Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

2 de julio de 2012

Echar el Muerto

En la Edad Media las leyes eran muy complicadas sobre todo a la hora de aplicarlas y conseguir con ello que hubiera cierta tranquilidad social en aquellos pueblos del norte que comenzaban a prosperar según iba avanzando la Reconquista y cada vez había más población que controlar.

Echar el muerto se convirtió en un acto de picaresca ya que la rigidez de los gobernantes exigían a la población pagar económicamente el agravio ocasionado si no aparecía el culpable, así que nada tan sencillo como echar el muerto o el asesinado a las lindes del pueblo más cercano.

Cuando el castigo es colectivo el pueblo se mantiene unido y echa el muerto al pueblo vecino y esto ocurrió en la Edad Media y se convirtió más adelante en voz populi para designar a aquellos pícaros que siempre echan las culpas a los demás de todo lo malo que ellos hacen.

Hoy el pueblo español hace lo mismo constantemente y echa el muerto de sus actos pasados a todo el que puede, cuando no es a los mercados lo tira cerca de los políticos, o de los banqueros o inclusive a los campeones de la Eurocopa por cobrar unas primas legales que además han generado con sus actos y triunfos unos ingresos impresionantes.

Para salir de esta crisis lo primero que deberíamos reconocer como pueblo que el muerto es de todos, todos somos culpables de la situación en la que nos encontramos y si no partimos de esa base mal vamos, la gravedad del momento requiere que miremos hacia delante sabedores de que hicimos muchas cosas mal en el pasado.

Los políticos tienen su parte de culpa, derechas, izquierdas, nacionalismos y demás gaitas del amplio abanico que unos y otros votamos libremente en las elecciones así que algo de culpa tendremos como para que ellos solitos carguen con todo el muerto.

Los banqueros son esos usureros que inventó el pasado para que el pobre trabajador pudiera pagar a plazos todo aquello que disfrutaban con alegría los ricos, pero a un precio muy alto, tan alto que a día de hoy es mejor echarles todo el muerto a ellos sin tener en consideración que la letra contractual es de obligada lectura para los firmantes y es por tanto injusto que todo el muerto se lo coman ellos.

Los Mercados como es tradicional van a lo suyo en plan tiburón y pensar que ellos son los culpables de que estemos así de jodidos o que serán los salvadores de este país es un cuento que ni los más pequeños se pueden creer, huele a muerto y ha sido en este pueblo, así que asumamos con valentía el reto que tenemos de pagar por ello.

Si algo es deleznable en este pueblo español que presume de inteligencia es la envidia, la rabia del triunfo y la maldad ideológica que tanto destruye en vez de unir, polémica servida con el fútbol y las primas, para ellos el muerto de todo lo que nos está ocurriendo y el mal corazón que tienen todos los futbolistas que han conseguido llevar de nuevo la marca de España por todo el mundo durante unos días de ensueño y han movido la economía hostelera como nadie generando unos ingresos que podrán salvar más de un empleo, pero no es mejor cargar inconscientemente contra ellos ya que no saben ni quieren entender que el mundo funciona así, nos guste o no nos guste.

Estamos en crisis, el muerto ha aparecido en el pueblo español y para salir de esta no queda más que asumir lo ocurrido, aprender de lo vivido, forzar a la justicia para que a tanto y tanto mangante y sinvergüenza lo veamos entre rejas muchos años y luchar juntos por salir de esta, sin culpar al vecino, sin machacar a los futbolistas, funcionarios, banqueros, políticos, etc.

Y sí amigos, el Presidente del hizo bien en representarnos en el partido de fútbol al igual que el Príncipe de Asturias, España necesita esa imagen perdida en el mundo que poco a poco vamos recuperando mientras en foros sociales la critica cada vez es más dura, más deleznable y más incomprensible de aquellos que no sólo echan el muerto a los demás, disfrutan con la situación de crispación constantemente y así nunca saldremos de esta cuando voces incoherentes maldicen a los que ven el fútbol y no se acuerdan del incendio en Valencia, como si el ombligo del mundo fuera siempre lo que ellos desean.




1 comentario:

  1. El artículo es claro en su planteamiento y en su desarrollo. "Aquí huele a muerto", indudablemente. Lo que sí creo que es de justicia reconocer, es que el cadáver apareció en la planta alta y a fuer de ir pasándolo para deshacerse de tan podrido hedor ha llegado al final a la planta baja, que es la que habitamos la gran mayoría de los ciudadanos.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail