Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

19 de agosto de 2014

Navarra, el Champán y la conquista de Jerusalén

Si el Champán no es nada sin la uva denominada Chardonnay hemos de buscar a quién y como se le ocurrió introducirla en el lugar más famoso del mundo por su excelentes caldos y resulta que fue un gran conocido de Navarra, ni más ni menos que el sucesor de Sancho VII el Fuerte.

Comenzamos como siempre con que corría el año 1234 y el rey de Navarra Sancho el Fuerte es enterrado en Roncesvalles tras su traslado desde Tudela, el pueblo necesitaba un nuevo rey, pero como todos saben este rey no dejó descendencia apropiada para el trono pues los bastardos nunca podrían reinar.


Los nobles navarros tras muchas cábalas y tomando una decisión importante decidieron que Teobaldo  sería el nuevo rey foral, así que con la edad de 33 años el Conde de Champaña recibía el trono de Navarra pasando a la historia de nuestros reyes como Teobaldo I.

Curiosamente es la primera entrada en España de la familia tan conocida por todos ustedes, los Borbón, ya que este hombre estaba casado con Margarita de Borbón y esta familia dará mucho que hablar en el transcurso de la historia de España.

Teobaldo, un francés recién llegado a una corte que simplemente le reconocía como sobrino de Sancho pero era la única solución para la independencia de los demás reinos cristianos, fue un buen rey para los navarros; hombre de mucho poder ya que el condado de Champaña era especialmente rico por el gran transito de comercio y divisas que allí se producían.


Y no lo hizo nada mal ya que aplicó una política coherente con la época, pactó tratos de paz con los castellanos y aragoneses, y hasta con los ingleses que sin duda alguna favoreció el progreso de aquella Navarra en tiempos tan revueltos.

Pronto se hizo muy popular en aquellos tiempos por ser un poeta empedernido y tan enamorado que sus poemas daban pie a ser interpretados con música incluida, se ganó el apodo del El Trovador con piezas que aún hoy en día son recuperadas: Amours me fait comencier, Phelipe, Phelipe, je bous demand, Dame.

Aquí en Navarra dejó algo tan importante como "los derechos y libertades", el nuevo Fuero de Navarra en el que se fusionaban las tradicionales y nuevas normas, ardua labor que ha llegado vigente  con ciertas reformas a nuestros días y que tuvo gran valor en aquella época pues todos quedaron contentos, los tradicionales y los reformistas.

Y también es conocida su famoso enemistad con el Obispo de Pamplona que casi le llevó a ser excomulgado, pero sus buenas relaciones con el Papa le vinieron de perlas ya que este dictó para calmar cualquier mal entendido que el único que puede excomulgar a un rey es el Papa.

Pero aquí hoy íbamos a hablar del Champán y las uvas Chardonnay, así que ya puestos en calor histórico prosigamos con la búsqueda, resulta que como todo rey que se precie de aquella época Teobaldo participó en las Cruzadas y aunque sus batallas se cuentan como derrotas, gracias a su inteligencia, observación y audacia consiguió Jerusalén, Belén y Nazaret pues percibió que era fácil enfrentar a las facciones musulmanas entre ellas y un buen pacto con los egipcios le permitió llegar con honores a Navarra. 


A su regreso, por el camino disfrutó de un fruto muy familiar en su condado, la uva, pero esta tenía un sabor especial y tan agradablemente dulce que mandó llevarse unas cuantas cepas y las dejó allá en su querida Champaña para que fueran cultivadas, y alguna también cayó por estas tierras...


Curiosamente el componente más esencial del Champán que fue inventado unos cuantos siglos más tarde, es aquella uva que trajo Teobaldo el Trovador después de las Cruzadas.

A su muerte fue enterrado en la Catedral de Pamplona y hoy en día muy pocos son capaces de recordar que era un gran poeta, buen político en la guerra y que llevó muy alto el reino de Navarra con una salida al mar por Guipúzcoa, pero si de eso no se acuerda casi nadie, que les voy a decir de esos logros en Jerusalén, Belén y Nazaret....y no digamos nada sobre la uva de chardonnay y es que amigos la historia es muy curiosa cuando se tira del hilo.

10 comentarios:

  1. Fíjate, quién lo iba a decir, lo de la uva, claro. Luego fueron los catalanes los que aprovecharon el tirón con su "cava".
    Por cierto, conozco Roncesvalles y es un sitio precioso. Hasta el osario tiene su aquel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayetano son curiosidades muy curiosas,ja,ja,ja que hacen de la historia toda una aventura.
      Sí, Roncesvalles es un lugar muy peculiar y con un encanto muy especial.
      Un abrazo amigo

      Eliminar
  2. Que maravilloso post. Una lección de historia:-) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Katy, da gusto ir tirando del hilo de algo leído y encontrar vidas tan amenas como la que hoy he traído.
      Un abrazo y besos

      Eliminar
  3. La hisstória nos dice que muchos acontecimientos se hubiecen olvidados si no se anotaron

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí Juan que es importante escuchar siempre a nuestros mayores, son la mejor fuente de información histórica con anécdotas que ni salen en los libros.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. La historia de Navarra es una caja de sorpresas. Un artículo de lujo querido amigo Senovilla. Voy a tomarme una copita a tu salud
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una copa con burbujas históricas amigo Felix, brindo con vos.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  5. Muy interesante, se recuerda más reyes por sucesos anecdóticos que por ser buenos gobernantes. Buen retrato del rey navarro Teobaldo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Valverdedelucerna, esto de recordar a los reyes por sus anécdotas está genial siempre que las mismas fueran "buenas", ja,ja,ja. Un abrazo amigo

      Eliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail