Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

15 de noviembre de 2013

El honor de los Ciudadanos

¿Dónde quedaron aquellos hombres y mujeres que hacían política?



Sí, se han perdido aquellos hombres y mujeres que se enorgullecían de ser españoles y pertenecer a un gran país, distinto y diferente hasta en la forma de hacer la siesta o trasnochar.

Sí, aquellos que ni por asomo se les pasaría por la cabeza traicionar a su patria a su tierra que les vio nacer, les dio trabajo y les dio de comer, lo que les permitió vivir con dignidad y cabeza siempre bien alta hasta en momentos de adversidad.

No encuentro ya a aquellos hombres y mujeres que en defensa de España estaban dispuestos a darlo todo, hasta la última gota de su sangre, que razonaban con sensatez y actuaban con elocuencia.

No aparece ya ningún hombre o mujer que se sienta orgulloso de la bandera e himno que nos representa, ya casi ni recuerdan el origen de nuestro idioma castellano que es tan internacional como el propio inglés.

Esos que ya no saben defender ni tan siquiera su propia honra a pesar de pertenecer a la realeza de esta Nación, esos que han olvidado premiar los sacrificios de los más débiles a veces alimentados por el aire de la solidaridad de gentes con mucho corazón y pocos recursos, no los encuentro queridos lectores.

Viva España quedó en una canción de mi querido Manolo Escobar, hoy ninguno de ellos se atreve a decir semejante grito en alto por ser traidores absolutos a su servicio y a su país.

Todos los españoles sabemos bien dónde han quedado ESOS MISEROS POLÍTICOS que fueron cobardes a la hora de legislar y unos cretinos a la hora de expropiar y hundir al ciudadano, que fueron y muchos aún lo son ladrones de guante blanco que roban a un pueblo que pasa miserias y paga las consecuencias de su eterna y desleal forma de Gobernar.

¿Dónde están esos hombres y mujeres, políticos que hacen historia?, seguramente están escondidos bajo las sombras de los que aún ven en el ciudadano una forma de fácil de explotación, desaparecidos ante los mediocres que por cada voto obtenido han contado una mentira y una falsa promesa.

Ser desleal a un país por parte de esos de cobardes políticos han conseguido que ya nunca más tengan el respeto de los que aún aman España, no han sido valientes y son derrotados continuamente por ese miedo imperante a todo lo que pueden perder en sus privilegios y además no aman España y sus ciudadanos realmente no les importan nada.

No hay excusa posible para ninguno, unos gobernaron antes, otros después y todos ellos en su conjunto han decepcionado con sus ideologías de pacotilla a los humildes ciudadanos que tan sólo quieren ser lo que son, trabajar y vivir con dignidad en convivencia.

No tienen perdón ninguno de ellos por hacer que la justicia en este país sea la pantomima más lamentable nunca vista desde los tiempos fenicios, cobardes ante la Corona Real y embusteros ante los que han perdido un ser querido como víctimas de la lacra terrorista que ciertamente nunca supieron resolver y mucho menos la disolverán con la dignidad que requiere un país que marcado por la historia que siempre fue respetado y admirado por el honor de sus ciudadanos.

La crisis dicen que lo está tapando todo, pero los que no defienden España legislando con leyes útiles y dedican su tiempo y mandatos a agravar la vida del ciudadano, no sólo han destrozado la convivencia, se han quedado tan a gusto que serán capaces de hacernos olvidar a todos los que aquí convivimos que somos españoles.

Sí, somos españoles...y eso a pesar de nuestros políticos, somos gente de honor y honestidad, gente solidaria acostumbrada a la convivencia y por desgracia abandonados a nuestra suerte sin identidad como Nación. Pena de país.


12 comentarios:

  1. Seguiremos siendo españoles a pesar de ellos, no nos quitarán ese derecho que heredamos de nuestros antepasados.Ellos son algo que nos a sido impuesto, nosotros no los elegimos, porque no nos dan esa opción. Visto lo visto, creo que no le importamos nada, están mas preocupados por otras cosas. Pero por mas que se empeñen en querer convencernos de lo poco que somos o le importamos, nosotros sabemos lo que valemos, solo hay que ver a nuestros deportistas,los mejores, y que decir de cada ciudadano luchando por aportar a su familia lo imprescindible, esperando tiempos mejores, algunos dias lamentando haberse comprometido a tener una hipoteca y haber tenido la osadia de forma una familia cuyos hijos ya nacian con una deuda que no es suya.
    En otros tiempos los niños venian con un pan bajo el brazo.¿Como pudimos olvidar esto?
    Yo tambien me pregunto si aún existen esos políticos para los que lo primero son los ciudadanos, que son la suma de un pais.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo, compañero... pena de país...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querido carpintero, no sé si levantaremos cabeza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Estupenda reflexión, yo soy muy pesimista, aunque me duela por el futuro de nuestros hijos. Aparcaré la vehemencia y confiaré, a pesar de todo, aunque esto pinta mal...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco quiero ser pesimista, pero hay daños que la población no va a perdonar ni olvidar, mientras unos se sumergen cada vez más en el abismo de la miseria otros se van de rosita por mucho que se demuestre en los periódicos lo que han hecho.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  5. A tu reflexión no le puedo quitar ni poner nada, es lo que hay y con este presente ¿qué futuro nos puede traer? Dolor de madre.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. En esta época nuestra es difícil encontrar gente profesional en la vida política y que además de la honradez hagan carrera. por desgracia, lo que más abunda es lo contrario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La honradez se aprendía en el colegio y en el hogar, estos debían hacer muchos novillos y su casa a buen seguro fue la calle.

      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  7. Tienes razón, por desgracia. Pero también hay que tener en cuenta lo que hacemos como ciudadanos.

    Echamos a patadas a gente que, estando o no de acuerdo con su ideología, se preocupaba por el bien común, como Suárez, que quedó casi como un apestado aunque los servicios que dió a España y cómo ayudó a la Corona a que hiciera la transición se olvidó como si nunca hubiera pasado. Yo lo que sé de él es lo que he leído y me han contado, sin embargo preferimos otro tipo de gente, que "vendía más" y han venido para quedarse.

    Ayer mismo en un taxi me contaban lo que hacía un expresidente del Gobierno de Canarias. Todos los fines de semana se iba desde Las Palmas a Fuerteventura en el helicóptero del Gobierno de Canarias con su mujer y su hija. Para que no le vieran por ahí y dar mala imagen salía y llegaba a una base militar. Y avisaba que venía a una hora y llegaba a veces 12 horas más tarde, con el personal de la base (bomberos, etc) esperando allí a que el señorito llegara. Aterrizaba y no daba ni los buenos días, literalmente.

    Un día un militar lo vió y dió parte de que ni siquiera agradecía a los soldados que estaban allí el servicio de aeropuerto privado. Y se le acabó el chollo. Un mes más tarde salió con una propuesta para quitar la base de ahí y extender el área comercial en esos terrenos. Tuvo bastantes apoyos, por cierto...

    En todos lados cuecen habas, pero el nivel de caciquismo en todos los sectores que hay en España es tremendo. Y así nos va. Me da una envidia muy insana, reconozco, cuando tengo clientes que quieren mejorar el ambiente de trabajo en su empresa, comunicarse mejor con sus empleados, etc. americanos el 99% por supuesto...

    No pierdo la esperanza, dicen que sólo se requiere un 5% de población para cambiar las cosas, yo llevo contadas más, pero debe ser que en España el porcentaje es mayor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que perder la esperanza pero el hastío pasará factura a la democracia tal y como la conocemos.

      Un abrazo Ana

      Eliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail