Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

27 de febrero de 2010

Carteros Españoles

Las nuevas tecnologías y medios de comunicación han desplazado al olvido a nuestros queridos carteros, gente que siempre fue muy querida y esperada, solían ser portadores de buenas noticas.

Hoy han quedado relegados a traernos al buzón spam de grandes almacenes o las temidas facturas mensuales, las cartas, esas cartas que hace años disfrutábamos al recibirlas han quedado ya obsoletas y fuera de uso.

Lo cierto es que muchos que superamos la barrera de los 40 las echamos de menos, tanto recibirlas como escribirlas, pero hay que adaptarse y estar al día con las ventajas que nos ofrecen otros sistemas de comunicación, más rápidos, más eficaces, pero por desgracia menos interesantes.

Un homenaje a esos Carteros Españoles que llegaban a conocer a todos los componentes de una familia, que conseguían localizarnos a toda costa para hacernos llegar esa misiva tan deseada.



Los tiempos cambian, pero algunos nunca olvidaremos su inestimable trabajo y buen hacer, sobre todo cuándo su labor se la pusimos tan difícil, pero la cumplieron y doy fe de ello.

12 comentarios:

  1. Vaya un documento gráfico de buen valor. Mi abuelo después de emigrar seguía sabiendo de su pueblo gracias al cartero, que le escribía contándole cómo iba por allí. Casualidades de la vida, un montón de años después en uno de mis viajes a de donde él procedía me encontré en un restaurante con una camarera que era sobrina de aquel hombre y que había oído hablar de mi abuelo como yo de su tío.
    Este tema me recuerda al de los paquetes. Ya no se ven apenas paquetes en los envíos como los de antes. Ahora mucho paquete ya diseñado que te venden en Correos, pero de vez en cuando hay quien me sorprende enviándome alguno construido con trozos del que yo le haya enviado previamente o de alguna caja de cualquier cosa :)

    Me despido ya Senovilla, que va a parecer esto de los comentarios un microbloggin de esos jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Entrañable, ojalá no desparezca nunca esta profesión.
    Un abrazo senovilla

    ResponderEliminar
  3. Y no manda un condenado sello de propina, ja, ja.

    ResponderEliminar
  4. Hola Senovilla...

    Me uno a este magnifico homenaje a los carteros, y ojalá no desaparezcan, ya hay mucha gente en el paro..

    Gracias por tus palabras en casa, es un gusto venir a verte siempre que puedo, ahora estoy a full en el trabajo, espero que pronto todo esto se solucione.

    Un saludote de buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo al cartero de mi pueblo, un hombre que nos conocía a todos y era muy popular ya que te traía notícias de tus seres queridos que vivían lejos, por que antes todos escribíamos para comunicarnos y aunque era más lento yo sabía más de los míos que ahora ,que solo tengo que coger el teléfono y marcar, además por carta expresabas más tus sentimientos, ahora ya no escribo cartas, bueno casi, por que acabo de escribirte una y no teniendo más que contarte,aquí me despido.
    Atentamente,
    Erika.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bueno! Es como las cartas en Navidad a Papá Noel, que realmente las mandan a no sé donde en la Laponia. :)

    ResponderEliminar
  7. Hola Primo.
    Sin duda alguna es un buen homenaje a los carteros, aquellos hombres y mujeres que durante tantos años nos hacían esbozar una sonrisa cuando recibíamos una carta que esperábamos ansiosamente y que como niños rompíamos el sobre para ver su contenido, como los niños al desempaquetar los regalos de Reyes. Aquellas personas que conocían a todos los de los
    pueblos donde repartían diariamente la correspondencia...
    Ahora las únicas cartas que recibimos, y que no nos gustan recibir son cartas del banco, del juzgado...y cuando vemos aparecer al cartero se convierte en todo lo contrario que por aquellos entonces...no lo queremos ni ver.
    Hoy en día, en que ya hemos perdido ese contacto un tanto personalizado en el que veíamos cómo escribía la persona con la que nos comunicábamos, que con nuestra pluma o bolígrafo nos poníamos a responder de inmediato...todo aquello ya se ha perdido. Ahora todas las comunicaciones se han convertido en un tanto impersonales, un tanto frías. Todo a través de email, de sms, de facebook, de twenti....
    Por eso, felicidades y agradecimiento a ese colectivo de trabajadores que son los carteros, y para ti, y todos tus fieles seguidores, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jooo que recuerdos!!! Ya lo creo que nos encontraban y se sabian nombres y apellidos de todo el mundo, ahora deja mucho que desear ese servicio, no se complican la vida, llaman al timbre, les abres y cuando bajas ves que te han dejado un aviso para que vayas a correos a recojer algo, uffff eso me mata!!!

    Besitosssssssss

    ResponderEliminar
  9. Hola, el día 23 de febrero ppdo, comencé la aventura de publicar un blog en el que recogeré los relatos que me provoquen el deseo de compartirlo con mis amigos.
    He leído tu relato y me ha impactado, lo voy a poner en mi blog, al que desde aquí te invito a entrar y /o participar, si es tu deseo.
    Será un placer tenerte en el blog en esta y otras ocasiones. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Esta semana recibí una carta de mi madre, afortunadamente ella no usa internet y me da esos regalos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por pasarte por el blog, allí te esperamos para cuando quieras, tenemos cafe para los amigos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, con todos esos datos es imposible no encontrar al destinatario.

    Debo de ser de las pocas personas que todavía escribe cartas de vez en cuando. Y guardo todas las que he recibido a lo largo de mis años.

    Figura entrañable la del cartero. En mi pueblo todavía reparte el correo en bicicleta.

    Besucos Senovilla.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail