Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

19 de marzo de 2012

Curioso Ajedrez

Debió casi con seguridad nacer en la India pero a nuestra península no llegó hasta que fue traído por los musulmanes a partir del año 711 y a partir de esos momentos está vigente en nuestras vidas como forma de juego, deporte, arte y hasta ciencia.

La Edad Media no fue tan oscura como muchas veces pensamos ni estaba llena de bárbaros como se suele afirmar sin conocimiento de causa, en aquellos lejanos tiempos todo simplemente era diferente y el ajedrez curiosamente también.

El tablero marca siempre un campo de batalla en el que dos rivales se enfrentarán abiertamente hasta que uno de ellos sucumba ante el adversario, por ello era un juego apasionante para clérigos y nobles y un poco más adelante para todo el pueblo llano también.

Gracias a las obras escritas por los judíos se difundieron las normas del ajedrez y todas sus reglas en una ardua labor que se preocuparon de hacer llegar a todos los pueblos.

Cabe destacar que la Santa Iglesia llegó a prohibir este juego al pueblo llano, y dirán ustedes que ¿Por qué?, no por nada especial, simplemente que con él se practicaban las apuestas y alguna de aquellas apuestas servía para cambiar la mujer por un jaque-mate. En el año 1.212  en el Concilio de Paris es condenado el juego del ajedrez, aunque esto más que amedrentar a los jugadores hizo el efecto contrario y cada vez más gente se prestaba a jugar.

Curioso Ajedrez que en sus comienzos tenía todas las casillas del tablero del mismo color, eso sí con unas líneas marcadas que las separaba, no veremos las casillas negras y blancas hasta el siglo XIII.

Otra curiosidad es que el libro más antiguo que nos ha llegado de la Edad Media sobre el ajedrez no es otro que El Libro de los Juegos o Libro del Ajedrez, Dados y Tablas que el rey Alfonso X el Sabio posiblemente sea su autor.

A pesar de que el tablero se colocaba como hasta ahora con la casilla blanca en el lado derecho del jugador, los obispos eran los alfiles, el rey como hasta ahora la pieza más importante del juego, pero cabe destacar que la dama tenía un movimiento completamente diferente al actual y no era la pieza tan fuerte, todo lo contrario, era la más débil, además en aquella época aún no existía el enroque.

El Ajedrez está rodeado de misterio y mensajes ocultos tanto en algunas de sus jugadas como en ciertas representaciones expresadas en los códices con personajes reales e históricos.

El Ajedrez está a punto de entrar en nuestras escuelas como una asignatura más y creo que será algo muy positivo en la educación de nuestros hijos, yo personalmente puedo aportar la experiencia de un Parapeques y una Parapecas que saben vivir con intensidad todo lo que este curioso ajedrez les aporta en sus vidas.



9 comentarios:

  1. En casa somos todos un poco aficionados. Ya en algunos colegios se da como actividad extra escolar. Muy bien traído.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. ¡Para los niños es un ejercicio mental de reflexión y análisis que no tiene igual! ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada.Mi paciencia,mi poca,y mi mal perder no me deja jugar a los juegos,a cualquiera,normalmente pierdo en todo y como no me gusta pues no juego a nada,asi no sale este mal caracter mio a la hora de perder.Que conste que se jugar y a un pamplonica que conoci en Caceres le di mas de un disgusto.
    Un abrazo y al chaval se le ve atento,si le ves mover la pierna mucho debajo la mesa cuidadooooo.....

    ResponderEliminar
  4. El ajedrez es un magnífico deporte y una enorme ayuda al intelecto pero aunque me parece estupendo que entre en las escuelas yo agradecería que en ellas entrara algo más de lengua, historia, matemáticas y capacidad de discernimiento.
    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo en el valor educativo del ajedrez, espero que no tarden en implantarlo. He dado talleres a los niños y los he llevado a encuentros con otros niños y me fascina ver como juegan, como respetan y aprenden a pensar, a saber perder, la anticipación...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Te digo, amigo Senovilla, que al ser persona tocada por el mal de la impaciencia, difícilmente pude nunca completar una partida de ajedrez victorioso y con sosiego, aunque nunca me cupo la menor duda de que es alimento sano para la mente y el cuerpo. A ver si en otra vida venidera, me tocan los hados con el don de la paciencia y lo consigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un juego para gente inteligente. Fíjate si lo era su inventor que, según se cuenta, enseñó a jugar a un sultán de la India. Este, agradecido, le preguntó que qué pedía por el juego. Y pidió lo siguiente: un gran de trigo por la primera casilla del tablero, dos por la siguiente, cuatro por la tercera...y así sucesivamente, doblando siempre la cantidad inmediatamente anterior hasta concluir las 64 casillas del tablero. El sultán se rió pensando que con cuatro puñados solucionaba la petición. ¿Has calculado alguna vez el trigo que sale? No había suficiente trigo en toda la región.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Quería decir "Un grano de trigo" no "un gran". Mis disculpas.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por vuestros comentarios y aportes.

    Un abrazo siempre agradecido.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail