Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

6 de junio de 2012

Cerezas, coge unas para el Camino

Me decía frente a un vaso de vino un gallego afincado en estas tierras de Navarra desde hace más de cincuenta años ¡Qué mal está España!, menos mal que ya estoy jubilado porque comencé a trabajar desde que tenía 16 años.

Bueno, tan mal no está, le dije yo y me contestó: Ya, ha estado mucho peor cuando yo era niño, pero la diferencia es que aunque pasábamos muchas penurias y la ropa pasaba de hermano a hermano y de éste a otro hermano, hambre no hemos pasado y trabajo sí, había mucho trabajo o te marchabas a la capital saliendo del pueblo o te quedabas en la tierra haciendo las labores que nos daban de comer.

Toma otro vino muchacho me decía y otro vino me echó en un vaso de barro, este vino debe ser muy bueno afirmó, me lo ha traído un amigo que se llevó unos espárragos trigueros que hace unos días cogí en el monte, sí que es bueno este vino le dije tras un pequeño trago y dejando mi imaginación correr en como había convertido aquel placer de buscar en la tierra esos espárragos y la forma en que esta recompensa procedente de buen caldo estaba paladeando.

¡Qué mal está España! volvió a decir, mis hijos casi no vienen por la huerta, tengo nietos que deben ir al colegio y esto les pilla cerca pero lejos a la vez, nunca van a saber que el campo es la alegría de esta vida y que todos sus caprichos de mercado los tienen aquí siempre, a mano.

Ya amigo, eso nos pasa a todos, la vida es así. No, dijo él con una voz que me asustó y tuve que dar otro trago de vino, no, la vida la hacemos nosotros así, mira me dijo ya con voz más pausada, ves aquel árbol eso es un higuera y ves esa mata eso es una tomatera, fíjate ahí eso son calabacines, pimientos, patatas, cebollas. Me da pena que mis nietos al no venir al campo nunca conozcan como nacen todos estos productos y las plantas que los dan, recuerdo de pequeño que todos los niños sabíamos en el campo que era cada planta y que frutos daba cada árbol.

Bueno, le dije, si es por ello, sí que España va mal, pensé que me lo decías por la crisis que estamos viviendo y la cantidad de gente que está en el paro. Sí, me dijo moviendo la cabeza, debe haber mucha crisis de esa, yo no tengo tele aquí, alguna vez oigo la radio pero prefiero el sonido de los pájaros y de esas abejas que zumban en los rosales.

Mira Jose, la gente ya no viene al campo ni a por caracoles que los compra en el mercado a 12 € el kilo y si me acompañas te enseño unos cerezos y te cuento que hace ya unos años dejé de llevar cerezas a la frutería que además de pagármelas muy mal (a 1 € el Kg) el cabrito las vendía a 3,90 € y quería que le pusiera siempre las más bonitas que las otras decía que para mí.

Jose, hoy se venden las marcas de origen y la gente paga por ello, ya sabes que aquí en Navarra son famosas las cerezas de Echauri y las de Milagro pero el beneficio se lo quedan otros por eso yo lo que cultivo me lo como o lo regalo.

Bueno pero lo bonito es cultivarlo y si te gusta esto del campo, amigo, lo importante es que disfrutes de ello. Sí, pero ¡Qué mal está España! insistía, han acabado con el campo, han hecho todos un buen negocio con las subvenciones y luego han marcado los precios que les ha convenido y a nosotros nos han dejado fuera, José hemos vuelto los pequeños, los de siempre al trueque y hambre te aseguro que nunca vamos a pasar, pero cuando en el campo ya no quedemos ninguno España estará realmente mal.

En fin amigo el almuerzo y el vino han estado estupendos, he de marchar, esas fotos que me has pedido que haga te las dejo en este CD para que las veas en casa tranquilamente.

Gracias Jose, pero antes: Cerezas, coge unas para el camino. Y así mientras le hacía algunas fotos a tan precioso lugar, como quién dice en una bolsa que llevaba, algo así como medio kilo había cogido, pero este amigo gallego de nacimiento y navarro de corazón se acercó con un cubo que en mi coche metió.

Al llegar a casa mi mujer se sorprendió, me contó el precio al que estaban en el mercado y que había en el cubo más de 8 kilos de tan especial majar que disfrutaremos de él esta semana, así que me senté frente a esta página en blanco que siempre aparece en este rincón cuando quiero escribir un post y me dije que voy a compartir la experiencia con mis amigos, así que virtualmente coge unas cerezas para el camino querido lector y no veas tantos problemas en los bancos, la solución a esta crisis está muchas veces en otros lados.


Por cierto que a mi amigo le llevaré buen vino el próximo día que le vea y un buen abrazo por esas flores que me preparó para regalar a mi mujer.

Así que dedicado hoy a la gente de campo, gente de verdad que nos tiene aún mucho que enseñar a todos.



8 comentarios:

  1. Se te agradece la invitacion a cerezas pero no soy de fruta,lo poco que me como tiene que estar muy,pero que muy dulce.Tiene razon el señor en todo lo que dice la gente no sabe de donde viene la fruta,ni la leche ni nada.Vas al supermercado y santas pascuas.
    Y mira lo que te digo: cuando era crio un dia me pillaron robando manzanas,unas manzanas verdes y acidas como la madre que las pario.Mi padre me monto la de dios porque decia que no tenia necesidad de robar manzanas porque si queria manzanas el me las compraba y no entendia que comiera esas manzanas si en casa si no estaba muy dulce la fruta no la comia.Ya ves sabian mejor cojidas del arbol y robadas que pagadas y dulces.
    Este pais va mal y cuando acaben con el campo pagaremos la fruta y todo a precio de oro,no la los productores si no a los intermediarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre se puede preparar un pastel de cerezas o una mermelada para los golosos, ja,aja,ja.

    Un abrazo Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Sabios estos mayores nuestros...
    Tiene toda la razón cuando dice que todo esto nos lo hemos buscado, nosotros somos los que decidimos el cómo y el cuándo aunque sea pa'mal... y es que tenemos lo que queremos ;)
    Gracias por esas cerezas amigo, pero me espero al caldo, jeje...
    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  4. Humildad y sapiencia a raudales es lo que esta gente tiene y ademas ofrece sin intereses, y como tu bien dices, mucho nos pueden enseñar y quizás otro gallo nos cantaría...
    Ahh por cierto las cerezas buenísimas, un placer... Corresponderlo con un buen vino que seguro se merece.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Querido Tapicero, yo creo que sí que tenemos lo que merecemos ya que hemos olvidado que sin un buen tejido en el campo tampoco vamos a avanzar nunca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Aprender de la gente que vive en el campo es importante amigo ElperroVerde, ellos dominan la ciencia de la naturaleza y es asombroso todo lo que nos da el campo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La tierra está ahí para el que quiera descubrirla, que frutas y flores tiene tu amigo! Nada como comer lo recién cosechado, unas patatas, unos grelos....ayayay

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail