Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

24 de junio de 2013

Cada uno cuenta la Feria como le va en ella

Todos y cada uno de nosotros contamos a los demás nuestra verdad y esta no tiene porque coincidir nunca con la realidad de los demás por ello que siempre hemos de recordar aquel famoso refrán que dice que cada uno cuenta la Feria tal y como le va en ella.

A tenor de lo dicho me he acordado de un relato de humor que hoy comparto con vosotros ya que aún no ha llegado el verano a Pamplona y lo peor de todo es que casi ya no le esperamos.

Estaban dos mujeres tomando café y contándose sus secretitos, una le decía:

Mi marido ayer llegó del trabajo, cenó en cinco minutos, mantuvimos relaciones sexuales que duraron otros cinco minutos y después al minuto estaba ya dormido y lo que es peor roncando.

Pues el mío se comportó de forma fantástica, llegó a casa del trabajo y me llevó a cenar a un restaurante, después caminamos bajo la luz de una luna fantástica y muy romántica así que volvimos a casa y tras una hora de juegos amorosos a la luz de las velas tuvimos sexo del bueno durante más de una hora y después una conversación que se alargó hasta altas horas de la madrugada.

Mientras en otro bar los dos maridos estaban tomando café y uno le dice al otro, ¿tú que tal ayer?

Pues muy bien, llegué a casa y como la cena estaba puesta en la mesa cenamos rápido y fui con mi mujer a la cama y tuvimos sexo, después me quedé dormido como una piedra y hoy me he levantado con un ánimo estupendo. ¿Y tú que tal?

Fatal amigo, ayer cuando terminé el trabajo llegué a casa muy cansado y resulta que no había luz en casa así que mi mujer no había podido hacer la cena y la tuve que llevar a un restaurante dónde la comida no era muy buena y encima carísima la factura, tan cara que me quedé sin dinero para volver en taxis a casa así que tuvimos que regresar dando un eterno paseo.

Al llegar a casa aún no había regresado la luz así que tuve que subir al trastero para poner velas en casa, estaba ya con tanto estrés y cansancio acumulado que tardé una hora en estar a punto para hacer sexo con mi mujer y casi otra hora para llegar al orgasmo... Como acabamos muy tarde y la cena me daba aún vueltas en el estómago estaba desvelado y tuve que aguantar a mi mujer hasta las tantas de la madrugada hablando y hablando sin parar.

Así que no pregunten a los demás si quieren saber la verdad, la única verdad que cuenta es la que ustedes viven, por eso que cada uno cuenta la feria como le va en ella.


Y es que amigos nunca nada es lo que parece y todo lo que se parezca puede ser realidad.

1 comentario:

  1. Que verdad más grande :) y no hablemos de los que cuentan la feria de otro sin haber estado en ella... No se puede ir, prejuzgando tanto por la vida. .

    un saludo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail