Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

17 de septiembre de 2013

Aprender a Odiar

Nelson Mandela dijo una vez: "Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar".

Gran frase aquella que nos muestra todo lo malo de la humanidad y todo lo bueno que podríamos conseguir si nuestra idiosincracia no fuera la que es, destructiva.

En España nos están enseñando a odiar, sí a odiar con todo el alma, tal y como suena y es un mal camino este que han elegido los políticos para enderezar un país que está excesivamente torcido.

Quieren que en Cataluña se odie a España y en España se odie al catalán, pero no lo hacen con mala fe, su forma de lavar el cerebro a todos los ciudadanos es sibilina ya que unos prometen al pueblo todo aquello que nunca se va a cumplir y otros engañan a otra parte del pueblo con todo aquello que nunca les van a dar.

Pero ese odio creo que controlarlo es fácil, se engaña al que se deja engañar y se convence al que no quiere saber, por tanto todos contentos en este duelo.

Yo estoy aprendiendo a ODIAR cada vez que explican "por qué sube la luz", "por qué bajarán las pensiones", "por qué cada vez hay menos dinero para educación o sanidad" y tantos por qué que duelen en el alma al leer todo la cantidad ingente de dinero que se malgasta a diario en tantas y tantas "MARICONADAS", por que al final aunque suene mal la palabra es lo que nunca entenderá el ciudadano, nos convencen que hay que ahorrar en esta BODA CON EL SACRIFICIO mientras ellos se lo gastan a saco roto en el BAUTIZO DEL DESPILFARRO.

No quieren enseñarnos a amar, no están dispuestos ninguno de nuestros políticos a perder ese derecho a pernada que les da sus "aforos", el tiempo pasa, el ciudadano sufre; pero ellos como siempre fue y por desgracia siempre será, prestos a la buena vida que verán desde la barrera mientras nuestras miserias no podremos recordar como nos llegaron y si seremos culpables de ellas.

Los políticos son como el médico del chiste: "Doctor, odio a mi padre, a mi madre, a mi abuela, a mi hermana, al vecino, a todo el mundo, a usted también le odio. Y le contesta el doctor y a mí que me cuenta usted. Ah, pero no es usted el médico del odio. No amigo, yo soy del oído, para el odio siempre tendrá usted una ventanilla en el gobierno de turno"

Sean felices con sus odios y sufran en silencio cada uno de ellos como hacemos todos, como si estos odios fueran temidas almorranas sangrantes que dejan sin aliento al pueblo, por mucho que los manifiesten no existe aún un médico del odio.

6 comentarios:

  1. Yo no quiero aprender a odiar..... lo odio, jjj.

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente los de la ventanilla han hecho bien su trabajo,lo han conseguido.Mejor hubiera sido solucionar los verdaderos problemas que tenemos los de aquí y los de allá y así no nos mirariamos con tanto recelo.Pero creo que alimentan el odio para distraernos de otras cuestiones que son realmente el problema.
    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate, y yo lo que creo es que lo que hay que hacer es aprender a amar, el odio vive dentro de nosotros, latente o no tanto.

    ResponderEliminar
  4. Antes de nada, felicitarte por este soberbio articulo, para quitarse el sombrero, nada nuevo bajo el sol, conociendo los valores del que escribe....
    Estoy preocupado pues el odio se está instalando en mi cabeza... Sí, y lo explico:
    Cuando yo llego a Cataluña hace cinco años, tenia ese odio visceral que me habian "inculcado" los politicos de turno. Un cordobés recien arribado tenia unos prejuicios y unos esteoretipos que pronto se derrumbarian. Aquella gente era como yo, los vecinos entrañables, cariñosos, las amistades... Nunca he discutido con nadie en Tarragona por causas de la politica (ni por otros asuntos) pero de un tiempo a esta parte se esta tornando peligroso. Las tertulias que antes eran pacificas e incluso en tono de broma se han convertido en cuestion de principios, de un arraigo nacionalista sin pies ni cabeza. Señores con padres de Pamplona o Burgos de pronto se han convertido en Tarralledistas radicales, pues aquel señor defendia la ideosincracia regional sin fomentar separaratismos...
    No quiero ni siquiera odiar a algunos seguidores de twitter, pero de hecho, esta misma mañana he tenido que bloquear a unos cuantos por cuestion de principios. Tuits como "los niños que muestra TV3 no son peores que los niños cantando copla que muestra Canal Sur...", ¡y tanto que no¡ faltaria más. Los niños son eso, niños, y dejemosnos ya de GILIPOLLECES porque esto empieza a cansar...
    No quiero extenderme, amigo. Es RESPONSABILIDAD DE LOS POLITICOS administrar y gestionar los recursos del Estado, pero tambien lo es el fomento de valores que nos lleven a amarnos los unos a los otros, utopías aparte. En las primeras tribus de homo sapiens asi se hacia y vamos involucionando a pasos agigantados... Estoy cabreado, muy cabreado y no quiero odiar, esto harto de escuchar barbaridades...
    Un lector a punto de estallar...
    Un abrazo, profe

    ResponderEliminar
  5. paf paaf paf (aplausos) a Félix Casanova Briseño, me identifico totalmente contigo amigo!!!
    Mi querido Jose, a mis 62 años y después de múltiples opciones políticas, de múltiples desenganos políticos, profesionales e incluso personales, despues de comprender que realmente todo es una mierda y una gran mentira que sirve a unos pocos y ahoga al resto, SOY INCAPAZ DE ODIAR y pienso que a pesar de tanta mierda es maravilloso VIVIR, AMAR A LOS DEMAS, y pensar que cada momento es el último de nuestra vida, eso me da fuerza para levantarme dada mañana deseando ver el sol, las flores, a mis vecinos, el señor de la frutería....
    Vamos <jose en realidad no creo qeu tú sepas ODIAR, eres un maravilloso padre y marido y, a pesar del agónico día a día, sabes smar como el primero y hacer a tu familia todo lo feliz que se merece,
    TQM amigo y te deseo una semana bella y llena de novedades,

    ResponderEliminar
  6. Has dado en la diana, están provocando odio y llegará un día que resulte inaguantable vivir así o viviremos en la más absoluta de las miserias. O cambian los políticos y sus comportamientos o somos tontos con ganas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

 

Sample Text

iconos

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail