Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

10 de diciembre de 2013

Amansar el Alma

Es complicada la vida con ese día a día en que lo cotidiano parece convertirse en efímero y lo grave queda en una constante incierta de futuros algo apocalípticos, pero no queda más remedio para el ciudadano que amansar su alma y seguir poco a poco superando el reto de sobrevivir a estos tiempos que corren, tediosos y horribles sin duda alguna para los que lo pasan mal.

No hay soluciones fáciles ni dignas de mencionar ya que no está en manos de los que aún a esos extremos no hemos llegado pero el dolor empático que causa en nuestro ser el mal que viven los demás nos cambia el carácter y la forma en que vemos pasar los días por lo que necesitamos amansar nuestro alma.

Creo que al igual que nuestras células van muriendo y renovándose por otras de nueva creación, cada cierto tiempo también todos nosotros cambiamos un poco, a veces sumidos en un halo de alegría que muchos llaman felicidad y otras veces inmersos en un infierno de sentimientos encontrados que muchos definen como tristeza. Y es que puede que lo exterior afecte positivamente o negativamente en todos nosotros de una manera tan certera que funcionamos al son de las noticias de un telediario, por ello que necesitamos amansar nuestra alma.


Llega la navidad, ya se encargan de iluminar las fachadas de la ciudad para que los que pueden aún soñemos con la paz de unas fechas entrañables, pero para los que no pueden esto les recuerdan aquellos años no tan lejanos en los que aún el mundo laboral les ofrecía una salida digna para vivir honestamente.

Hablan de que se espera un aumento del consumo para solventar las carencias del año pasado y por otro lado nos anuncian con alevosía y premeditación que nos subirán para comenzar con alegría el año nuevo la luz y seguramente todo lo demás, es necesario amansar el alma para no decir una atrocidad.

Un párrafo leído me llevó a una búsqueda y esa búsqueda a un vídeo que hoy comparto con ustedes:


Hacen falta hombres y mujeres dispuestos a cambiar el mundo en el que vivimos, mejorar el entorno en el que convivimos y sobretodo tener manso el espíritu para sobrellevar las consecuencias de todas nuestras acciones, las buenas y las malas, llega la Navidad y no queda otra que calmar la crispación y esperar que los cambios avecinen nuevos tiempos, nuevas ilusiones.

Mientras esto sucede y navegamos en paz con nosotros mismos nos refugiamos en la historia, en tiempos vividos por los demás, en apasionante récord para recordar y además concursos en los que os animo a todos a participar si tienen una cámara de fotos, así nuestro alma se amansa ante el susurro que producen los telediarios y que ya es mejor no prestarles atención.

12 comentarios:

  1. Senovilla,
    Me gustaría creer que soy un superhéroe, que puedo ser uno de esos hombres que pueden cambiar eml mundo, la injusticia, el hambre, la desigualdad... No, no lo soy, la sociedad me ha ido domando desde que nací, como se doma a un caballo, enseñándome que mi cosmovisión de cuanto me rodea se limita al ámbito local. Cuando le doy una moneda a un mendigo en la calle creo que sólo lo hago porque "ese podría ser yo" pero lo cierto es que no soy un activista de hecho. Sí, soy más consciente de lo mucho que se sufre que cuando tenía 20 años... o 30.,, algo hemos mejorado, pero me sigo quedando corto.
    Hace poco tuve la ocasión de debatir con un reputado biólogo español sobre sí seríamos capaz de llegar a otros planetas, a otras galaxias. Ambos estabamos de acuerdo en que somos capaces de alcanzar a crear la tecnología que lo permita, pero yo, amigo Senovilla, sostenía que con el poder autodestructivo que estamos alcanzando y, sobre todo, que la Historia se repite (las civilizaciones se extinguen) no llegaríamos a lograrlo. Él rebatió mi postura haciendo un canto a esas virtudes que atesoramos y que salen a relucir de vez en cuando: el amor, el perdón, la bondad... Tenía razón, nuestra alma nos salvará...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Felix a muchos su alma les para de hacer barbaridades, de ahí que se está sobre llevando bastante bien todo lo que acontece y no hay héroes en la calle, simplemente buena voluntad de muchos y paciencia para otros muchos.

      Un abrazo amigo

      Eliminar
  2. Esta navidad será muy buena para los que se han aprovechado de la crisis, regular tirando a normal para muchos afortunados entre los que me encuentro por tener trabajo o cobrar una pensión, mala y hasta horrible para los que lo están pasando muy duro, los que han perdido su empleo o su casa. Lo que me extraña es que esto no haya estallado ya por alguna parte. Este sistema no es sostenible. La mierda salpica a todas las instituciones, desde la monarquía hasta los sindicatos, pasando por la judicatura, la política, las organizaciones empresariales, la banca... No sé a dónde vamos a llegar así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que se aprovechan de la crisis amigo tienen todo el año bueno ;-)). El sistema ha sido destruido y a base de parches corremos el riesgo de que finalice en cualquier momento.
      Un abrazo amigo

      Eliminar
  3. Este año mi carta a los reyes va bastante repleta : Que les devuelvan el dinero a los estafados con las preferentes, que los corruptos pisen la cárcel y devuelvan el dinero defraudado, que los inútiles y los vividores abandonen la política, que en el parlamento se debatan ideas serias y no continuemos con el "vosotros mas", y un largo etcetera.

    Pero me temo que va a suceder lo mismo que con el scalextric, cuarenta años pidiéndolo y no hay manera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo esas opiniones. Hazme una fotocopia de la carta, que también voy a pedir eso a los Reyes (a los Magos, claro)
      Saludos.

      Eliminar
    2. Rodericus creo que en esa carta firmamos todos pero hacen oídos sordos ya que los reyes magos como los políticos tienen los cargos asegurados, unos por la ilusión heredara y otros por el poder adquirido.

      Un abrazo amigo

      Eliminar
    3. Cayetano haremos copia para Papá Noël también y para Santa y para los que hagan falta...el problema es que no la van a leer...

      Un abrazo amgio

      Eliminar
  4. Yo diría, amigo Senovilla, que más que amansar el alma hay que hacer que vuelva a brotar de entre la hierba seca. Vivimos en medio de la impostura y la desvergüenza. Nos acribillan por doquier seres que sin un atisbo de humanidad hacen que la gente vuelva a las cloacas de hace decenios. Y todo ello, esta destrucción inmisericorde de la clase media, la están montando con el beneplácito de los que sufren, que aun viendo como les quitan de entre los dedos lo que creían indestructible se quedan con cara de tontos viendo como le arrasan el "sembrao" sin hacer absolutamente nada. Entre el asco y la indignación me siento como un pelele en manos de estos señoritos a la antigua que, por fin sin máscaras, han mostrado su verdadera faz devolviendonos a la puñetera miseria que es de donde les jodía que hubiésemos salido. Y a tragar, hasta que se nos infle algo. Un saludo amigo ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauro pues haber si resucitan nuestras almas que falta nos hacen. Un abrazo querido amigo porque tú nos muestras siempre tu entereza ante toda esta situación.

      Eliminar
  5. Amansar el alma ante momentos y situaciones complicadas, más que necesario como indicas. Coincido también con el comentario de Mauro. Sólo si conseguimos hacer brotar a nuestra alma y si nos uniéramos ante la desvergüenza podríamos conseguir cambiar las cosas... el 15-M tuvo que "acojonar" a más de uno en sus inicios puesto que hacía temblar los cimientos del "amase" del "llevárselo en crudo" de unas cuantas familias que casi siempre han estado ahí arriba. Hay que amansar el alma para darnos cuenta que sin riquezas es cuando asoman las personas. Un abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail