reino de las fantasías dónde los cuentos son obras literarias llenas de enseñanzas, llenas de ilusiones y miedos recomendables para niños y niñas que se tendrán que enfrentar a un mundo muy duro dónde los Lobos son auténticos pederastas, los enanitos cobran un subsidio de desempleo porque hace tiempo que hubo un ERE en su mina, las princesas gastan alpargatas por no poder tener zapatos y los príncipes vuelven a sus charcas amargados de la crispación social de sus reinos.


Los enlaces no son un cuento, en ellos encontrarán ustedes algunos blogs que sigo y que me enseñan mucho, otro día les tocará a otros, hoy tenía inspiración y es que Twitter aporta mucho.

11 comentarios:

  1. Eres un crack redactando y enlazando :). Al final, será mejor escoger una canción y contársela en vez de cantársela, no vaya a ser que con el cuento les traumaticemos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja amiga, algo varié la letra pues la memoria ya me comienza a fallar y como me cambien los cuentos, no sé que podré contar a mis nietos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si, si y después de la literatura infantil vendrán los clásicos juveniles prohibiremos Mujercitas, la cabaña del tío Tom y afines Pero seguiremos permitiendo en la tele y en las tiendas productos de tanto de princesas como de jovencitas/os cuyo máximo valor es estar guapas(os), ser el más popular, etc. etc.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah! por lo que veo tú también has leído las declaraciones, Senovilla. Yo, cuando lo leí en la prensa, pensé: esta tipa no ha tenido una infancia normal, si es que la ha tenido. Como puede haber perdido la fantasía y la ilusión y pretende quitársela a los niños. Eso, o es más corta de lo que la imagino, y la imagino más elemental que la guantera de un Seat Panda.

    Por favor, Senovilla, haz el favor de desempolvar los cuentos de tu infancia y léeselos a los peques. Son cuentos, fantasía, imaginación, y en muchos de ellos moralejas muy interesantes.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  5. Es una verdadera idiotez lo que la ministra de IGUAL DÁ quiere hacernos pasar por válido, vamos que se ha pasado por el forro a los Hermanos GRim, por decir alguno autor de cuentos.., y a todos nuestros cuentos de infancia.
    Dentro de poco será delito contar la Caperucita roja aludiendo que se maltrata a los abuelos y a los animales..
    Pero lo que no puedo entender igual es que no soy suficiente inteligente es que la fiesta taurina se considere valor educacional y de trdición..conste que ni estoy a favor ni en contra, tan solo expongo una evidencia .
    El mundo al revés.. eso es lo que hay que ver

    Besos querido amigo

    ResponderEliminar
  6. Pero, ¡qué me estás contando! ¿Que les contaste un cuento y les cantaste una canción? No tardará mucho en aparecer por tu casa un inspector de la SGAE exigiendo las tasas correspondientes, multiplicadas por cada repetición que pueda hacer cualquiera de tus "churumbeles"... Es la España que vivimos, de pandereta ;)

    Excelente post, como siempre, ¡Saludos desde la Luna!

    ResponderEliminar
  7. A este paso van a tener que ser: "Erase una vez, colorín colorado"

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenisimo! Eres genial, me ha encantado.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  9. La cuestión es que los niños de hoy no quieren cuentos ni historias, pasan de las princesas y los reyes y sus conversaciones parecen más de adultos que de niños.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail