Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

24 de marzo de 2014

Más sabe el Diablo por viejo que por Diablo

Me encantan los refranes ya que nos dejan un saber cultural que hemos heredado generación tras generación de lo vivido y acontecido por nuestros mayores y que sin lugar a ninguna duda nos sirve a todos nosotros para seguir transmitiéndolos a nuestros menores.

Efectivamente que algunos de estos refranes para muchos no tienen mucho sentido en este siglo XXI cuando los jóvenes creen que lo saben todo y comienzan a prescindir de los consejos y refranes de los más mayores; no amigos, culturalmente puede que estén mejor preparados en esa Universidad de ciencia en la que el poder de la comunicación y el saber les hace estar muy preparados para todo, pero lo que es la Vida son palabras mayores y la experiencia es un grado poco rebatible.

Una posible anécdota en una jornada cualquiera enseña que con frustración y algo de dolor se aprende de una situación, de un error, de un aprendizaje y esto nos da experiencia y nos hará estar siempre prevenidos ante situaciones similares que se nos presentaran una y otra vez en nuestras vidas, quizá volvamos a caer y tengamos que volver a aprender para seguir superando todo aquello que sí podemos evitar.

Al final con la edad uno acaba siendo como el Diablo, que sabe más por lo vivido que por cualquier diploma que muestre su saber, es complicado aprender pero con ello obtenemos experiencias que serán valederas para salir airosos en esta carrera que no termina hasta la muerte y se llama simplemente Vida.

Cuando uno cae, puede llorar, puede arrepentirse, puede lamentarse...pero pasado ese trance puede y debe levantarse, seguir adelante y sacar siempre lo positivo de todo aquello malo que le ha ocurrido.

Si esto último se cumple hablando de menores un servidor se siente orgulloso de que se están forjando a hombres y mujeres que el día de mañana estarán solos ante la Vida, pero con la confianza de que han tendido la suficiente experiencia para ser capaces de superar cualquier trance, por muy duro que este sea.



Va por ti querido amigo ;-)) y estoy orgulloso de que tardases unos largos minutos en levantarte y volver a sonreír.



6 comentarios:

  1. Es uno de mis refranes favoritos. Y además encierra mucha verdad dentro. Lástima que la experiencia de uno no la aprovechen otros en su beneficio. Ya sabemos que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Cayetano, tropezar es sencillo y a muy doloroso por ello me quedo con la mejor lección humana y es la de aprender a levantarse y ver la vida con esa experiencia vivida.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Decía un tal Quintanilla catedrático de lógica, filosofía y de me da igual qué más... que en eso del conocimiento hay dos partes que son necesarias, la teoría y la práctica (o experiencia) que pueden existir por separado pero que entonces el conocimiento no es pleno. Pues si sólo hay teoría o si sólo hay experiencia el conocimiento no deja de estar cojo en uno u otro sentido. Uno empieza tratando de conocer y conocer y aprender y conocer... hasta que se da cuenta que sin vivir ni experimentar no se llega a conocer. Y que conocer por conocer puede hacerlo un libro sólo pero el disfrutar aprendiendo. Sufrir y apretar los dientes para hacer cayo, superar obstáculos y problemas aparente e inicialmente insalvables, transmitir valores, aprender enseñando son placeres mayores que simplemente adquirir conocimiento. Vivir es mucho más que abrir los ojos cada día.

    ResponderEliminar
  4. Chema lo comparto plenamente y es que Vivir es eso, abrir bien ojos cada día.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Senovilla,
    Nuestra educación, nuestra cultura, en mayor o menor medida nos ayudan a forjar un edificio más robusto, más a prueba de terremotos. Pero ese labriego entrado en años que apenas cogió un libro en su vida, sabe, por la experiencia, que cuando los animales corren y el silencio se apodera del bosque se aproxima un seísmo, ya los ha sufrido antes... La combinación de ambos factores nos aproxima un poco más a la plenitud, aunque el labriego siempre será más feliz puesto que a fuerza de aprender y leer siempre nos daremos cuenta de que "solo sabemos que no sabemos nada"...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  6. Felix todo lo que dices es sabiduría y así es amigo, no sabemos nada pero gato escamado no vuelve al agua ;-))

    Un abrazo

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail