Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

2 de mayo de 2012

Por huevos o por Mosca

La muerte de Fernando el Católico está llena de misterio y mucha leyenda urbana y es que nuestra historia se ha ido escribiendo a base de los cantares que de pueblo en pueblo se trovaban y que poco a poco se van rebatiendo uno a uno.

Ya entrado en años este rey al quedarse viudo y siempre preocupado más por los intereses de Aragón que por los propios de su vieja unión con Isabel la Católica, contrajo matrimonio con una muy joven y bella dama llamada Germana de Foix que era sobrina de Luis XII de Francia.

La mala suerte hizo que durante los años de matrimonio la desgracia en conseguir un heredero les acompañara, pero Fernando nunca se dio por vencido y para estar a la altura de sus objetivos y cumplir diariamente con su esposa comenzó a pegarle chutes a la Mosca Española.

La Mosca Española (entren en el enlace) era en aquella época la base para un producto medicinal que en teoría cumpliría con las funciones de dar buen resultado en las relaciones amorosas para dejar embarazada a la amada.

Fernándo murió tras largos y sufridos años de enfermedad que muy posiblemente fuera causada por la mala práctica de abusar de la cantárida que es lo que les he contado, pero las leyendas fueron muchas y la más graciosa de ellas es la siguiente:

Fernando el Católico en su afán de creerse todos los métodos de la época en su lucha por dejar un heredero para Aragón ahora que había conseguido una buena relación con los franceses y ya que su esposa bien parecía que estaba a la altura se pegó un buen atracón de huevos de toro (criadillas) y murió de una indigestión.

En muchos tratados del medievo vemos como existía la creencia de que al comer testículos de animales se producía un efecto afrodisiaco y sin duda dejaba satisfecha a cualquier mujer, máxime si los huevos aportados en la dieta eran de un ejemplar tan bravío como los de nuestro toro peninsular.

Muchos huevos habría tenido que comer Fernando para morir de una indigestión, hoy las criadillas siguen siendo un manjar para los amantes de las CASQUERÍAS que tantas veces aliviaron la compra de los que menos tenían y que hoy son todo un lujo en las mesas más expertas de la cocina más tradicional.

En fin amigos que Fernando murió, por huevos o por mosca y eso al final es un detalle poco importante en un hombre que siempre tuvo en su corazón el Reino de Aragón y a pesar de su buena etapa con Isabel, su gran sueño era el bienestar de su pueblo.

Y así amigos con esta historia aprovecho para dejarles una buena receta afrodisíaca por si les interesa:

5 comentarios:

  1. Una vez comí criadillas. ¡Puajjj! Menuda guarrería. Comer testículos con sus canales seminíferos como arterias de gordas. Como tú dices, la casquería era lo que comían los pobres, que no tenían para otra cosa. En la España de posguerra se generalizó su consumo porque la gente no llegaba a fin de mes. (¿Volveremos a la casquería?) Desde arriba se nos hablaba de las propiedades saludables de dichos productos. Hoy en entredicho. En la historia pasada, como bien nos cuentas en tu entrada, se hablaba de sus efectos beneficiosos y sus poderes afrodisíacos. De ahí el atracón de Fernandito el de Aragón.
    En muchas casas españolas, incluida la de mis padres, allá por los años 60, era costumbre comer hígado una vez a la semana. Se nos decía que tenía muy buenas propiedades y no que era un laboratorio al completo. Cuando tienes un poquito de ácido úrico, lo primero que te prohibe el médico son las vísceras y el marisco, dos productos con un montón de propiedades negativas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pobre hombre envenenarse por hechar caliqueños,menudo plan.
    La receta ni miro para ella,todo lo que sea casqueria para quien le guste.Fui a una boda a Guipuzcoa y acabe en una hamburgueseria del hambre que pase por poner sesos,riñones,y demas zarandajas...
    Un abrazo y donde este el pescado.....

    ResponderEliminar
  3. Cuánta gente piensa que por comer determinados alimentos va a funcionar estupendamente, esto todavía sigue funcionando. Se sabe que muchas de estas historias no son verídicas, pero ayudan al pueblo a rebajar a los gobernantes al mismo nivel y de alguna manera hacer ver que no dejan de tener problemas terrenales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No tenía ni idea de ésto amigo, así que muchas gracias porque me ha encantado. Pobre hombre ¿no?. Muy buena entrada. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Gracias amigos por vuestros comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail